viernes, 22 de julio de 2011

El PP ya saca partido al cadáver político de Camps

Muy poco ha tardado el Partido Popular en aprovechar el todavía caliente cadáver político de Francisco Camps para lanzarlo contra sus adversarios. Tan solo un día después de la dimisión del ex 'Molt Honorable', dos pesos pesados de Génova, Esteban González Pons y Soraya Saez de Santamaría, ponían como ejemplo a Francisco Camps y recomendaban a Alfredo Pérez Rubalcaba que siguiera el mismo camino. Rajoy, mientras tanto, sigue sin mojarse en público sobre este asunto. La salida de Camps ha aliviado, y mucho, a todo el PP. La tensión de los últimos días y las declaraciones medidas han dejado paso al ataque feroz contra el adversario político. Sin embargo, habría que recordar al PP algunas de las complejidades del caso de los trajes para hacerles ver que la situación no es exactamente la misma.
1.- En primer lugar, Francisco Camps está imputado y pendiente de proceso judicial por haber recibido regalos de una trama corrupta. Que se sepa, Rubalcaba no está ni siquiera en el sumario del Caso Faisán.
2.- No son solo tres trajes. Lo de los trajes es solo la punta de un iceberg mucho más complejo, en el que se está dilucidando si el PP de la Comunidad Valenciana habría incurrido en un delito de financiación ilegal y fraude electoral, habriendo beneficiado a una trama corrupta con más de 120 millones de euros.
3.- Francisco Camps ha tardado más de dos años en dimitir. Cuando estalló el Caso Gürtel hizo oídos sordos, mintió en repetidas ocasiones ante la opinión pública y en sede parlamentaria al afirmar que se pagaba sus trajes y que no conocía a Álvaro Pérez, cabecilla de la trama en Valencia. A pesar de todo, Camps siguió en su puesto, ajeno a la realidad, exigiendo el apoyo de la dirección nacional del PP, un apoyo que llegó, pero con matices y no precisamente como le hubiera gustado al ex líder valenciano.
4.- El PP está usando un argumentario para justificar su postura que es falso. Ni el Caso Gürtel está orquestado por nadie (la primera denuncia llegó de un ex militante del PP) ni la Fiscalía Anticorrupción está detrás de la investigación (Antonio Salinas, nombrado por José María Aznar, es quien inicia la investigación). Y si el PP busca a algún culpable en el hecho de reabrir el caso, que mire hacia Valencia, hacía el ex presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, Juan Luis de la Rúa, cercano a Camps, que archivó el caso y posteriormente fue reprendido por el Consejo General del Poder Judicial, sin olvidar el auto del Tribunal Supremo, que por unanimidad decidía reabrir la causa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario