martes, 24 de diciembre de 2013

Nacimientos obligados


Alberto Ruiz Gallardón

Nadie en su sano juicio puede estar a favor del aborto como tal. Ninguna mujer en su sano juicio puede estar a favor de quedarse embarazada e ir corriendo a una clínica a abortar. Abortar no es un impulso irracional, no es un período de enajenación transitoria que sufre la mujer. A ninguna mujer que quiere tener un hijo y está embarazada la asaltan comandos proabortistas por la calle, la secuestran y la llevan a rastras a que pierda a su futuro hijo. Cuando una mujer desea tener un hijo, lo tiene y lleva adelante su embarazo.