miércoles, 29 de junio de 2011

PSOE y PP en defensa del bipartidismo

Un año más, el Debate sobre el estado de la Nación ha dejado la imagen de dos líderes políticos (José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy Brey) de talla muy baja y a una parte de la clase política (los parlamentarios de PSOE y PP) que sigue perdiendo credibilidad a marchas forzadas, y a los que les importa muy poco lo que puedan pensar sus electores de ellos una vez han conseguido el escaño.
Zapatero y Rajoy dieron ayer una imagen muy pobre. El primero, intentando salvar los pocos muebles que le quedan en una especie de autoinmolación hacia el martirio, y el segundo con el tarareo de adelantar las elecciones sin hacer ninguna propuesta concreta. Muchos de ustedes dirán que nada nuevo bajo el sol,  pero el que escribe esto esperaba, si bien es cierto que con escepticismo, que el nivel político de este país subiera un poco.
Una vez acabado el cara a cara, desbandada general. La gran mayoría de los diputados de PSOE y PP ponen pies en polvorosa. Una vez sus líderes han escenificado el "debate", parece ser que el resto de grupos parlamentarios no interesan. Zapatero se queda, imagino más por obligación que por convicción, mientras que Rajoy puede permitirse llegar una hora tarde en la segunda jornada. Porque a fin de cuentas, ¿a quién le importan las minorías en un sistema democrático parlamentario como el nuestro?
Y aquí es donde empieza la perversión de la democracia española de hoy en día. La imagen de ayer demuestra que a los dos grandes partidos les importa bien poco alguien que no sea ellos mismos. Recuerdo no sin cierta rabia la impostura que adoptaban algunos representantes de PSOE o PP cuando criticaban las formas en las que los integrantes del Movimiento 15-M protestaban, afirmando que el sistema que tenemos ahora es mejor que cualquier otro. ¿Dónde queda esa defensa de los valores democráticos cuando hay que escuchar a los demás? ¿ O es que la democracia únicamente es el enfrentamiento directo entre dos fuerzas mayoritarias? ¿Dónde queda el resto de opciones políticas?
Esta actitud de defensa del bipartidismo es peligrosa, porque crea una especie de frentismo en el que se cataloga a los ciudadanos según siguen a un partido u otro, absorbiendo y fagocitando al resto de propuestas hacia las fuerzas dominantes.
La democracia que tanto PSOE y PP dicen defender no hace sino enfermar con estas actitudes. Dentro de unos meses, una nueva encuesta sociológica volverá a anunciar que uno de los principales problemas para la sociedad española son sus políticos. Cuando suceda, hagan memoria y recuerden el Debate Sobre el Estado de la Nación de 2011. O el de 2010, o el de 2009, o el de... Da lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario