jueves, 12 de mayo de 2011

Mentiras con malos humos

Ya han transcurrido cuatro meses desde la entrada en vigor de la nueva Ley Antitabaco y, como era de prever, ni el sector de la hostelería se ha sumido en la bancarrota, ni la gente ha dejado de ir a comer a bares y restaurantes, ni los hoteles se han quedado vacíos. Según un informe de la Asociación Nofumadores.org, en colaboración con el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, y utilizando datos del Instituto Nacional de Estadística y el Ministerio de Trabajo e Inmigración, la repercusión de la ley en el negocio de la restauración ha sido nulo.
Para que no pueda tachárseme de parcial, ahí van algunas cifras. La afiliación de trabajadores a la Seguridad Social en el primer cuatrimestre de 2011 en el capítulo de 'Comidas y Bebidas' sigue la misma tónica que en 2010 y 2009. A nivel anual, ha crecido medio punto en enero, más de medio punto en febrero, ha bajado 12 décimas en marzo y crecido algo más de dos puntos en abril, siguiendo una tónica muy similar a la de los años anteriores, años de crisis económica. A nivel mensual, en enero cayó casi dos puntos, mientras que en febrero, marzo y abril crecieron 74 décimas, más de un punto y más de cuatro puntos y medio, respectivamente. A excepción de enero, mes malo tradicionalmente, los datos mejoran los de años anteriores. Con los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) en la mano, el panorama es menos positivo. En el primer trimestre, los ocupados en el sector de 'Comidas y Bebidas' descendió un 5,3%, tres puntos por encima del primer trimestre de 2010. A esta cifra se han agarrado los detractores de la Ley Antitabaco. Sin embargo, esta caída es muy similar a la del cuarto (6%), tercer (5,9%) y segundo trimestre (5,7%) de 2010, con una Ley más permisiva.
Más datos. La cifra de negocio en enero y febrero, según el INE, se cerró de forma negativa. A nivel mensual, cayó 14 puntos en enero y casi seis en febrero. Pero estas caídas, si bien son bastante llamativas, siguen los mismos patrones que en 2009 (14,2%) y 2010 (13,9%), cuando había libertad de elección. A nivel anual, también hay bajadas, pero mucho menores que en años anteriores. Enero de 2011 se cerró con casi cuatro puntos menos, mientras que en febrero se perdieron algo más de tres puntos. Por contra, en enero de 2009 la caída fue del 4,7%, mientras que en 2010 el descenso fue del 4,1%. En febrero, 2009 se cerró con nueve puntos y medio menos, y 2010 con un 4,7% menos.
La conclusión es clara. La aplicación de la Ley Antitabaco no ha tenido la incidencia tan negativa que muchos querían hacer creer. Los indicadores económicos siguen pautas muy similares a años como 2009 y 2010, cuando la Ley era mucho más permisiva, y demuestran que lo que está influyendo de forma negativa en bares y restaurantes no es la prohibición de fumar, sino la misma crisis. Las predicciones de los más agoreros no se han cumplido, y los que lanzaron un órdago (amenazas de despido de personal incluidas) a la Administración han tenido que recular, más teniendo en cuenta que tanto PSOE como PP votaron a favor de esta ley, y que comunidades autónomas gobernados por unos o por otros la han hecho cumplir.
Echando la vista atrás, la verdad es que resultó irritante oír ciertas declaraciones de algunos dueños de bares y restaurantes. Cada dos por tres en los informativos, lanzando sus estadísticas viciadas y sus amenazas a todos aquellos que les quisieran escuchar, aprovechando el púlpito que algunos medios de comunicación les ofrecían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario