viernes, 4 de octubre de 2013

Por la retirada de Informe Semanal


Mucho se está hablando estos días sobre la decisión de Televisión Española de cambiar el horario de emisión de Informe Semanal. Uno de los programas más importantes y con más historia de la cadena pública española ha sido relegado por la llegada de 'Uno de los nuestros', un nuevo talent-show presentado por Carlos Latre.

La reacción a este cambio por parte de TVE ha sido bastante furibunda, sobre todo en las redes sociales. Mucha gente se ha pronunciado en contra, y ha criticado a los Servicios Informativos del ente público, dirigidos por Julio Somoano, de quitar del prime-time a Informe Semanal. El principal argumento esgrimido es que desde TVE se quiere a unos ciudadanos menos informados, y que la cadena pública prefiere un programa musical y de entretenimiento a un programa informativo. "Otra patada en la entrepierna de la información", se ha llegado a decir.
Seguramente, mucha de la gente que hace estas críticas no sigue Informe Semanal desde hace bastante tiempo. El programa que dirige en la actualidad Jenaro Castro ha dejado de ser el referente informativo que fue desde su creación. En los últimos años, había perdido buena parte del rigor, objetividad y seriedad que lo caracterizaron. Y desde la llegada del Partido Popular al poder, y el cambio en la dirección de Radio Televisión Española, podría afirmarse casi sin temor a equivocarse que se había convertido en una versión muy renovada del antiguo NO-DO. Su "particular visión" acerca de los casos de corrupción que afectan al PP y la redundante propaganda en temas de cierto calado social dando más credibilidad a la versión oficial del Gobierno y olvidando buscar voces críticas había provocado que el programa tuviera uno de los peores índices de audiencia de toda su historia.
Para recuperar el Informe Semanal que se convirtió en referente, hace falta mucho más que un cambio de presentadores y un cambio de cabecera. Hace falta tomarse el periodismo en serio, hace falta contar con profesionales de talla, que no estén contaminados por la propaganda de una jerarquía informativa que está más cerca del poder y que se preocupa más por ser la voz de sus amos que de informar a los ciudadanos de este país. Hace falta contar con todas las voces y hace falta ser rigurosos. De todo esto adolece el actual Informe Semanal. Y por ello no únicamente hay que relegarlo al horario nocturno, sino que directamente hay que quitarlo de la programación de TVE. Por lo menos hasta que se convierta en un programa informativo de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario