viernes, 15 de julio de 2011

Los problemas de Camps son también los de Rajoy

Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana, será juzgado por cohecho impropio, convirtiéndose en el primer presidente autonómico en sentarse en el banquillo de los acusados ejerciendo su cargo. Mientras el Partido Popular de la Comunidad Valenciana se ha afanado estos días en quitarle relevancia al hecho tildándolo de "un paso más en el proceso que demostrará la inocencia de Francisco Camps", en Génova seguramente la camisa les llegará cada vez menos al cuerpo.
Mariano Rajoy ha apostado por mantener a Francisco Camps en el puesto, incluso en el ahora cada vez más que posible caso de ser declarado culpable. Pagará la multa y nada más. Sin embargo, parece que Rajoy no ha sopesado bien la imagen de Francisco Camps yendo a los juzgados, sentándose en el banquillo de los acusados. Además, todo este proceso ha demostrado que el presidente de la Generalitat Valenciana ha mentido acerca de si había recibido o no regalos y de si conocía a Álvaro Pérez 'El Bigotes'. ¿Realmente desea Rajoy esa imagen en otoño, cuando podrían adelantarse las elecciones generales y cuando el líder del PP ha mantenido a su barón valenciano? Y de ser declarado culpable, y aún sin tener que pisar la cárcel, ¿estaría legitimado Francisco Camps para seguir ocupando su puesto? Porque por mucho que le pese, haber conseguido una gran mayoría absoluta en las urnas no lo absuelve ni de su responsabilidad política ni de su responsabilidad judicial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario