viernes, 25 de noviembre de 2011

Una jaula de grillos

Muy revueltas bajan las aguas para el PSPV. Los resultados de las últimas elecciones generales no han hecho sino confirmar la debacle que el partido había comenzado a sufrir en los comicios autonómicos del mes de mayo. El 20-N fue una maña noche para Jorge Alarte y los suyos. La rama valenciana del PSOE perdía nada menos que 428.723 votos, 14 puntos y cuatro diputados menos que en 2008.
Las excusas peregrinas que el secretario general de los socialistas valencianos expuso la noche electoral provocaron más de un sonrojo y más de una sensación de vergüenza ajena a más de uno y a más de dos militantes y cargos del PSPV. Culpar a la crisis de la sangría de votos no hace sino demostrar que Alarte no está a la altura de las circunstancias. Su negativa a dimitir y a seguir enrocado en su puesto ha provocado que ciertos pesos pesados del socialismo valenciano se hayan pronunciado y hayan exigido un cambio: Manolo Mata es un claro ejemplo de ello. Desde hace más de 20 años el PSPV anda perdido. Y hasta que no asuma que le hace falta una refundación y recuperar el espacio de izquierdas que dice defender no volverá a remontar el vuelo. Desde Blanquerías llega el mismo discurso desde hace 20 años, sin pararse a pensar en las causas de todos y cada uno de los desastres electorales que han ido encadenando.
Me comentaba no hace mucho un joven concejal del PSPV de un pueblo del interior de la provincia de Valencia, que puede presumir de ser uno de las pocas localidades en las que el número de ediles socialistas ha crecido en las últimas elecciones municipales, que el principal problema que tenía el partido era que muchos de los veteranos dirigentes se mantenían apoltronados en sus puestos, impidiendo el paso a savia nueva que abriera las ventanas y dejara renovar el cada vez más viciado aire que respira el PSPV. Creo que está bien claro lo que necesita el PSOE de la Comunidad Valenciana: una refundación, tanto de personas como de discursos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario