martes, 6 de septiembre de 2011

El PSOE llega tarde


El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, revelaba no hace mucho que, si llega a La Moncloa, obligará a las grandes fortunas de este país a contribuir de una manera más decidida a la salida de la crisis. Traducido, el ex ministro del Interior quiere que los más ricos paguen más. Por un lado, el "nuevo Impuesto de Patrimonio", tal y como él mismo lo definió, podría suponer un ingreso a las arcas del Estado de unos 1.400 millones de euros. Por otro, se pondrían en marcha nuevas tasas para la banca, que reportaría otros 1.000 millones. En total, unos 2.400 millones de euros dedicados "integramente al empleo".
Incluso los menos avezados en estos temas habrán descubierto que el candidato socialista se sirve de un batiburrillo de conceptos para lanzar el mensaje siguiente: Voy a subir los impuestos a los que más tienen para dedicarlo a que los casi cinco millones de parados que hay en este país puedan encontrar un empleo. El PSOE intenta hacer frente así a dos de los caballos de batalla que más problemas le han causado a lo largo de la crisis. Primero, no haber obligado a los más ricos a contribuir desde el primer momento. Segundo, haber combatido el problema del paro con reformas laborales y con recortes de derechos de los trabajadores.
Desde que comenzó la crisis, se especuló con que se pusiera en marcha un impuesto para las grandes fortunas y los grandes movimientos de capital. Desde el PSOE y el Gobierno se afirmó que no era el momento. Ahora parece que sí lo es, Rubalcaba intenta recuperar el voto de su electorado más escorado a la izquierda. Tarde. La manera en que se ha gestionado la crisis, haciendo más caso a políticas neoliberales y a satisfacer la voracidad de los mercados que a poner en vereda y controlar a aquellos que nos metieron en este lío, ha provocado el desencanto de buena parte de los votantes del PSOE. ¿Acaso no ha habido tiempo desde 2004 en implantar una tasa a las grandes fortunas? ¿Acaso piensa Rubalcaba que el electorado que se define de izquierdas tiene amnesia?
Además, la apuesta que el candidato del PSOE hace por el empleo es tramposa. Porque si su solución es la de aplicar medidas similares a las que se han implantado hasta ahora, favoreciendo la precariedad y apostando cada vez más por incrementar el poder del empresario frente al del trabajador, vamos listos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario