miércoles, 7 de diciembre de 2011

De puentes y productividad

¿Recuerdan aquella propuesta de la CEOE antes de las elecciones? Si no es el caso, se la enlazo aquí, para que tengan constancia. Entre muchas de las ideas que lanzaba la patronal, se encontraba la de trasladar a los lunes todos los festivos para evitar puentes y perder productividad y competitividad. Puede haber ocasiones en que el calendario sea caprichoso, como en el actual puente de la Constitución y en el de la Inmaculada Concepción, donde los más espabilados hayan podido encadenar hasta nueve días festivos. Y digo espabilados sin sentido negativo, pues es lógico que si aún quedan días de vacaciones por disfrutar cada uno se los distribuya como buenamente pueda.
Sin embargo, la idea de la CEOE es peligrosa porque nos lleva a engaño. Parece que la patronal piensa que uno de los problemas más graves de este país es el de los puentes, que nos restan productividad de cara a nuestros competidores.
Pero de lo que parece haberse olvidado la organización empresarial es que la productividad y competitividad española no se resiente por encadenar varios días festivos (y más si tenemos en cuenta que no todo el mundo ha podido disfrutar de este 'acueducto'), sino el de mantener procesos productivos y una organización empresarial decimonónica, que nos recuerda a empresas de siglos pasados, y no del XXI. Actividades duplicadas, reuniones a horas intempestivas que se hacen eternas, mandos y directivos que no saben delegar de manera real y que acaparan hasta las más mínimas acciones y decisiones, procesos que han de ser revisados una y mil veces, por no hablar de las pocas o nulas inversiones en nuevas tecnologías que obligan al trabajador a un sobre esfuerzo extra, tanto físico como mental, o de los horarios cada vez más alejados de nuestros vecinos europeos (por cierto, hay que ver cómo la CEOE se agarra al clavo de Europa para lo que le conviene, sobre todo a la hora de hablar de tasas e impuestos).
Ahora les adelanto futuras peticiones de la CEOE. Trabajar los fines de semana, moderar los salarios de manera indefinida, alargar las jornadas de trabajo también de manera indefinida, preferencia por los contratos precarios y facilitar el despido. Eso de momento. Era por poner algo de humor e ironía al asunto. Aunque déjenme pensar... ahora que caigo... Si todo esto ya está pasando. Y aún así no somos ni más competitivos ni más productivos. Si es que al final, vamos a tener la culpa nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario