miércoles, 4 de enero de 2012

¿Recuerdan aquel paraíso llamado Comunidad Valenciana?

La crisis ha dado el traste con el modelo económico puesto en marcha hace ya años por el Gobierno de la Generalitat Valenciana, en manos del Partido Popular desde el año 1995. Ese modelo de los grandes eventos y de los proyectos faraónicos se ha demostrado un gran fracaso. Hagamos un poco de memoria.
  1. ¿Recuerdan el Gran Premio de Fórmula 1, que iba a salir gratis a los valencianos y que resulta que no lo es tanto
  2. ¿Recuerdan los grandes beneficios que iba a reportar la llegada de la America's Cup a la ciudad de Valencia, y que ha convertido la Dársena Interior del puerto de Valencia en poco más que una zona muerta?
  3. ¿Recuerdan ese megaproyecto como lo es la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que iba a convertirse en el paradigma y símbolo de Valencia y de toda la Comunidad Valenciana? Pues sepan que ese paradigma ha elevado sus sobrecostes, hasta el momento, hasta los 700 millones de euros, y todavía no está acabado. Además, recuerden también que su ideólogo, el arquitecto Santiago Calatrava, cobró 15 millones de euros por elaborar un proyecto de unas torres que también estaban incluidas en la Ciudad de las Artes y las Ciencias y que finalmente no se llegaron a construir.
  4. ¿Recuerdan el Aeropuerto de Castellón? Inaugurado sin ningún avión, y que ha costado 130 millones de euros a las arcas públicas de la Generalitat Valenciana. En un principio iba a ponerse en marcha en abril, aunque las últimas decisiones del Consell de Alberto Fabra podrían retrasar aún más esa puesta en marcha.
  5. ¿Recurdan la Ciudad de las Lenguas de Castellón? Un megacomplejo de más de 400.000 metros cuadrados dedicado, en teoría, a la promoción y conocimiento de idiomas, y que en la práctica pretendía ser un complejo de ocio y diversión. El Consell pretende darle un vuelco al proyecto inicial de Carles Ferrater, que costó nada menos que 174.000 euros. A ver cuánto cuesta el nuevo proyecto.
  6. ¿Recuerdan Terra Mítica? Gran parque temático situado en Benidorm, una apuesta del Consell en el que también estaban inmersos Bancaja y la CAM (¿recuerdan también cómo han  acabado estas entidades bancarias?). Un proyecto que ha dado más de un quebradero de cabeza y que la Generalitat Valenciana está intentando endosar a cualquier precio; el último rondaba los 65 millones de euros.
  7. ¿Recuerdan además los casos de corrupción como Gürtel, Emarsa o los pagos a Iñaki Urdangarín? Verdaderos ejemplos de cómo esquilmar las arcas públicas.
Y ahora, recuerden cómo está la situación para el sector de la dependencia de la Comunidad Valenciana. Los afectados sin recibir las ayudas y los centros sin cobrar las subvenciones de la Generalitat Valenciana. A esto habría que sumar la situación en la que se encuentra la Sanidad en la Comunidad Valenciana. Por un lado, centros de salud a medio construir por falta de fondos y, por otro, suministradores de material sanitario a los que se les adeuda una cantidad casi indecente de dinero y que amenazan con dejar de prestra servicio. No olviden tampoco el caso de los farmacéuticos, que ya cerraron dos días hasta que se les aseguró que cobrarían 60 millones de euros. Y tampoco olviden a los profesionales de la educación. Al recorte de personal interino y a la apuesta por degradar la educación pública (tan solo el ejemplo del número de barracones en los colegios, que rondaría una cifra entre los 850 y los 1.200, gracias a la opacidad informativa de la Generalitat Valenciana), al Consell también le ha costado más de la cuenta abonar las pagas extra de 15.000 profesores de la escuela concertada, que también amenazaron con tomar medidas.
Muchos podrán argumentar que estos problemas de liquidez no son una exclusiva de la Comunidad Valenciana. Están en lo cierto. Toda España se ajusta el cinturón, y todos los Gobiernos, locales, autonómicos y centrales, prefirieron financiarse a través del incremento de la deuda en época de vacas gordas, en detrimento de una financiación vía aumento de impuestos, como hubiera sido más lógico. Sin embargo, hay que recordar que la Generalitat Valenciana es el Gobierno autonómico más endeudado de todo el Estado Español, y que en las últimas horas ha creado algo más que incertidumbre con el retraso en el pago de un vencimiento de deuda. El Consell de Alberto Fabra debe hacer frente este año a un pago de 4.700 millones de euros en deuda a corto, medio y largo plazo.
Ese edén llamado Comunidad Valenciana se ha acabado. Ahora nos queda la travesía del desierto.

2 comentarios:

  1. Ayer al despertarme, oyendo la SER, me iba indignando y "cabreando" por momentos, lo que escuchaba era más de lo mismo sobre lo que has escrito y al leerlo iba subiendo el nivel de enfado. Lo están juzgando por "RACANILLO" pero no por incompetente, pusilánime y cínico. Cualquier empresario o persona de los que lo votaron no lo quisieran tener en su empresa ni como compañero, pero si que lo hicieron para presidente de esta maravillosa Comunidad de Fiesta, paella, fallas y naranjas. Para que más,
    no hace falta pensar.Bueno pues tanto en la Comunidad como en España ya tenemos lo que muchos han querido y como he leido en la Turia que se "jodan" y ahora que lloren y bailen.
    Salud
    Rosa

    ResponderEliminar
  2. Excelente análisis de la situación que vivimos en la Comunidad. Es muy triste y da pena que ahora no pague por las cotas de responsabilidad que tiene. No sé como pueden dormir tranquilos, será porque no tienen conciencia, ni moral, ni valores. No tienen perdón. Tardaremos si algún día alguien lo consigue en deshacer el desaguisado. No quiero hacer comenterios sobre la gente que se queda sin coberturas según comentas en el artículo.
    Salud

    ResponderEliminar