martes, 22 de marzo de 2011

Libia: Occidente ya tiene su nueva guerra

Occidente ya tiene una nueva guerra. El conflicto en Libia, de una crudeza brutal gracias a las acciones del Gobierno de Gadafi, se ha recrudecido aún más con la entrada de las potencias occidentales y sus bombardeos selectivos. Zona de exclusión y ataques aéreos a los que ahora se suma el embargo vía marítima.
Hoy por hoy, para la comunidad internacional, Libia es el problema a resolver. Da igual el resto de conflictos que a lo largo y ancho del planeta, conflictos en los que los ingredientes son los mismos: dictadores sanguinarios, población civil casi indefensa, y un conflicto que se antoja largo y complicado. La diferencia de estos conflictos con Libia es que no están en el patio trasero del primer mundo ni hay un recurso tan preciado como el petróleo en juego.
El Gobierno Español conseguía ayer el respaldo casi unánime (solo Izquierda Unida y el Bloque Nacionalista Galego votaron en contra) del Congreso de los Diputados para permitir la presencia española en esta guerra. El de ayer fue uno de los mayores ejercicios de cinismo e hipocresía que se pudo ver en la Cámara Baja en los últimos años. No sé si tuvieron la oportunidad de seguir en directo el debate. Fue muy triste hablar de derechos humanos a los portavoces parlamentarios. Si hace un par de meses les hubieran preguntado a esos mismos portavoces por la situación de los derechos humanos en Libia o su opinión respecto a Gadafi, la respuesta hubiera sido muy distinta. El argumento de la defensa de la población y los derechos humanos fue el más utilizado, y el más recurrente, porque no decirlo. ¿Y el petróleo? Nada de nada. ¿ Y la situación geoestratégica de Libia? No sabe no contesta. Congratula saber que nuestra clase política está tan por la labor de defender a las personas. Pronto habrá intervenciones militares en Marruecos, China, Arabia Saudí, Emiratos Árabes e incluso en Israel, donde se violan sistemáticamente resoluciones de la ONU.
Tanto los principales partidos políticos como los grandes medios de comunicación ya han puesto a trabajar su maquinaria para convencer a la opinión pública de las bondades de esta intervención, que califican de "justa, necesaria y proporcionada". A partir de ahora, cualquier excusa peregrina será válida con tal de reforzar la posición del Gobierno y de aquellos que les han apoyado. Los países desarrollados vuelven a tener una nueva guerra. Que les aproveche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario