jueves, 10 de mayo de 2012

Inside Job, Bankia y MAFO

Hace no mucho tuve tiempo para revisionar el documental de Charles Ferguson "Inside Job", un trabajo que pone de manifiesto las causas de la actual crisis que vivimos, un colapso financiero que ha tenido un coste real de unos 20 billones de dólares y que ha dejado literalmente en la calle a decenas de millones de familias. Aunque 'Inside Job' se centra en el caso de Estados Unidos, muchas de las pinceladas e ideas que se van desgranando podrían ser perfectamente aplicables a Europa.
El documental expone muy claramente que una de las razones por las que estamos donde estamos fue la desregulación del sistema financiero, y de las maniobras de un poderoso lobby para mantener un sector muy voltil y especulativo fuera de cualquier control. Muchas cosas más se muestran en 'Inside Job', sobre todo la desvergüenza de aquellos que nos han llevado directamente a una situación de ruina y de su habilidad para mantenerse en los puestos de poder del sistema.
Pero contar con un poder o entidad reguladora tampoco es una garantía que permita tener controladas a las entidades financieras. El caso de la nacionalización de Bankia es el mejor ejemplo. Después de unos dos años de andadura, el proyecto Bankia baja la persiana. La fusión de Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja de La Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia paría la cuarta entidad financiera de España. En aquel momento todo fueron felicitaciones y palmaditas en la espalda. Incluso la entidad pasó con nota las pruebas de estrés. Y resulta que ahora todo se desinfla, y además a un ritmo vertiginoso. La dimisión/cese de Rodrigo Rato no presagiaba nada bueno.
¿Y dónde estaba el Banco de España como garante del buen funcionamiento del sistema financiero español? Mientras su gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, pedía día sí y otro también reformas estraucturales, sobre todo en el mercado de trabajo, el bluf de Bankia se escapaba a su control. MAFO debería dejar su puesto porque no ha sabido cumplir con sus funciones. El Partido Popular le hace directamente responsable. Seguramente con razón, aunque debería pararse a pensar su parte de responsabilidad, al igual que el resto de partidos políticos y organizaciones sociales que tienen representación en los Consejos de Administración de dichas entidades. La participación política y el uso de estos puestos para tener contentos a amigos de toda calaña es una de las principales causas del descrédito y la degradación a la que han llegado las cajas de ahorro, que ahora piden a Papá Estado un rescate que les evite la desaparición y, en cierta medida, el escarnio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario