martes, 4 de octubre de 2011

¿De qué ha servido la Reforma Laboral?

Los datos del paro dados a conocer hoy son malos, muy malos. Sin paños calientes ni lecturas alternativas. Tras la bajada en el desempleo provocada por el período vacacional, se vuelve a destruir empleo, un empleo de mala calidad, estacional y muy vinculado al sector turístico. Obviamente, el sector Servicios es el más afectado, mientras que Agricultura y Construcción, aunque muy levemente, crean empleo.
Viendo las cifras, uno se pregunta para qué ha servido la Reforma Laboral que aprobó el Gobierno hace más de un año. En aquel momento, José Luis Rodríguez Zapatero, su Gobierno y el PSOE se encargaron de loarnos las bondades de una reforma "necesaria" y que "creará más empleo, y además de calidad". El tiempo se ha encargado de quitarles la razón.
Entre el mes de agosto y el mes de septiembre de este año, 95.817 personas más se han quedado sin trabajo. Y entre el mes de septiembre de 2010 y el de este año el desempleo ha aumentado en 208.981 personas. ¿Y la calidad del empleo? Casi 1,4 millones de nuevos contratos en septiembre, de los que el 7,5% (104.7169) fueron indefinidos. Estas cifras suponen un retroceso de más del 14% respecto al mes de agosto. Los números cantan: La Reforma Laboral no ha servido ni para crear empleo ni para que el empleo que se crea sea de calidad. ¿Recuerdan cuando desde el Gobierno nos pedían paciencia para ver las bondades de esta reforma? Ya ha pasado más de un año, tiempo más que suficiente.
Al PSOE las últimas semanas hasta las elecciones generales se les están haciendo eternas. ¿Cómo se atreve a decir la ministra de Economía, Elena Salgado, que los datos del paro son malos pero que mejorarán en diciembre? Tal vez piensa Salgado que los ciudadanos de este país nos chupamos el dedo, y más cuando tan solo se trata de una salida hacia adelante burda y que insulta la inteligencia de todos.
¿La alternativa? Mariano Rajoy, presidente del Partido Popular, afirmaba hace unos días en Valencia que una de sus primeras medidas para fomentar el empleo sería ayudar a los nuevos empresarios-emprendedores-empleadores con 3.000 euros por contratar al primer trabajador de la empresa. Y Rajoy lo hacía en una ciudad, Valencia, y en una comunidad autónoma, la Valenciana, en la que desde hace algún tiempo se han puesto en marcha medidas similares, dando un resultado paupérrimo.Y no se olviden de su lugarteniente, María Dolores de Cospedal, que ya está pensando en una nueva Reforma Laboral más orientada a dar facilidades al empresario y en revisar todo el sistema de cobertura al desempleo.
Un ejercicio más de memoria les propongo. ¿Recuerdan cómo el PP se rascaba las vestiduras cuando el PSOE congeló las pensiones, redujo el sueldo de los funcionarios, y criticó todos y cada uno de los recortes del Gobierno del PSOE? Hasta el momento, Rajoy no ha afirmado públicamente que vaya a dar marcha atrás a todas esas medidas. Más bien todo lo contrario: ya les adelanto desde aquí que las mantendrá con la excusa de que son necesarias para atajar el déficit. 2012 va a ser un año duro, muy duro. Átense los machos, que vienen curvas, y muy cerradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario