jueves, 19 de mayo de 2011

PSOE y PP dan pena

La irrupción del Movimiento 15-M en plena campaña electoral era algo que casi nadie se esperaba. Los dos grandes partidos de este país pensaban que su presencia se iba a limitar a unas cuantas concentraciones de unos miles de desesperados, pero resulta que al final no ha sido así. Y tanto PSOE como PP han corrido a sacar tajada, como no podía ser de otra manera.
El PSOE ha visto en este movimiento ciudadano una posibilidad para evitar la debacle. Recoger todo ese voto descontento para frenar el avance del PP. Craso error. Zapatero y los suyos olvidan que si esta gente está en la calle es en gran medida por las medidas que ha tomado el Gobierno, por los recortes sociales y por la situación cada vez más difícil de una sociedad española que ve con creciente desesperación que su futuro no está nada claro. El hecho de que el PSOE haya corrido a garantizar el negocio a los más poderosos ha indignado a los españoles, que ven como el sistema democrático en el que estamos metidos se reduce a depositar una papeleta en una urna cada cuatro años. "También pido el voto crítico", decía Zapatero hace unos días. Otra banalidad más a sumar a las ya dichas por el presidente del Gobierno, que sigue subestimando este movimiento ciudadano y que, además, sigue pidiendo el voto útil para frenar al PP.
El PP, por el contrario, ha optado por el doble juego. Por un lado, ha visto en estas movilizaciones la oportunidad perfecta para darle la puntilla al PSOE. Ha achacado toda la responsabilidad al Gobierno y a sus políticas, y ha manifestado su "profundo respeto" (en palabras de Soraya Sáenz de Santamaría) por estos ciudadanos. Sin embargo, hay otros dirigentes del PP, como Esperanza Aguirre, que ven en el Movimiento 15-M la mano negra del PSOE, y lo comparan con las manifestaciones tras los atentados del 11-M, que según el ala más dura del PP provocó la primera victoria de Zapatero.
En lo que se han puesto de acuerdo tanto unos como otros es en minimizar el impacto de este movimiento, en defender a la clase política y en argumentar, por activa y por pasiva, que este sistema en el que estamos es el mejor posible. Tanto PSOE como PP se creen ajenos a estas manifestaciones. Todo lo contrario: el principal problema para muchos españoles es su clase política.

1 comentario:

  1. Cuanta razón tienes....menuda panda de sinverguenzas.
    Ciudadano cabreado

    ResponderEliminar