martes, 5 de noviembre de 2013

RIP para RTVV

La Justicia ha declarado nulo el Expediente de Regulación de Empleo para Radio Televisió Valenciana. Esto supone que los alrededor de 1.000 profesionales que se quedaron en la calle deberán volver a sus puestos de trabajo. Tanto el Consell como la dirección del ente público justificaron el ERE en su momento en que de no llevarlo a cabo la propia existencia de la cadena pública valenciana estaría en peligro.

Ni en aquel momento ni ahora vale el argumento de la crisis para justificar de algún modo el cierre del medio de comunicación. Y es que no ha sido la crisis la que ha llevado a RTVV al coma profundo, aunque haya ayudado. Han sido años y años de enchufismo generalizado, de amañar oposiciones para conseguir un puesto para los amigos de turno, de apostar por una programación masiva en castellano de poca o nula calidad, de despreciar la labor de profesionales de contrastada experiencia en detrimento de adeptos al régimen, de poner en marcha todo un aparato de propaganda informativo que no ha hecho sino provocar la huida hacia otros servicios informativos y de contratar a periodistas de 'renombre' que únicamente se dejaban caer por Valencia para recoger el cheque. Seguramente todos los que han trabajado en la casa podrían enumerar decenas de razones más, pero creo que como esbozo de lo que se nos viene encima a todos los valencianos es más que suficiente.
Radio Televisió Valenciana nunca fue un medio de comunicación público pensado para la sociedad valenciana, aunque en sus estatutos fundacionales así se recogiera. La manipulación que comenzó a atisbarse en tiempos de Joan Lerma se ha intensificado exponencialmente en época del Partido Popular hasta conseguir una plantilla de más de 1.800 profesionales, plantilla que superaba con creces en su momento a las de televisiones de ámbito nacional. Llevar años y años haciendo las cosas mal tiene sus consecuencias.
Si RTVV desaparece únicamente el tiempo lo dirá. El que la Generalitat Valenciana de Alberto Fabra haya asegurado que el ente público seguirá no garantiza nada, sobre todo teniendo en cuenta lo poco que vale la palabra del Gobierno de Fabra en este momento. A corto plazo, la dirección actual de RTVV tiene ante sí la ingente tarea de recolocar a los que hasta ahora estaban en la calle. Veremos.

ACTUALIZACIÓN: A media tarde de hoy, los principales medios de comunicación aseguran que Alberto Fabra tiene previsto cerrar Radio Televisió Valenciana. A partir de ahora, muchos responsables políticos y del ente público van a tener que dar muchas explicaciones y justificar lo que hasta ahora es injustificable. La decisión de la Generalitat Valenciana da a entender que el Consell no piensa recurrir la sentencia. El cierre de RTVV no es más que otra fotografía del absurdo collage al que ha llevado el PP, una Comunidad Valenciana en ruina que debe deshacerse del mastodóntico número de empresas públicas creadas para colocar y seguir colocando a personas afines. La muerte del medio de comunicación público en la Comunidad Valenciana no es más que un síntoma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario