lunes, 18 de julio de 2011

Mariano Rajoy no ha olvidado el modelo valenciano

Mariano Rajoy hace tiempo que evita aparecer en público con Francisco Camps y hace tiempo que evita hablar de la Comunidad Valenciana como "el modelo a seguir". Sin embargo, al presidente del Partido Popular parece que le ha gustado algunos de los pilares del modelo valenciano.
Por de pronto, el presidente del PP ha tomado como una costumbre responder preguntas de los periodistas que le incomodan, inclinándose cada vez más por preparar comparecencias en las que no se admiten preguntas y las que se admiten se responden con argumentos peregrinos. El mismo modelo que ha seguido Francisco Camps en los últimos años, que ha esparcido su propaganda desde su Gabinete de Prensa y su televisión pública particular poniendo trabas a los periodistas para que hicieran su trabajo.
Rajoy y la mayoría de la plana mayor del PP han criticado en las últimas semanas las supuestas recetas del PSOE para salir de la crisis, afirmando que ya se podrían haber aplicado antes. Nada más cierto. Por esa misma regla de tres, debería Rajoy llamar la atención a su partido en Valencia, que desde que revalidó su mayoría absoluta el pasado 22 de mayo ha puesto mucho énfasis en que ya se está trabajando para dejar atrás la recesión. Me pregunto entonces qué es lo que han hecho Francisco Camps y sus gobiernos desde 2008.
Pide Rajoy políticas de austeridad para mantener el Estado del Bienestar. ¿Será el mismo modelo austero que aplica el PP de la Comunidad Valenciana? Esto es, seguir apostando por los grandes y caros eventos y recortar en educación, sanidad o infraestructuras. Francisco Camps y Rita Barberá negociaban el pasado viernes por la noche con Ecclestone para mantener el Gran Premio de Fórmula 1 hasta 2020. También podría aclarar si ese modelo de austeridad será el mismo que ha llevado a la Comunidad Valenciana a tener una de las deudas más grandes de toda España y a mantener a los proveedores de la Generalitat Valenciana al borde de la quiebra. Mientras, María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y nueva presidenta de Castilla-La Mancha, escandaliza a propios y extraños con la deuda que ha encontrado a su llegada al gobierno autónomo, afirmando que hay facturas sin pagar. Un argumento similar es el que utilizaba ayer Cristóbal Montor, al sugerir que el Gobierno de España podría guardar facturas en el cajón sin abonar. Una afirmación sin ninguna prueba, como la mayoría de las que hace el PP, por supuesto.
Y por último, también estaría bien que Mariano Rajoy pusiese encima de la mesa el modelo de televisión pública que implantará cuando llegue a La Moncloa. Tal vez sea el modelo que siguen comunidades como Valencia o Madrid, o el que próximamente seguirá Castilla-La Mancha, donde las muestras de manipulación informativa están a la orden del día. Mientras que Canal 9 dedicaba 30 segundos a la noticia sobre el enjuciamiento de Camps el pasado viernes, Telemadrid emite cuestionables documentales sobre la Guerra Civil.
El presidente del PP sigue el modelo valenciano. A apretarse los machos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario