miércoles, 13 de julio de 2011

Cuatro consideraciones sobre los trajes de Camps

El abogado de Francisco Camps reconocía ayer que el presidente de la Generalitat Valenciana podría haber aceptado los trajes como regalos de la Red Gürtel, aunque siempre en calidad de presidente del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, y nunca como jefe del Consell. A partir de aquí, varias consideraciones:
1.- Sea como fuere, se ha demostrado que Francisco Camps ha mentido durante los últimos dos años, en los que siempre ha negado la posibilidad de que le hubieran regalado los trajes. Mintió cuando dijo que no conocía a Álvaro Pérez 'El Bigotes', mintió cuando afirmó que el tema de los trajes no era cierto, mintió al afirmar que se pagaba sus propios trajes, mintió cuando acusó a los socialistas de urdir toda la trama para acusarle y mintió cuando afirmaba recientemente que los había pagado pero que no conservaba la factura. ¿Qué credibilidad le queda a Francisco Camps?
2.- ¿Realmente puede separar Francisco Camps su condición de presidente de la Generalitat Valenciana y presidente del PPCV? La defensa del 'Molt Honorable' juega esta carta para evitar la fotografía de Camps sentado en el banquillo. A pesar de que así fuera, la responsabilidad política del jefe del Consell sigue siendo la misma: Aceptar regalos de una trama corrupta, sea como presidente del PPCV o como presidente de todos los valencianos, debería llevar al mismo sitio, a dimitir. Y más en la Comunidad Valenciana, donde la diferencia entre el gobierno autonómico y el partido que lo sustenta se ha diluído tanto gracias a las megamayorías absolutas de las que disfruta el PP hace años.
3.- El nuevo proceso es un varapalo al anterior proceso abierto desde el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, cuando Juan Luís de la Rúa, entonces presidente del TSJCV, ordenaba el archivo del caso y el Tribunal Supremo lo reabría meses después. ¿Acaso no recuerdan que Francisco Camps y De la Rúa eran más que amigos?
4.- El PP queda desacreditado para pedir a los demás lecciones de honradez y transpariencia. Pase lo que pase, el partido va a mantener a Camps en el cargo. Génova siempre ha mostrado su apoyo al barón valenciano, aunque algunas veces con la boca pequeña. ¿Dónde está la ética que dice defender el PP y que tan insistentemente pide en filas contrarias?

No hay comentarios:

Publicar un comentario