jueves, 31 de marzo de 2011

¿Quién le pone el cascabel al gato?: La entelequia de Camps (y IV)

A Francisco Camps no hay quien lo pare. Y en parte le entiendo. Debe ser muy complicado mantener una postura comedida cuando, a pesar de sus problemas con la Justicia, a pesar de la crisis galopante que asola la Comunidad Valenciana, a pesar de que gran parte de la dirección del PP evita aparecer en público con él; en definitiva, a pesar de todo, las encuestas le otorgan una mayoría abrumadora. A todo esto hay que sumar la nula autocrítica que hace Camps y todos sus acólitos. El resultado ya saben cual es: un jefe del Consell desbocado y con muy poca capacidad de resistencia a la frustración y a la crítica.
Que la Generalitat Valenciana tiene problemas financieros no es un secreto para nadie. Pero hay dos hechos que han centrado la atención sobre esta situación. Por un lado, la decisión de Correos de no entregar resoluciones debido a los impagos del Consell, y por otro, las deudas de la Conselleria de Sanidad con sus proveedores, que han amenazado con dejar de servir material. A todo esto hay que sumar los intermitentes corte de suministro eléctrico en la Ciudad de la Justicia o el Ayuntamiento de Valencia. Pinceladas de una situación cada vez más preocupante.
¿Y cuál ha sido la respuesta de Camps? ¿Pagar? No. Tomar aire, sacar pecho y sacar a pasear la chulería. Argumenta el jefe del Consell que sin la Generalitat Valenciana, no habría empresas de material sanitario. Tal vez Camps tenga razón, tal vez las empresas dependan en demasía del sector público. Sin embargo, no es de recibo que un presidente de una comunidad autónoma responda así a las críticas de alguien que no hace sino reclamar lo que le pertenece. Porque no olvidemos que estas denuncias reflejan impagos de hasta 2004. La respuesta de Camps no hace sino reflejar la mentira en la que está instalado, el mundo en el que cree estar, la fantasía que vive y que parece no tener fin mientras siga ganando elecciones y mientras nadie se atreva a toserle. Nadie le lleva la contraria a Francisco Camps. Oir hablar a los dirigentes del PP loando las virtudes del jefe resulta obsceno y un insulto a la inteligencia de los ciudadanos de la Comunidad Valenciana.
Ni siquiera la presencia de María Dolores de Cospedal en Elche en el día de ayer ha servido para bajarle los humos al presidente del PPCV. Todo lo contrario. ¿Quién sino Camps salvó a Rajoy de la quema en 2008?

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar