jueves, 26 de mayo de 2011

No son solo tres trajes

La trama Gürtel en Valencia no son solo tres trajes. Es algo más. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ya ha anunciado que va a investigar a parte de la cúpula del Partido Popular de la Comunidad Valenciana por delitos tan graves como el financiación ilegal de campaña electoral, cohecho o prevaricación. Los tres trajes del 'Molt Honorable' ya no son solo eso. Hay indicios bastante potentes para demostrar que algunos altos cargos del PPCV se relacionaron con la trama corrupta de Correa y 'El Bigotes' entre los años 2005 y 2009, entre ellos el actual vicepresidente primero, Vicente Rambla.
Algunos de los más fieles seguidores del PP podrán argumentar que este es solo un paso más, que la Justicia aún no ha dictado sentencia y que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Totalmente de acuerdo. Sin embargo, todo este proceso ha demostrado que muchos de los dirigentes del PP en la Comunidad Valenciana mintieron (mintió el presidente Camps cuando dijo que se pagaba sus trajes y cuando afirmó que no conocía de nada a 'El Bigotes'; también lo hizo Vicente Rambla cuando declaró que no había hablado nunca con miembros de la trama corrupta). Se desmonta así el falaz argumento que muchos dirigentes del PP, tanto a nivel regional como desde Génova, venían apuntando hace meses: Nadie se vende por tres trajes.
Pues no han sido solo tres trajes. Es algo más. Es toda una maraña de doble contabilidad, dinero público que desaparece o contratos amañados y troceados para evitar sacarlos a concurso público y otorgarlos a dedo. Se está demostrando que, para venderse, hace falta algo más que tres trajes.
Piensen en una cosa. Cuando en nuestra vida cotidiana se demuestra que alguien ha mentido de manera tan sistemática en un asunto tan grave, le retiramos la confianza, y no lo dudamos. ¿Por qué no hacemos en este caso lo mismo? ¿Por qué seguimos otorgando nuestra confianza, y lo que es más grave, nuestro dinero y su gestión, a alguien que nos engaña? Piénsenlo bien, aunque duela un poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario