martes, 27 de diciembre de 2011

Las carambolas del lenguaje

"La Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha condenado el último caso mortal por violencia en el entorno familiar ocurrido hoy en Roquetas (Almería)"
Así comienza el comunicado emitido por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en referencia al asesinato de una mujer a manos de su pareja. Si se fijan, a diferencia de comunicados anteriores, se ha producido una sutil diferencia. Ya no es violencia "machista" o "de género", sino violencia en el "entorno familiar". Desde muchos sectores ya le han llovido críticas a Ana Mato, que con tan solo seis días en el cargo ya ha tenido que lidiar con uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la sociedad española. Aunque muchos podrán pensar que es hilar demasiado fino, personalmente me parece que hay cierta razón para el solivianto. Y es que la ministra, no sabemos si consciente o insconcientemente, ha metido en el mismo saco cualquier violencia que se ejerza en el "entorno familiar". Habría que preguntarle a Mato qué entiende por "entorno familiar" y hasta qué grado de parentesco abarca. No lo ha aclarado la ministra. ¿Es lo mismo un cachete de un padre a un hijo que la muerte de una mujer a manos de su pareja? ¿Es lo mismo recibir una paliza de tu marido que las amenazas de un adolescente a sus padres? ¿Qué es la violencia en el entorno familiar?
Por cierto, que ella misma ya ha salido al paso de las acusaciones, argumentando que poco importa la denominación del hecho. Parece ser que ahora no tiene trascendencia el hecho de utilizar con exactitud el lenguaje. También habría que preguntarle a la ministra si, entonces, ya podemos llamar a la unión de dos personas del mismo sexo "matrimonio homosexual". Recuerden que el Partido Popular no se opone a que dos personas del mismo sexo tengan los mismos derechos y puedan formalizar su situación, sólo es la palabra "matrimonio" la que les chirría en los oídos. Por eso el PP presentó un recurso de inconstitucionalidad. Me alegra saber que la causa gay ya tiene ganada a Ana Mato. Ahora tan solo hay que esperar a que el PP retire su recurso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario