lunes, 30 de enero de 2012

Negando la mayor

Esta mañana, el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, pasaba por los micrófonos de la Cadena Ser. Y aunque deben reconocérsele ciertos matices en su discurso en comparación con su antecesor, Francisco Camps, la verdad es que sigue abusando del mismo discurso victimista, grandilocuente y ambiguo de antes.
Fabra piensa lo mismo que todo el Partido Popular de la Comunidad Valenciana, es decir, que la situación de las arcas autonómicas valencianas no es por la gestión de los últimos años, ni por haber gastado el dinero en otras cosas, sino por haber estado mal financiados por parte del Gobierno Fabra. No he oído a nadie del PPCV entonar el 'mea culpa', ni decir que financiarse a través de más deuda ha sido un error. El mensaje de Fabra se sustenta en que al no haber recibido 11.350 millones de euros nuestra deuda no es un 60% menor. Fabra olvida que la valenciana es la segunda autonomía más endeudada de toda España, solo superada por Cataluña, y eso es algo que no sucede en unos pocos años.
Y el no tener la responsabilidad de nada lleva a hablar a Fabra como aquel que acaba de comprar una casa y se encuentra que, además de la hipoteca, se deben años de gastos de comunidad y recibos de luz, agua, gas, etc. En el PPCV hablan de recortar y de austeridad como si llevaran en el Consell seis meses, como si la situación de ruina de la Comunidad Valenciana no fuese cosa de ellos. Venden sus planes de austeridad como la receta infalible, y lo hacen apesadumbrados porque no hay otra salida. Probablemente no la haya, pero con toda seguridad no confiarían la reparación de su coche al mismo que se lo ha dejado 'siniestro total'.

viernes, 27 de enero de 2012

Camps ya ha llegado a Ítaca

La odisea de Francisco Camps ya ha terminado, por lo menos en su primera etapa. Un jurado popular (obviaremos el chiste fácil) declaraba no culpable al ex president de la Generalitat Valenciana de un delito de cohecho impropio.
El 6 de febrero de 2009 estalla el Caso Gürtel, aunque no será hasta el 19 de febrero cuando se relacione por primera vez el nombre de Francisco Camps con la trama, además de Ricardo Costa, secretario general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana y diputado autonómico; Víctor Campos, ex vicepresidente de la Generalitat Valenciana; y Rafael Betoret, ex jefe de Gabinete de la Conselleria de Turismo y actual jefe de protocolo de la Diputación de Valencia. El apoyo de Génova llegaría el 6 de marzo de ese año de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Entre el 19 y el 20 de mayo pasan por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana los cuatro implicados. No será hasta el 2 de junio cuando el presidente del PP, Mariano Rajoy, muestre públicamente su apoyo a Francisco Camps, y lo hace en un mitin en Valencia. A comienzos de agosto de ese mismo año, Juan Luis de la Rúa, presidente a la sazón del TSJCV, decide el sobreseimiento de la causa.
Y llega octubre de 2009. Parte del PP y muchos ciudadanos piden medidas ejemplares. Y como ocurre en estos casos, una cabeza de turco es la salida más adecuada. Aunque en un primer momento Camps se niega, acaba cediendo y cesa a Costa de todas sus funciones. Mientras el Comité Ejecutivo sigue afirmando que Costa sigue siendo secretario general, Cospedal advierte que ya no lo es. Más que nunca, el fantasma de una escisión planea sobre la derecha valenciana. A finales de mes, es la dirección nacional del PP, ante la inoperancia de la regional, la que suspende a Costa de militancia. Aunque parece que las aguas se calman, todo es apariencia. En abril de 2010 se destapa el sumario completo, quedando acreditado que consellers, altos cargos de la Administración Valenciana e incluso familiares de Francisco Camps reciben regalos de la trama.
Y entre declaraciones de competencia de los juzgados de Madrid y Valencia y acusaciones casi diarias por parte del PSPV, llega el mes de julio de 2011. El 15 de julio José Flors decide la apertura de juicio oral contra el presidente de la Generalitat Valenciana. El 19 de julio comienzan 48 horas maratonianas. En principio, Francisco Camps estudia, presionado por Génova, declararse culpable del delito para evitar su imagen en el banquillo de los acusados, una fotografía que podría perjudicar a Mariano Rajoy en las elecciones generales de noviembre. A la mañana del día siguiente, Víctor Campos y Rafael Betoret deciden declararse culpables, un camino que a punto están de seguir Camps y Costa. Por la tarde, Francisco Camps dimite como presidente de la Generalitat Valenciana y decide arriesgarse en un juicio, que comenzará el 12 de diciembre de 2011 y que finaliza como todos ustedes saben.
Hasta ese momento, todas y cada una de las revelaciones del Caso Gürtel no hacen sino acreditar la relación entre la trama corrupta y los imputados, extremo negado por los acusados y que se verán rebatidos más tarde por alguna que otra sonrojante grabación ya conocida por todos, con frases como "amiguito del alma", "te quiero un huevo", "hablar de lo nuestro" o "te debo mucho". Tal era la relación entre la trama y los imputados que incluso Ricardo Costa pidió a Álvaro Pérez 'El Bigotes' que intercediera ante Camps para que lo nombrara conseller.
"El jurado reconoce que hay una relación comercial entre la trama y los imputados, y que no hay relación directa entre los regalos y las adjudicaciones públicas. Cabría preguntarse entonces qué tipo de gestores públicos tenemos que hacen 'negocios' con dinero público de forma repetida con una trama corrupta"
Así se llega al juicio, un juicio en el que han quedado demostrada la relación entre la trama corrupta, el PPCV y la Generalitat Valenciana. Incluso, si les parece, vamos a obviar las ya famosas conversaciones telefónicas entre dicha trama y los imputados, archiconocidas por todos. Todas menos una, sobre la que volveré luego. El mismo jurado que declara por la mínima no culpables a Camps y Costa es el mismo jurado que reconoce una "relación comercial" entre las partes, y esto a mi juicio es muy importante. Porque, a pesar de no haber encontrado una causa directa entre los regalos y las adjudicaciones, cabría preguntarse qué tipo de gestores públicos tenemos que hacen negocios con dinero público, sacado de nuestros impuestos, de forma repetida con una trama corrupta. Por otro lado, es ese mismo jurado el que reconoce que los no culpables han recibido regalos de la trama, unos regalos que no son devueltos. Incluso parece, por manifestaciones de destacados dirigentes del PPCV, que el hecho de recibir según que tipo de regalos es lo más normal del mundo. Y ahora volvamos sobre esa grabación que les comentaba antes. Esa en el que Francisco Camps le dice a José Tomás, el ya famoso sastre, que le saque de esta. Tengo la sensación de que una persona totalmente inocente y su ambiente más cercano y sin nada que ocultar no intenta "seducir" a un testigo principal o crear una situación de tensión que pueda llegar a influir en decisiones posteriores.
¿Y ahora? Pues ahora le queda una papeleta al PP de la Comunidad Valenciana. Camps todavía no ha desvelado qué quiere hacer. En el PPCV, los campistas más fieles, con Alfonso Rus a la cabeza, ya piden una vuelta a la primera línea política, incluso a la presidencia de la Generalitat Valenciana. No creo que esto suceda. Políticamente, Francisco Camps está mucho más que amortizado, y ni Génova ni la actual dirección del partido en la Comunidad Valencia, al menos la parte más cercana a Alberto Fabra, va a dejar que el ex Molt Honorable recupere el terreno perdido. Hoy por hoy, Camps es diputado, disfruta de privilegios como ex presidente de la Generalitat Valenciana y tiene un puesto en el Consell Jurídic Consultiu.
Génova pide que se le restituya la honorabilidad a Francisco Camps. Y creo que se equivoca. Camps perdió su honorabilidad cuando afirmó que no conocía a Álvaro Pérez, y mintió, al igual que cuando afirmó que se pagaba sus trajes, y mintió. Es esa cúpula del PP la que habla de honorabilidad, cuando desde hace ya tiempo tan solo Esteban González Pons se ha dejado caer por Valencia para apoyar a Camps, cuando Rajoy, tras estar al lado, delante o detrás de él, se ha ido alejando paulatinamente. Es esa honorabilidad de la que habla el PP la misma que sirve para teñir de un manto de absolución todo lo demás: la presunta trama de financiación irregular del PP de la Comunidad Valenciana que todavía está pendiente de ser juzgada, la situación de quiebra técnica en la que se encuentran las arcas de la Generalitat Valenciana o la paulatina degradación de los servicios públicos.
Francisco Camps ya ha llegado a Ítaca. Ulises recuperó el trono que creía perdido. A Camps no le pasará lo mismo.

martes, 24 de enero de 2012

CEOE, 1 - Sindicatos, 0

La pasada madrugada, los principales sindicatos españoles (CCOO y UGT) y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) llegaban a un principio de acuerdo sobre uno de los asuntos más espinosos de la próxima Reforma Laboral, la actualización de los salarios. En virtud de ese principio de acuerdo, los salarios subirán este año un 0,5%, mientras que para 2013 y 2014, el incremento máximo será del 0,6%. En todos los casos, las subidas se quedarán muy por debajo de lo que se incremente el IPC, que hasta ahora ha servido de base para negociar las subidas salariales a comienzos de año. Además, las subidas ya pactadas en Convenios Colectivos sólo se aplicará si el IPC supera el 2%. Esto es, si en el citado convenio hay pactada una subida del 1%, y el IPC sube un 2,5%, tan solo se sumarían cinco décimas a lo estipulado en el Convenio Colectivo. A grandes rasgos, este es el acuerdo que se une al que sindicatos y empresarios entregaban hace unas semanas al Gobierno de Mariano Rajoy, sobre aspectos como solución extrajudicial de conflictos, traslado de festivos, mutuas y absentismo y prejubilaciones, entre otros.
Esta vez hay que reconocer que la patronal ha conseguido una victoria frente a los sindicatos que va a ser muy difícil de justificar por parte de éstos en sus principales foros de debate. En primer lugar, tanto UGT como CCOO han aceptado una pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores del Estado Español en detrimento de lograr un acuerdo, y temiendo además que, de no hacerlo, el Ejecutivo del Partido Popular cree una Reforma Laboral mucho más agresiva que la actual. Tanto Cándido Méndez (líder de UGT) como Ignacio Fernández Toxo (secretario general de CCOO) habrán pensado que es mejor ceder una parte por iniciativa propia que perderlo todo frente a un Gobierno que cuenta con mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados.
Por contra, tanto Méndez como Toxo creen haber arrancado de la patronal unas condiciones para que esta pérdida de poder adquisitivo no sea tan acusada. Por un lado, pide tanto a las Administraciones como a las empresas un control de precios, además de la reinversión de los beneficios empresariales y una moderación en los salarios de directivos y altos ejecutivos. Palabras huecas que se quedarán como papel mojado. Pedir una moderación de precios a la Administración en tiempos de crisis es como hablar con una pared, ya que el Estado necesita ingresos extra que los obtendrá vía subida de impuestos (la subida del IRPF es solo el primer paso. Tarde o temprano, el Gobierno volverá a subir el IVA). Pedir una moderación de precios a las empresas es también una quimera. Las empresas buscan aumentar ingresos y, por lo tanto, beneficios. Es la propia empresa la que fija el precio de un producto o servicio, no los agentes sociales.Y además, también es la misma empresa la que fija el salario de sus altos directivos y la que decide en qué invertir sus beneficios. Normalmente, estos beneficios repercuten en el bolsillo de los accionistas o propietarios. De hecho, no hace falta ser un lince para saber que en épocas de bonanza los beneficios se quedan en la empresa y en tiempos complicados se recortan gasto en el área de personal.
El preacuerdo también contempla una flexibilidad interna negociada, esto es, que empresas y trabajadores acordarán cambios en jornadas laborales, horarios, horas extra o distribución de las horas de trabajo. En teoría, se busca el diálogo. En la práctica, les traduzco cómo queda esta parte del acuerdo. La empresa necesita más horas de trabajo, distribuidas de forma que a la empresa les beneficie más, por el mismo o menor sueldo. Sin muchas críticas además, ya que la tasa de paro de la que disfruta España hoy en día se convierte en el caldo de cultivo idóneo para encadenar, de manera casi infinita, contratos temporales.
Con todo, queda aún por negociar la joya de la corona: modalidades de contratación y despido. Dicen los sindicatos que no van a ceder ni un ápice en este aspecto. Visto lo visto, cuesta creerlo.

lunes, 23 de enero de 2012

Una Comunidad Valenciana hipotecada


La Generalitat Valenciana tiene más de 26.109 millones en gastos comprometidos a ejercicios futuros. Solo en infraestructuras la hipoteca futura alcanza los 2.412 millones y empresas públicas inversoras como Cacsa, Ciegsa o Proyectos Temáticos tienen vencimientos hasta 2034. Va a ser muy difícil que el Consell pueda planificar nuevos proyectos de inversión en los próximos años.

Les dejo el enlace completo del artículo, escrito en Levante El Mercantil Valenciano.

A esto sumen lo que debería pagar cada habitante de la Comunidad Valenciana para enjugar por completo la deuda. Nada menos que 4.335 euros.

viernes, 20 de enero de 2012

Nuevas consideraciones sobre el paraíso valenciano

Por si quedaba alguna duda después de desmontar ese paraíso en el que vivimos llamado Comunidad Valenciana, aquí les dejo algunas consideraciones más sobre la nefasta gestión del Partido Popular que ha abocado a los valencianos a la situación en la que estamos:
  1.  Radio Televisió Valenciana acumula una deuda total de 1.200 millones de euros. Nunca ha sido una verdadera televisión pública vakenciana, aunque en los últimos años el Gobierno de la Generalitat Valenciana lo ha utilizado para enchufar y meter a amigos y afines. Desde la llegada del PP a la presidencia del Consell ha pasado de 800 trabajadores a 1.800. La consecuencia: un ERE que va a dejar en la calle a la mitad de la plantilla. No se preocupen, seguramente engrosarán las listas del INEM los verdaderos periodistas.
  2. La Ciudad de la Luz, una vez estén acabadas las obras, supondrá una inversión de 300 millones de euros. La deuda que arrastra el complejo es de 190 millones de euros, a pesar de los 160 millones de euros que la Sociedad Proyectos Temáticos, dependiente de la Generalitat Valenciana, ha ido poniendo encima de la mesa. A esto habría que sumar los 290 millones de euros que, según la Sindicatura de Cuentas, habría que desembolsar a cuenta de las expropiaciones.
  3. Ciegsa, la empresa pública de la Generalitat Valenciana que se encarga de la construcción de centros escolares en la Comunidad Valenciana, atraviesa una situación de quiebra técnica. El Gobierno Valenciano le debe más de 2.300 millones de euros, a los que hay que sumar los más de 1.600 millones de euros en deuda a largo plazo. Mientras, los barracones se han convertido en algo habitual en el panorama educativo público valenciano.
  4. La Generalitat Valenciana debe a todos sus proveedores unos 2.500 millones de euros, según el mismo Consell. Mariano Rajoy ya ha tenido que salir al rescate, y adelantará 420 millones de euros para los primeros pagos.
  5. Y no quisiera dejar pasar los grandes fichajes que a lo largo de los últimos años han hechos los distintos Gobiernos del PP en la Comunidad Valenciana. El más flamante, el de Julio Iglesias, cuya misión era promocionar este edén en el que vivimos por todo el mundo, 'trabajo' por el que cobró unos cinco millones de euros ingresados en paraísos fiscales. No olviden tampoco el millón de euros anuales que cobró Irene Papas por dejar su nombre para la Ciudad de las Artes Escénicas.
Si suman las cifras dadas en el artículo anterior y en este, verán que no sale un número pequeño. El caso es que, viendo todo esto, los responsables del desaguisado valenciano parece ser que no son los maestros, policías, conductores de ambulancia, enfermeras y enfermeros, comadronas y auxiliares, médicos, trabajadores sociales, bomberos, carteros o funcionarios y, sin embargo, va a ser la clase trabajadora, tanto pública como privada, la que pague el pato y la que sufra las consecuencias de los recortes. Qué curioso, ¿verdad?

miércoles, 18 de enero de 2012

Rajoy adelantará 420 millones de euros a la Generalitat Valenciana

El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, ha anunciado que el Gobierno central comunicó ayer al Consell en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera que anticipará a final de mes un total de 420 millones de euros a la Comunidad Valenciana para pagar a proveedores, que es una de las "prioridades" del Ejecutivo valenciano, ha asegurado. Además, ha apuntado que se va a realizar un calendario de pagos.
Fabra se ha expresado de esta manera en un pleno extraordinario en las Cortes Valencianas para explicar las medidas adoptadas en los Decreto-Ley de medidas urgentes para reducir el déficit de la Comunitat y el de medidas de apoyo a la iniciativa empresarial, ya aprobados por el Consell.
En relación a los recortes aprobados por el Consell, Fabra ha anunciado que en cuanto los indicadores económicos sean positivos, se compromete a "quitar las medidas de ajuste en materia de personal".  De esta manera, ha asegurado que el esfuerzo que están pidiendo a los ciudadanos "no se va a prolongar ni un día más del necesario". 
Igualmente, ha informado de la intención del Consell de solicitar la tramitación en las Cortes Valencianas como proyecto de ley el decreto de apoyo a los emprendedores para que los grupos parlamentarios puedan presentar enmiendas a esta iniciativa.
Fabra ha iniciado su intervención en este pleno extraordinario solicitado por el propio Gobierno valenciano, afirmado que comparece "dar la cara con los pies en la tierra y la cabeza alta" porque los valencianos "no somos peores que nadie ni nos merecemos menos que los demás". Además, ha señalado que hay que "aprender de las lecciones del pasado con responsabilidad y autocrítica" pero también "mirar al futuro con confianza e ilusión". "Los esfuerzos y sacrificios de hoy son imprescindibles para un mejor futuro", ha apostillado.
En su discurso, el presidente del Gobierno valenciano ha reconocido que la situación de la Comunitat es "difícil". Fabra ha hilado un discurso en el que ha centrado gran parte de la culpa del estado de la Comunitat en los años de gobierno socialista en Madrid e incluso se ha remontado a la negociación sobre las transferencias de competencias que en los años 80 también llevaron a cabo los socialistas.
60% de la deuda
De esta manera, Fabra ha citado la "errónea" previsión de ingresos del Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero; la "caída en picado" de los ingresos, que no se haya pagado el Fondo de Compensación; la necesidad de tener que devolver más de 1.000 millones en créditos que no se han podido renovar; así como la "injusta" financiación autonómica. El jefe del Consell ha asegurado que con una financiación en la media española la Comunitat hubiera recibido 11.735 millones más, el 60 por ciento de la deuda, ha dicho.
Por ello, Fabra ha asegurado que reclamará al Gobierno 'popular' de Mariano Rajoy financiación "adecuada" a la población y "sensibilidad" para que las Comunidades Autónomas tengan un "acceso al crédito estable y no compitan entre ellas".
En cuanto a la defensa de los decretos, el presidente Fabra ha destacado que para reducir el gasto de la Administración se ha optado por la "estabilidad de las plantillas en lugar del despido". "Los sacrificios son para todos", ha continuado Fabra, que ha apuntado que por ello han vinculado al déficit presupuestario los sueldos de los altos cargos y asesores.
Céntimo sanitario
Ha insistido en que se ha incrementado el IRPF sobre las rentas más altas y que el céntimo sanitario, "igualándonos" a otras autonomías, no se aplicará al gasóleo de uso profesional. Incluso, "se dará un tratamiento más favorable que hasta ahora a los transportistas", ha agregado. Fabra ha señalado también que se reducirá el sector empresarial a seis grupos empresariales y que este ajuste alcanzará los 900 millones de euros.
En cuanto al decreto ley sobre los emprendedores, ha destacado la agilización para abrir negocios nuevos y la exención en el pago de 41 tasas autonómicas, el 100% en el primer año y el 50% en el segundo año. El decreto prevé 85 millones en ayudas directas al año para emprendedores.

Fuente: Europa Press

lunes, 16 de enero de 2012

Las sombras de Manuel Fraga

Manuel Fraga Iribarne fallecía el pasado 15 de enero en Madrid a la edad de 89 años. Como viene siendo habitual en estos casos, y dada la envergadura histórica y política de Fraga, se han sucedido numerosas muestras de reconocimiento por buena parte de la clase política de este país. Sin embargo, llama mucho la atención que se haya obviado en esta jornada tan 'panegírica' todo lo relacionado con la vida de Fraga antes de 1975. Casi todo el mundo ha glosado sus luces, pero ha olvidado sus sombras, sobre todo aquellas anteriores a 1975.
Manuel Fraga nunca renunció a su pasado franquista, ni siquiera a glosar el levantamiento de julio de 1936, que luego desembocaría en la Guerra Civil, ni a afirmar que el franquismo ayudó a formar una España con más orden. Fue ministro de Información y Turismo entre 1962 y 1969. Pertenecía al sector reformista del franquismo, estando a favor de pequeños cambios que aseguraran la permanencia del régimen autoritario en forma de monarquía. Durante su ministerio, hay dos casos de los que aún nadie hoy ha hablado, como son el de Julián Grimau y el de Enrique Ruano. En el primero de los casos justificó las torturas que recibió y su posterior ejecución, y nunca se arrepintió de estos hechos en público. En el segundo de los casos, llegó a llamar al padre de Ruano, le amenazó con detener a su otra hija y manipuló un diario personal que después filtraría al diario ABC. Fue también el responsable, desde su puesto de ministro de propaganda, de la campaña "25 años de paz", destinada a lavar la imagen del franquismo, sobre todo de fronteras hacia fuera. Y no olviden la Ley de Prensa que Fraga presentaría en 1966. Sobre este último caso hay muchas interpretaciones. Unos la tildan del primer intento por instaurar una prensa libre en España, mientras que otros la tachan de insuficiente y al servicio del régimen. Personalmente me inclino más por la segunda opción, ya que se mantenía la red de censura y se secuestró varias publicaciones, como ABC o Diario Madrid, sin olvidar la dimisión de Miguel Delibes como director de El Norte de Castilla.
Fue también ministro en el primer Gobierno de Juan Carlos I como Rey de España, concretamente fue Ministro de la Gobernación entre 1975 y 1976, lo que equivaldría al Ministerio del Interior actual. De esta época fue su famosa frase "La calle es mía", y durante su estancia en este ministerio se produjeron los Sucesos de Vitoria o los Sucesos de Montejurra, hechos que sirvieron para dinamitar ante la opinión pública su imagen de reformista.
Nadie pone en duda hoy la contribución de Manuel Fraga a la consolidación de la democracia en España. Sin embargo, sería muy recomendable que nadie intentara maquillar su pasado.

viernes, 13 de enero de 2012

La Generalitat valenciana acumula vencimientos por 3.000 millones en 40 días

La Generalitat Valenciana va a tener 40 días de infarto entre el 19 de abril y el 27 de mayo próximos, período en el que le vencen 3.014 millones de euros de deuda de distintos tipos, que tendrá que renovar, reemitir o amortizar.
Si logra renovarla, lo más probable es que tenga que hacerlo a mayor interés del que está pagando ahora, ya que la agencia de calificación Moody's rebajó este jueves por segunda vez en menos de un mes la nota de la deuda de la Comunidad Valenciana, que ya estaba en lo que se conoce como bono basura.
Ya le ha ocurrido con un préstamo de 200 millones de Banco CAM que vence el 18 de enero y que va a ser renovado, según fuentes del Instituto Valenciano de Finanzas. El préstamo a tres meses había sido renovado dos veces, la última el pasado mes de octubre, con Banco CAM bajo administración del Frob, al 4,75% de interés. Ahora se renueva al 5,4%.
Además, el vencimiento de este préstamo será el 19 de abril y se suma a los 2.800 millones que ya acumulaba para esas fechas el Gobierno de Alberto Fabra.
En concreto, el 23 de abril le vencen 100 millones de un préstamo del Dresdner Bank, entidad que se ha negado a renovar las pólizas de Radiotelevisión Valenciana avaladas por la Generalitat; el 30 de abril, 1.180 millones de préstamos en los que participa el Sabadell, propietario de Banco CAM, y donde el ICO tiene un tercio; el 4 y el 9 de mayo vencen sendas emisiones de pagarés adquiridas por Bankia y Banco CAM, que es improbable que vuelva a emitir tras el fracaso de diciembre. por 530,8 millones cada una, y, por último, el 27 de mayo la Generalitat debe devolver 473 millones de bonos para minoristas (patrióticos) que es improbable que vuelva a emitir tras el fracaso de diciembre.

Posible aval del Gobierno
El Ejecutivo de Fabra tendría más fácil renovar las pólizas si el Gobierno central avala finalmente a las comunidades, lo que podría elevar su nota crediticia, pero para eso es imprescindible que controle el déficit.
De momento, la calificación de su deuda por parte de Moody's es Ba3, después de bajar este jueves dos escalones, y la agencia no descarta volver a rebajarla porque entiende que la posición de liquidez de la región es todavía "muy precaria".
Moody's, además, puso en perspectiva negativa a nueve comunidades y a tres entidades locales por las tensiones de liquidez. Son Galicia, Madrid, Extremadura, Andalucía, Castilla y León, Murcia, Cataluña, Castilla-La Mancha, País Vasco, las Diputaciones Forales de Guipúzcoa y Vizcaya y el Consorcio de Transportes de Vizcaya.

Fuente: El Economista.es

miércoles, 11 de enero de 2012

Deuda autómica: El PP se cae del guindo

Hace poco el Gobierno del Estado y el de la Generalitat de Catalunya se enzarzaban por ver quién tenía más responsabilidad a la hora de engrandecer el déficit, si la Administración Central o la Autonómica. Prefiero no entrar en el debate estéril del 'y tú más' al que los partidos políticos recurren muy a menudo. No conduce a nada y es, cuanto menos, aburrido. Mejor ir a los datos.
Esta tarde el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se reune con los consejeros de su partido para analizar las maneras de penalizar a las autonomías que tengan unas cifras de déficit excesivas. Con los datos en la mano, a Montoro se le presenta un complicado panorama, ya que tendría que afear a más de un consejero de Hacienda de su partido las cifras con las que irá a esa reunión. Según el Banco de España, la deuda que tenían las comunidades autónomas a final del tercer trimestre del pasado año ascendía nada menos que a 135.151 millones de euros. De este montante total, el 42,35% pertenecen a comunidades autónomas en las que el Partido Popular ha gobernado más de diez años -ya sea de forma continuada o no- desde las primeras elecciones autonómicas del período democrático. Repartidas quedan de la siguiente manera: Baleares (4.501 millones de euros), Cantabria (1.329 millones de euros), Castilla y León (5.090 millones de euros), Galicia (6.971 millones de euros), La Rioja (933 millones de euros), Madrid (15.191 millones de euros), Murcia (2.759 millones de euros) y la Comunidad Valenciana (20.469 millones de euros). En total, 57.243 millones de euros, que sumados a la deuda catalana (39.268 millones de euros) y a la andaluza (13.738 millones de euros) conforman la mayor parte de la deuda autonómica del Estado Español.
Cabría preguntarse entonces, si una buena parte de la deuda la han generado las comunidades autónomas gobernadas por el PP, el motivo real de la reunión de hoy y de los planes de ajuste que están llevando a cabo las Administraciones Autonómicas. Mariano Rajoy y todo su equipo económico no han dejado de mostrar su sorpresa por el déficit y la deuda que se han encontrado a su llegada al poder, anunciando medidas de ajuste a diestro y siniestro. Y sorprende porque cuesta mucho creer que el PP no conociera el estado real de las cuentas autonómicas, unas cuentas que lleva gestionando desde hace más de 20 años en algunos casos. Las autonomías "históricas" del PP han comenzado a aplicar ya medidas de ajuste muy duras, y lo hacen como si acabaran de llegar al poder, como si se hubieran encontrado el desaguisado, como si no fueran los responsables directos de la situación actual, haciendo recaer el peso de su nefasta gestión, de su despilfarro y de su incompetencia en los ciudadanos. Y por si fuera poco, alardean y se justifican a la hora de tomar esas medidas, intentando colgarse la medalla de salvadores de la patria.
La reunión de hoy es de risa.

martes, 10 de enero de 2012

Montoro abordará con las autonomías del PP cómo penalizar a las que no cumplan

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, abordará este miércoles con las 12 autonomías en las que gobierna el Partido Popular cómo penalizar a las administraciones que no cumplen con los techos de gasto y de deuda establecidos, medidas que se incluirán en la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Tienen la noticia completa en este enlace.

lunes, 9 de enero de 2012

La obsesión del déficit del Gobierno de Rajoy

"Este Gobierno no va a permitir desvíos en el objetivo de déficit a las autonomías"
Pueden leer completa aquí la entrevista al nuevo ministro de Industria, Energía y Turismo del Gobierno de España, José Manuel Soria, publicada hoy en el diario Levante. Un argumento repetido por activa y por pasiva en todos los foros en los que los ministros de Mariano Rajoy se dejan ver. El déficit público se ha convertido en casi una obsesión para el nuevo ejecutivo del Partido Popular. La cuestión es si Rajoy y su equipo económico van a meter en vereda a las autonomías gobernadas por su partido, y que acumulan la mayor parte de esa deuda, sobre todo los casos de Madrid y la Comunidad Valenciana. El calendario de vencimientos para este año recién comenzado es duro.
Madrid cuenta con una deuda total de 15.191 millones de euros, teniendo que hacer frente este año a 994 millones de euros. En julio tendrá que hacer un desembolso de 814 millones, dejando los 180 restantes para el mes de octubre. El caso de la Comunidad Valenciana es mucho peor. Nada menos que 20.469 millones de euros, con un desembolso obligado para 2.012 de 1.167 millones de euros. Y el calendario para la Generalitat Valenciana es complicado: 500 millones de euros en febrero, 100 más en abril, 473 millones de euros en mayo y 95 millones en agosto. Etapas casi inabarcables más teniendo en cuenta el 'rescate' que ha tenido que sufrir el Consell por parte del Gobierno en la primera semana de enero.

viernes, 6 de enero de 2012

Los grandes bancos españoles evitan la quiebra de la Generalitat Valenciana

La Generalitat Valenciana ha podido librarse en las dos últimas semanas en tres ocasiones de dejar de atender sus pagos gracias a la financiación que ha recibido in extremis de las grandes entidades del país, y también en buena medida por el apoyo (que no aval) del Gobierno central, ahora en manos del Partido Popular, el mismo que dirige la comunidad autónoma.

Les dejo el enlace completo aquí

A continuación, tan solo tres ejemplos:
  1. Las nóminas de las Universidades peligran por los impagos del Consell.
  2. El Consell ha dejado de pagar las cotizaciones a la Seguridad Social de sus funcionarios.
  3. Incluso la política de grandes eventos ya está en revisión, cosa que ha provocado desavenencias entre Alberto Fabra y Rita Barberá.

miércoles, 4 de enero de 2012

¿Recuerdan aquel paraíso llamado Comunidad Valenciana?

La crisis ha dado el traste con el modelo económico puesto en marcha hace ya años por el Gobierno de la Generalitat Valenciana, en manos del Partido Popular desde el año 1995. Ese modelo de los grandes eventos y de los proyectos faraónicos se ha demostrado un gran fracaso. Hagamos un poco de memoria.
  1. ¿Recuerdan el Gran Premio de Fórmula 1, que iba a salir gratis a los valencianos y que resulta que no lo es tanto
  2. ¿Recuerdan los grandes beneficios que iba a reportar la llegada de la America's Cup a la ciudad de Valencia, y que ha convertido la Dársena Interior del puerto de Valencia en poco más que una zona muerta?
  3. ¿Recuerdan ese megaproyecto como lo es la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que iba a convertirse en el paradigma y símbolo de Valencia y de toda la Comunidad Valenciana? Pues sepan que ese paradigma ha elevado sus sobrecostes, hasta el momento, hasta los 700 millones de euros, y todavía no está acabado. Además, recuerden también que su ideólogo, el arquitecto Santiago Calatrava, cobró 15 millones de euros por elaborar un proyecto de unas torres que también estaban incluidas en la Ciudad de las Artes y las Ciencias y que finalmente no se llegaron a construir.
  4. ¿Recuerdan el Aeropuerto de Castellón? Inaugurado sin ningún avión, y que ha costado 130 millones de euros a las arcas públicas de la Generalitat Valenciana. En un principio iba a ponerse en marcha en abril, aunque las últimas decisiones del Consell de Alberto Fabra podrían retrasar aún más esa puesta en marcha.
  5. ¿Recurdan la Ciudad de las Lenguas de Castellón? Un megacomplejo de más de 400.000 metros cuadrados dedicado, en teoría, a la promoción y conocimiento de idiomas, y que en la práctica pretendía ser un complejo de ocio y diversión. El Consell pretende darle un vuelco al proyecto inicial de Carles Ferrater, que costó nada menos que 174.000 euros. A ver cuánto cuesta el nuevo proyecto.
  6. ¿Recuerdan Terra Mítica? Gran parque temático situado en Benidorm, una apuesta del Consell en el que también estaban inmersos Bancaja y la CAM (¿recuerdan también cómo han  acabado estas entidades bancarias?). Un proyecto que ha dado más de un quebradero de cabeza y que la Generalitat Valenciana está intentando endosar a cualquier precio; el último rondaba los 65 millones de euros.
  7. ¿Recuerdan además los casos de corrupción como Gürtel, Emarsa o los pagos a Iñaki Urdangarín? Verdaderos ejemplos de cómo esquilmar las arcas públicas.
Y ahora, recuerden cómo está la situación para el sector de la dependencia de la Comunidad Valenciana. Los afectados sin recibir las ayudas y los centros sin cobrar las subvenciones de la Generalitat Valenciana. A esto habría que sumar la situación en la que se encuentra la Sanidad en la Comunidad Valenciana. Por un lado, centros de salud a medio construir por falta de fondos y, por otro, suministradores de material sanitario a los que se les adeuda una cantidad casi indecente de dinero y que amenazan con dejar de prestra servicio. No olviden tampoco el caso de los farmacéuticos, que ya cerraron dos días hasta que se les aseguró que cobrarían 60 millones de euros. Y tampoco olviden a los profesionales de la educación. Al recorte de personal interino y a la apuesta por degradar la educación pública (tan solo el ejemplo del número de barracones en los colegios, que rondaría una cifra entre los 850 y los 1.200, gracias a la opacidad informativa de la Generalitat Valenciana), al Consell también le ha costado más de la cuenta abonar las pagas extra de 15.000 profesores de la escuela concertada, que también amenazaron con tomar medidas.
Muchos podrán argumentar que estos problemas de liquidez no son una exclusiva de la Comunidad Valenciana. Están en lo cierto. Toda España se ajusta el cinturón, y todos los Gobiernos, locales, autonómicos y centrales, prefirieron financiarse a través del incremento de la deuda en época de vacas gordas, en detrimento de una financiación vía aumento de impuestos, como hubiera sido más lógico. Sin embargo, hay que recordar que la Generalitat Valenciana es el Gobierno autonómico más endeudado de todo el Estado Español, y que en las últimas horas ha creado algo más que incertidumbre con el retraso en el pago de un vencimiento de deuda. El Consell de Alberto Fabra debe hacer frente este año a un pago de 4.700 millones de euros en deuda a corto, medio y largo plazo.
Ese edén llamado Comunidad Valenciana se ha acabado. Ahora nos queda la travesía del desierto.