lunes, 19 de mayo de 2014

Twitter no es culpable

El asesinato de Isabel Carrasco ha puesto encima de la mesa muchos debates que a más de uno le han incomodado. En cuanto se conoció la noticia, y antes de que la investigación comenzara, muchos dirigentes del Partido Popular y sus voceros mediáticos se afanaron en culpar a los movimientos de contestación ciudadana, afirmando que creaban un caldo de cultivo para que se llegara a ese extremo. Ni siquiera cuando se conoció que los presuntos autores materiales eran dos militantes del PP aflojó la presión mediática. Aún hoy día hay destacados dirigentes del PP, como el presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino, que afirma que la desafección política es la que lleva a apretar el gatillo. Repasen la hemeroteca, verán cómo hay portadas de diarios de tirada nacional y opinadores y contertulios suficientes como para hacer un estudio sociológico de la patología que exhiben algunos a la hora de criminalizar y demonizar a los movimientos sociales surgidos con la crisis.