lunes, 13 de febrero de 2012

Ocho consideraciones sobre la Reforma Laboral

  1. El Gobierno de Mariano Rajoy ya ha aprobado su Reforma Laboral, esa que venía haciendo falta en España desde hace más de un año, la que iba ser capaz de obrar el milagro y crear empleo. Todo esto dicho cuando el Partido Popular era oposición. Ahora que es Gobierno, y con la escusa de la herencia recibida (un argumento que, por cierto, Rajoy afirmó que no iba a utilizar nunca), las cosas se ven de manera muy diferente. Con el texto ya publicado en el BOE el pasado sábado, es decir, vigente ya, varias voces muy autorizadas ya han adelantado que, en sí, esta nueva reforma del mercado laboral español no va a servir para crear empleo (el último el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro esta mañana en la Cadena Ser). Todo lo contrario, 2012 va a ser también un año malo para la creación de empleo, todo y que Angela Merkel ya ha dado su visto bueno.
  2. Por mucho que se empeñe el Gobierno, la nueva Reforma Laboral supone un abaratamiento del despido. A partir de ahora, un despido procedente se indemnizará con 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades. El declarado improcedente se indemnizará con 33 días por año trabajado. Hace año y medio, abaratar el despido no era la solución al problema económico de España. Hoy parece que sí. Pero no solo eso. La facilidad que otorga el nuevo texto para despedir a los trabajadores va a engordar aún más la lista de personas inscritas en el INEM. Con todo, algunos expertos ya han anunciado que esta medida puede hacer perder el miedo a los empresarios a la contratación indefinida. Puede que sea cierto. Sin embargo, habría que resaltar que la nueva Reforma permite los contratos de prueba de un año de duración, pudiéndolos encadenar siempre que se cambie la actividad del contrato y sin ningún tipo de indemnización. Puede ser que fomente la contratación, pero también abre aún más las puertas de salida de la empresa.
  3. La Reforma Laboral dista mucho de ser equilibrada, tal y como afirmó la pasada semana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. El nuevo texto aumenta el poder de decisión empresarial en detrimento de los trabajadores. Otorga una mayor flexibilidad empresarial en cuanto a horarios, sueldos u organización, una potestad que el empresario puede hacer valer de manera unilateral. A esto habría que sumar que desaparece la necesidad de que la Administración sea la que dé el visto bueno a los Expedientes de Regulación de Empleo. A partir de ahora, y con la justificación de tres trimestres continuados de bajada de ingresos (se podría dar la situación de que una empresa con beneficios pudiera presentar un ERE), cualquier empresa puede poner en marcha uno.
  4. Se facilita la contratación de parados jóvenes. España cuenta con la tasa de desempleo juvenil más alta de toda la Unión Europea, según Eurostat. Uno de los argumentos que esgrimen desde el Gobierno es que se facilita la llegada de jóvenes menores de 30 años al mercado laboral, que además podrán compaginar su sueldo con lo que estén cobrando de prestación por desempleo. De esta forma, el empresario invierte menos dinero en contratar y en mantener a un joven, que puede ir encadenando contratos de formación (con un período máximo de un año) mientras vaya cambiando de actividad. Con una indemnización por despido igual a cero, por supuesto. Además, el Gobierno se olvida de otro de los problemas del mercado laboral español, como el de los trabajadores mayores de 45 años, que serán sustituídos por esos jóvenes a los que a partir de ahora va a ser tan fácil contratar.
  5. Uno de los problemas endémicos que ha tenido el mercado laboral en España es el bajo coste de entrada en las plantillas de las empresas españolas, algo que tiene mucho que ver con el grado de formación. Me explicaré. Una de las bondades de esta nueva Reforma Laboral es la amplia gama de posibilidades que se abre para la contratación temporal, a tiempo parcial, etc, argumentando además que en países como Alemania, donde este tipo de trabajos está extendido, la tasa de paro es mucho menor. Un argumento falaz por otra parte. Y es que en Alemania, los trabajadores están mucho mejor formados, por lo que al empresario le es más difícil sustituir a un trabajador. En España no ocurre eso, el coste de entrada es mucho menor. Sino, miren los más de millón y medio de trabajadores del sector de la construcción que ahora están parados.
  6. La nueva Reforma Laboral tampoco se olvida de aquellos que están parados. Todos los que reciban algún tipo de prestación por desempleo deberán aceptar cualquiera de las tres primeras ofertas de empleo que les lleguen para no perder la prestación, sean cuales sean las condiciones de esa nueva oferta de trabajo. ¿Recuerdan cuando el PP afirmó que los derechos de los parados no se iban a ver alterados?
  7. La patronal ha salido ganando con esta Reforma Laboral. Consciente de lo que preparaba el Gobierno del PP, nunca quiso realmente llegar a un gran acuerdo, si descontamos los ya alcanzados con los sindicatos acerca de algunos temas menores y el aumento salarial, en el que además la CEOE se apuntó un gran tanto frente a UGT y CCOO.
  8. Con todo, desde el Gobierno ya han anunciado que van a buscar un amplio consenso en la tramitación parlamentaria. Fátima Báñez, ministra de Trabajo y Seguridad Social, ya se ha reunido con los agentes sociales, abriéndoles la puerta para buscar puntos de encuentro. Ya les adelanto el apoyo que el PP tendrá en el Congreso. CiU y PNV, muy beligerantes con los populares en otros temas, se han mostrado satisfechos con la Reforma Laboral. Al fin y al cabo, la derecha siempre es derecha, sea española, catalana o vasca. Los sindicatos han anunciado movilizaciones, y la patronal no ha abierto la boca. Elemental. Esta es su Reforma Laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario