martes, 26 de abril de 2011

Perdidos

PSOE y PP están demostrando con el caso de las impugnaciones de las listas electorales de Sortu y ahora de Bildu su poca perspectiva para construir un Euskadi en paz y libre de la presión de ETA. Ambos, a nivel nacional, requieren de la presencia de una izquierda abertzale radical para seguir ganando votos fuera de los territorios vascos. Sin embargo, mientras el PSOE intenta matizar constantemente su discurso, el PP lanza a Mayor Oreja y sus más cercanos como avanzadilla y para liberar cierta presión en la guerra de las familias populares.
Piensa Mariano Rajoy que con esta estrategia gana cierta tranquilidad a nivel interno. Sin embargo, el líder del PP, con su 'dejar hacer', incurre en una contradicción. Si el Partido Popular no hace más que proclamar a los cuatro vientos que es centrista y moderado, ¿acaso piensa que manteniendo el duro discurso de Mayor Oreja va a ganar votos entre los que se consideran de centro y moderados? El PSOE, por su parte, sigue perdido en este tema, sin saber qué imagen transmitir a la sociedad, con el único objetivo de no permitir que el PP le arañe votos entre su electorado menos fiel y que ve en el tema de ETA-Euskadi un caballo de batalla muy difícil de domar. Además, tampoco se entiende que en este tema el PSOE se preste tantas veces a hacerle el juego al PP, un juego que, por otro lado, se antoja cada vez más perverso, y no hace sino demostrar, a mi entender, las pocas ganas con las que afrontan ambos partidos el fin de ETA.
Por suerte, tanto PSOE como PP en Euskadi apuestan por modular mucho más su discurso, conscientes de la importancia de mantener el pacto de Gobierno y, sobre todo, conscientes de que la sociedad vasca está hastiada de la violencia, sí, pero también del doble juego que ambos partidos políticos han jugado en el resto del Estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario