martes, 25 de marzo de 2014

La Conferencia Episcopal de siempre

Los obispos españoles no cambian

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha organizado para hoy una Jornada por la Vida. Consulten tanto la nota de prensa como el material que la acompaña. No tienen desperdicio. Hace poco, Ricardo Blázquez sustituía en la presidencia del órgano directivo de la Iglesia Católica en España a Rouco Varela, y en su momento mucha gente se felicitaba por la salida del ya ex presidente de la CEE y la llegada de Blázquez, considerado un 'moderado' dentro de la Curia. Desengáñense. Por mucho que cambien sus dirigentes, la Curia Católica en España será siempre lo que ha sido en los últimos siglos: un órgano de presión con un poder descomunal con una ideología muy cercana a la extrema derecha.

La propia nota de prensa y el material enlazado al comienzo de este post no es más que una muestra más de que los obispos españoles han sido, son y serán de derechas, muy de derechas. Como muestra un botón:
"Se convierte en una necesidad social, e incluso económica, seguir proponiendo a las nuevas generaciones la hermosura de la familia y el matrimonio"
"Los obispos desean llamar de nuevo la atención sobre el valor y la dignidad de la vida humana desde la concepción y hasta su fin natural"
"Los obispos llaman a recuperar la grandeza del don y sentido de la maternidad, recordando como determinadas ideologías están tratando absurdamente de igualar lo diferente y abocando a la sociedad a la ruina demográfica, económica y sobre todo moral de la sociedad"
Es decir, lo que los obispos españoles están proponiendo es casarse por la Iglesia y tener cuantos más hijos, mejor. Por supuesto, demonización del derecho al aborto y del derecho a buscar una muerte digna y sin sufrimiento. Y como colofón, atacan los derechos que ha ido adquiriendo la mujer a los largo de los últimos años y los movimientos sociales que, como el feminismo, han ayudado a igualar en derechos a hombres y mujeres.
La Curia Católica se pone en evidencia una vez más, demostrando que no está capacitada para cambiar con los tiempos y adaptarse a las necesidades que la gran mayoría de la sociedad va teniendo en cada momento. Día tras día, semana tras semana, la CEE se empeña en mostrar a todos los españoles que añora esa España en blanco y negro, la del palio, esa que era la 'reserva espiritual de Occidente'. La España de la mujer subyugada en casa, presta a "donarse al esposo" -tal y como refiere la nota enlazada antes-, la que debía pedir permiso al marido o al padre para trabajar, viajar o incluso abrir una cuenta corriente en un banco. La España de la natalidad desbocada, esa que premiaba a las familias que superaban la decena de miembros, sin importar si tenía o no recursos para mantenerse a sí misma. La España en la que la Curia Católica se asociaba sin tapujos al dictador, la que justificaba sus torturas y su represión y participaba de ella, la que se metía en las aulas y condicionaba la vida de la ciudadanía.
Esa es la España que anhelan los obispos y arzobispos españoles. Y esa es la España que quieren recuperar con la connivencia del Gobierno actual, con un proyecto de Ley del Aborto restrictivo y una presencia cada vez mayor en el mundo educativo público. Da igual Ricargo Blázquez o Rouco Varela, porque la Conferencia Episcopal Española no cambia, es la de siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario