viernes, 23 de septiembre de 2011

Los medios de comunicación que quiere el PP


No descubro nada si digo que el panorama informativo de este país deja mucho que desear. La crisis ha hecho estragos. Cierre de medios de comunicación, más periodistas que nunca en paro, condiciones laborables lamentables para los que aún mantienen su puesto de trabajo por la bajada de los ingresos publicitarios, sin olvidar el intrusismo laboral, que en esta profesión se ha convertido en un mal endémico.
¿Y qué hacen los poderes públicos? Darnos la puntilla. El escándalo del Consejo de Administración de RTVE no es sino otra muestra de lo poco que se creen nuestros políticos el papel que han de jugar los medios de comunicación en un sistema democrático. Independencia y objetividad son solo palabras que llenan las bocas de nuestros representantes mientras en la sombra allanan el camino para lograr unos 'mass media' sumisos y afines.
Sin embargo, también sería injusto decir que todos los políticos buscan controlar los medios de comunicación. PSOE y PP tienen gran parte de culpa por cuanto son las dos formaciones políticas con más gobiernos a su cargo y, por tanto, más cercanía a corporaciones públicas. Alguien podrá decir que tampoco sería del todo justo meter a ambos en el mismo saco, y tal vez podría estar en lo cierto. Pero no es el caso. El acuerdo adoptado por el Consejo de Administración de RTVE mediante el cual los consejeros podría tener acceso al contenido de los informativos contó con los votos a favor de PP y CiU, la abstención de PSOE, ERC y CCOO y el voto en contra de IU y UGT. La reacción en las redes sociales fue fulminante, obligando a los consejeros a recular.
El daño ya está hecho. A pesar de que técnicamente el voto no fue el mismo, el PSOE vuelve a demostrar que no hay mucho que le diferencia del PP. Y sabemos que el PP, una vez ha llegado al poder, tanto autonómico como nacional, ha moldeado los entes informativos públicos a su gusto. Por eso, cuando María Dolores de Cospedal o Javier Arenas se quejan de la parcialidad en TVE produce, cuanto menos, sonrojo, y nos hace pensar que al PP no le preocupan los derechos informativos de periodistas y ciudadanos, sino propagar su verdad y su propaganda.
Si el modelo de medios de comunicación que defiende el PP es el de Telemadrid o el de Radio Televisió Valenciana (con el reciente nombramiento de la ex jefa de Prensa de Francisco Camps como directora de Radio 9, la radio pública), es de suponer que cuando Rajoy gane las elecciones el 20 de noviembre, de un giro de 180 grados a la actual RTVE, que en los últimos años ha conseguido los mejores niveles de objetividad y calidad de toda la democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario