martes, 3 de mayo de 2011

La democracia hace aguas

Hay dos hechos muy recientes que no hacen sino probar, en mi opinión, que el sistema democrático actual hace aguas por todas partes, y no solo en España, sino en todo el mundo.
La muerte de Osama Bin Laden a manos de un comando del ejército de Estados Unidos ha sido, sin duda, la noticia no solo del fin de semana, sino del año. Muchos se alegraban y otros respiraban aliviados. Personalmente no me incluyo en ninguno de los dos grupos. Puede que sea un ingenuo, o alguien que piensa que el fin sigue sin justificar los medios, pero el asesinato de Estado siempre me ha parecido execrable, porque nos deja indefensos ante unos poderes invisibles y casi incontrolables. Quiero que quede claro que ni defiendo a Al Qaeda ni al que hasta hace unos días era su líder: El integrismo religioso llevado hasta sus extremos, como lo que hacía este hombre y su organización, es uno de los peligros más grandes que ha conocido la humanidad, y ahí está el número de víctimas para acreditarlo. Sin embargo, el Estado de Derecho que tanto nos vanagloriamos en defender tiene estas cosas, en ocasiones es preferible una ejecución que un juicio. Barak Obama ganó el Premio Nóbel de la Paz, y no ha demostrado ni una sola vez ser merecedor de este galardón, mantiene el penal de Guantánamo y ocupaciones militares en países como Afganistán, mientras mantiene relaciones con Estados que, como Israel o China, niegan los derechos humanos. Y no se engañen, con la muerte de Bin Laden el mundo no es un mundo más seguro, todo lo contrario. Ahora es cuando realmente vamos a pagar el precio de nuestra seguridad.
En clave más doméstica, la decisión del Tribunal Supremo de rechazar las listas de Bildu tampoco es una noticia que nos debiera de alegrar. Cuando se aprobó la Ley de Partidos, algunos advirtieron de los peligros que conllevaba. Primero se ilegalizó a la izquierda abertzale directamente relacionada con ETA. Ahora ya hay dos partidos políticos legales (Eusko Alkartasuna y Alternatiba) que seguramente no concurrirán a las próximas elecciones autonómicas. El entorno de ETA ha hecho movimientos que no se habían visto hasta ahora, incluso se ha dejado de aplicar el impuesto revolucionario. Por primera vez, ese entorno está haciendo movimientos para entrar en la vida política de Euskadi, y se le están cerrando todas las puertas. ¿Qué se le está pidiendo realmente a la izquierda abertzale? El objetivo no es que entre en la vida política, el objetivo es que realmente no llegue a entrar nunca.
Piensen en todo esto. Estados que matan impunemente mientras encuentran el aplauso y el beneplácito de otros Gobiernos, sistemas políticos y judiciales que ilegalizan a partidos políticos y listas electorales en base a intenciones y juicios de valor. La democracia se ha reducido a votar cada cuatro años. Triste.

1 comentario:

  1. En el fondo estoy totalmente de acuerdo contigo, pero...
    ¿Como sabemos que el Sr. Laden esta muerto? ¿no piensas que pudiera ser una maniobra yanki para que cometa un error y cazarlo de verdad?
    Y en cuanto a Bildu, pienso que al final la legalizaran para seguir con los pactos de gobierno en el Pais Vasco y para acercarse a la PAZ definitiva. Deberan ceder por el bien de todos.
    Tema muy complicado el de hoy.
    Un ciudadano cabreado

    ResponderEliminar