viernes, 13 de abril de 2012

Fabra ante el reto de limpiar el PP de la Comunidad Valenciana

Ignacio Bernácer, hasta ahora jefe de Explotaciones de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) se ha convertido en el segundo cargo que cesa Alberto Fabra de manera fulminante tras conocerse su imputación en el Caso Emarsa. Los dos nuevos imputados, Ignacio Bernácer y Juan José Morenilla, eran hombres de confianza de ex consellers como José Ramón García Antón, Juan Cotino o la actual Maritina Hernández.
Esta situación pone en evidencia que el anterior Gobierno Valenciano, capitaneado por Francisco Camps, o carecía o hacía caso omiso de las reglas de control más fundamentales que cualquier Administración Pública debe tener. Si echamos un poco la vista atrás encontramos la trama Gürtel y su derivación de posible financiación irregular del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, los pagos que hizo la Generalitat Valenciana a empresas y fundaciones de Iñaki Urdangarín, el sempiterno e interminable Caso Fabra, el Caso Brugal, el Caso Emarsa o la trama de las ONGs valencianas no hacen sino demostrar que mucha gente del PPCV utilizó sus cargos para esquilmar a la Administración y enriquecerse desmedidamente con el dinero público de todos los valencianos.
A Alberto Fabra, actual presidente del PPCV, le queda mucho trabajo por hacer. Ayer afirmaba que no iba a haber ningún imputado en la Ejecutiva del partido. Es una buena decisión, aunque tardía, ya que debió tomarse antes, y deja en el aire el futuro político de mucha gente salpicada e implicada en los anteriores casos, una situación que seguramente le granjeará a Fabra algún que otro enemigo no deseado. Sin embargo, habría que reclamarle al actual jefe del Consell que si va a limpiar el Partido Popular, haga lo propio con los cargos que estos mismos implicados tienen en la Administración. ¿O es que acaso debemos desligar que estos representantes fueron designados gracias a su pertenencia al PPCV? La relación es más que evidente.
El próximo Congreso del Partido Popular de la Comunidad Valenciana va a ser un punto de inflexión importante, sobre todo para ver el verdadero grado de independencia con el que cuenta Alberto Fabra dentro de su partido. De momento, el apoyo de Génova lo tiene. Habrá que ver si también lo tendrá en casa, sobre todo cuando algunos de los altos cargos, como Alfonso Rus, afirman que lo de limpiar el PPCV tan solo es un tema de imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario