viernes, 20 de enero de 2012

Nuevas consideraciones sobre el paraíso valenciano

Por si quedaba alguna duda después de desmontar ese paraíso en el que vivimos llamado Comunidad Valenciana, aquí les dejo algunas consideraciones más sobre la nefasta gestión del Partido Popular que ha abocado a los valencianos a la situación en la que estamos:
  1.  Radio Televisió Valenciana acumula una deuda total de 1.200 millones de euros. Nunca ha sido una verdadera televisión pública vakenciana, aunque en los últimos años el Gobierno de la Generalitat Valenciana lo ha utilizado para enchufar y meter a amigos y afines. Desde la llegada del PP a la presidencia del Consell ha pasado de 800 trabajadores a 1.800. La consecuencia: un ERE que va a dejar en la calle a la mitad de la plantilla. No se preocupen, seguramente engrosarán las listas del INEM los verdaderos periodistas.
  2. La Ciudad de la Luz, una vez estén acabadas las obras, supondrá una inversión de 300 millones de euros. La deuda que arrastra el complejo es de 190 millones de euros, a pesar de los 160 millones de euros que la Sociedad Proyectos Temáticos, dependiente de la Generalitat Valenciana, ha ido poniendo encima de la mesa. A esto habría que sumar los 290 millones de euros que, según la Sindicatura de Cuentas, habría que desembolsar a cuenta de las expropiaciones.
  3. Ciegsa, la empresa pública de la Generalitat Valenciana que se encarga de la construcción de centros escolares en la Comunidad Valenciana, atraviesa una situación de quiebra técnica. El Gobierno Valenciano le debe más de 2.300 millones de euros, a los que hay que sumar los más de 1.600 millones de euros en deuda a largo plazo. Mientras, los barracones se han convertido en algo habitual en el panorama educativo público valenciano.
  4. La Generalitat Valenciana debe a todos sus proveedores unos 2.500 millones de euros, según el mismo Consell. Mariano Rajoy ya ha tenido que salir al rescate, y adelantará 420 millones de euros para los primeros pagos.
  5. Y no quisiera dejar pasar los grandes fichajes que a lo largo de los últimos años han hechos los distintos Gobiernos del PP en la Comunidad Valenciana. El más flamante, el de Julio Iglesias, cuya misión era promocionar este edén en el que vivimos por todo el mundo, 'trabajo' por el que cobró unos cinco millones de euros ingresados en paraísos fiscales. No olviden tampoco el millón de euros anuales que cobró Irene Papas por dejar su nombre para la Ciudad de las Artes Escénicas.
Si suman las cifras dadas en el artículo anterior y en este, verán que no sale un número pequeño. El caso es que, viendo todo esto, los responsables del desaguisado valenciano parece ser que no son los maestros, policías, conductores de ambulancia, enfermeras y enfermeros, comadronas y auxiliares, médicos, trabajadores sociales, bomberos, carteros o funcionarios y, sin embargo, va a ser la clase trabajadora, tanto pública como privada, la que pague el pato y la que sufra las consecuencias de los recortes. Qué curioso, ¿verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario