jueves, 31 de marzo de 2011

¿Quién le pone el cascabel al gato?: La entelequia de Camps (y IV)

A Francisco Camps no hay quien lo pare. Y en parte le entiendo. Debe ser muy complicado mantener una postura comedida cuando, a pesar de sus problemas con la Justicia, a pesar de la crisis galopante que asola la Comunidad Valenciana, a pesar de que gran parte de la dirección del PP evita aparecer en público con él; en definitiva, a pesar de todo, las encuestas le otorgan una mayoría abrumadora. A todo esto hay que sumar la nula autocrítica que hace Camps y todos sus acólitos. El resultado ya saben cual es: un jefe del Consell desbocado y con muy poca capacidad de resistencia a la frustración y a la crítica.
Que la Generalitat Valenciana tiene problemas financieros no es un secreto para nadie. Pero hay dos hechos que han centrado la atención sobre esta situación. Por un lado, la decisión de Correos de no entregar resoluciones debido a los impagos del Consell, y por otro, las deudas de la Conselleria de Sanidad con sus proveedores, que han amenazado con dejar de servir material. A todo esto hay que sumar los intermitentes corte de suministro eléctrico en la Ciudad de la Justicia o el Ayuntamiento de Valencia. Pinceladas de una situación cada vez más preocupante.
¿Y cuál ha sido la respuesta de Camps? ¿Pagar? No. Tomar aire, sacar pecho y sacar a pasear la chulería. Argumenta el jefe del Consell que sin la Generalitat Valenciana, no habría empresas de material sanitario. Tal vez Camps tenga razón, tal vez las empresas dependan en demasía del sector público. Sin embargo, no es de recibo que un presidente de una comunidad autónoma responda así a las críticas de alguien que no hace sino reclamar lo que le pertenece. Porque no olvidemos que estas denuncias reflejan impagos de hasta 2004. La respuesta de Camps no hace sino reflejar la mentira en la que está instalado, el mundo en el que cree estar, la fantasía que vive y que parece no tener fin mientras siga ganando elecciones y mientras nadie se atreva a toserle. Nadie le lleva la contraria a Francisco Camps. Oir hablar a los dirigentes del PP loando las virtudes del jefe resulta obsceno y un insulto a la inteligencia de los ciudadanos de la Comunidad Valenciana.
Ni siquiera la presencia de María Dolores de Cospedal en Elche en el día de ayer ha servido para bajarle los humos al presidente del PPCV. Todo lo contrario. ¿Quién sino Camps salvó a Rajoy de la quema en 2008?

martes, 29 de marzo de 2011

Filosofía de vida: La entelequia de Camps (III)


Tal vez sea el estrés de la próxima campaña electoral, pero Francisco Camps cada día lo pone más fácil. Con el Decreto de Disolución de Les Corts con motivo de las próximas elecciones autonómicas y municipales, el jefe del Consell y presidente del PP de la Comunidad Valenciana reunía a los suyos en una comida de hermandad. Y por lo que ha trascendido, cada día que pasa el 'Molt Honorable' nos sigue sorprendiendo.
Y como ya viene siendo habitual en estos casos, la piedra en el zapato se llama ripollismo/zaplanismo. Los miembros díscolos del PPCV afines al presidente de la Diputación de Alicante no acudieron a la cita, evidenciando que Camps no controla del todo el partido en la Comunidad Valenciana. A los presentes les agradeció el apoyo y el cariño que le han dispensado en los últimos meses con motivo del "acoso" que ha sufrido por el Caso Gürtel. Hizo saber que se ha llegado a la meta con la gestión del Consell. Y para acabar de redondear la comida, obsequió a los suyos con dos vídeos, uno con pensamientos de cosecha propia y otro desglosando todos y cada uno de los errores del PSPV y de Zapatero.
Visto lo visto, cada día que pasa no hago sino reforzarme en la idea de que Francisco Camps no es consciente de la realidad en la que vive. Habría que preguntarle al jefe del Consell si la meta a la que se ha llegado es a la del paro galopante que asola la Comunidad Valenciana, la cada vez peor situación de la industria valenciana o el descenso que han sufrido los valencianos en su nivel de vida y los servicios que reciben. Habría que preguntarle a Camps si realmente cree que vamos a liderar la salida de la crisis en toda España, si realmente las cifras que se conocen son para tirar cohetes, si la situación de la Sanidad y la Educación en esta tierra son las mejores.
Lo de los vídeos lo dejo aparte. Porque, a pesar de ser el presidente del Partido Popular en la Comunidad Valenciana, me gustaría haber visto la cara de los presentes cuando se les plantó el vídeo delante. Porque si algo de dignidad les queda a los dirigentes del PPCV, como mínimo debieron sentir vergüenza ajena al ver eso. Sino, mal vamos en la Comunidad Valenciana, porque a los del PP no les queda ni un ápice de sentido crítico, tan solo glosar las bondades y virtudes de un líder que cada vez está más lejos de la realidad. ¿Han leído "1984"? ¿Conocen las sesiones de propaganda que debían tragarse los ciudadanos acerca de su líder? Pues eso. Vayan atándose los machos para los próximos cuatro años.

lunes, 28 de marzo de 2011

Corrupción: La entelequia de Camps (II)


Francisco Camps sigue dando muestras de que el sistema democrático le importa bien poco. La manifestación del pasado sábado de miles de valencianos contra la corrupción no ha gustado nada en el PP de la Comunidad Valenciana. El día anterior, Antonio Clemente, secretario general del PPCV, anunciaba una denuncia contra los convocantes y exigía al poder judicial medidas cautelares para evitar la degradación de la imagen del 'Molt Honorable'.
Ni Francisco Camps ni Antonio Clemente se creen el Estado de Derecho. Sus años en el poder, sus encuestas favorables y sus mayorías absolutas les han conferido una especie de aura de intocables, en el que las urnas legitiman su gestión y les confieren una invulnerabilidad a los tribunales casi invencible. En lo que Camps y todo el PP de la Comunidad Valenciana se equivocan es que la Comunidad Valenciana no es suya, no les pertenece, pertenece a los ciudadanos, la manifestación del sábado fue una buena muestra de ello. Ellos solo están de paso.
Mientras, los voceros del jefe del Consell, con Canal 9 a la cabeza, siguen transmitiendo una visión de la realidad parcial, sesgada y manipulada. Y ya no solo hay voces contrarias a esta situación en la oposición política de la Comunidad Valenciana, sino en el propio PP fuera de ellas. Desde Aragón ya se ha dejado ver que Camps está fuera de onda con su política a favor de los trasvases. El PPCV mantiene el mismo discurso de hace cuatro años, cuando volvió a ganar las elecciones, antes del estallido de la crisis, dando una imagen que va desde la risa a la lástima. ¿Les recuerda a alguien?

viernes, 25 de marzo de 2011

Riqueza, prosperidad y bienestar: La entelequia de Camps

No se sí conocen la zona de prensa de la Generalitat Valenciana. Si tienen un momento, dedíquenle cinco minutos de su tiempo para leer los titulares, no tienen desperdicio, sobre todo los que glosan las andanzas de Francisco Camps. Riqueza, prosperidad y bienestar. Tres palabras que se repiten en todas y cada una de las notas de prensa del 'Molt Honorable', ya sea para inaugurar un hospital, hablar de una exposición de arte, presentar una nueva infraestructura o visitar un puesto de venta de churros.
No les descubro nada si les digo que los gabinetes de prensa tienen una función muy determinada. Su objetivo no es otro que promocionar a sus superiores y/o empresas. La cosa está clara y no hay ninguna objeción al respecto. El problema es que la utopía en la que vive Camps la ha traslado a su ejército informativo, en todas sus vertientes. Leer las notas de prensa de Presidencia de la Generalitat Valenciana es una mezcla entre estar en los mundos de Yuppi y una risión continuada. Todo es riqueza, prosperidad y bienestar. Todo está bien, y lo que está mal, no es culpa de nuestro President, sino del Gobierno de Madrid, encabezado por un Zapatero que se acuesta todas las noches maquinando planes contra la Comunidad Valenciana.
Menos mal que el 'nostre President' y todo su Gobierno velan por nosotros. Así nos va.

martes, 22 de marzo de 2011

Libia: Occidente ya tiene su nueva guerra

Occidente ya tiene una nueva guerra. El conflicto en Libia, de una crudeza brutal gracias a las acciones del Gobierno de Gadafi, se ha recrudecido aún más con la entrada de las potencias occidentales y sus bombardeos selectivos. Zona de exclusión y ataques aéreos a los que ahora se suma el embargo vía marítima.
Hoy por hoy, para la comunidad internacional, Libia es el problema a resolver. Da igual el resto de conflictos que a lo largo y ancho del planeta, conflictos en los que los ingredientes son los mismos: dictadores sanguinarios, población civil casi indefensa, y un conflicto que se antoja largo y complicado. La diferencia de estos conflictos con Libia es que no están en el patio trasero del primer mundo ni hay un recurso tan preciado como el petróleo en juego.
El Gobierno Español conseguía ayer el respaldo casi unánime (solo Izquierda Unida y el Bloque Nacionalista Galego votaron en contra) del Congreso de los Diputados para permitir la presencia española en esta guerra. El de ayer fue uno de los mayores ejercicios de cinismo e hipocresía que se pudo ver en la Cámara Baja en los últimos años. No sé si tuvieron la oportunidad de seguir en directo el debate. Fue muy triste hablar de derechos humanos a los portavoces parlamentarios. Si hace un par de meses les hubieran preguntado a esos mismos portavoces por la situación de los derechos humanos en Libia o su opinión respecto a Gadafi, la respuesta hubiera sido muy distinta. El argumento de la defensa de la población y los derechos humanos fue el más utilizado, y el más recurrente, porque no decirlo. ¿Y el petróleo? Nada de nada. ¿ Y la situación geoestratégica de Libia? No sabe no contesta. Congratula saber que nuestra clase política está tan por la labor de defender a las personas. Pronto habrá intervenciones militares en Marruecos, China, Arabia Saudí, Emiratos Árabes e incluso en Israel, donde se violan sistemáticamente resoluciones de la ONU.
Tanto los principales partidos políticos como los grandes medios de comunicación ya han puesto a trabajar su maquinaria para convencer a la opinión pública de las bondades de esta intervención, que califican de "justa, necesaria y proporcionada". A partir de ahora, cualquier excusa peregrina será válida con tal de reforzar la posición del Gobierno y de aquellos que les han apoyado. Los países desarrollados vuelven a tener una nueva guerra. Que les aproveche.

lunes, 21 de marzo de 2011

Los peligros de la Curia

Cada vez cuesta más seguir a la Curia Católica. Piensen un poco en los últimos acontecimientos y sabrán la razón.
Por un lado tenemos cientos de casos de abusos sexuales y maltratos perpetrados por religiosos y religiosas durante décadas en escuelas y orfanatos de todo el mundo, hace décadas y ahora. A pesar de tener conocimiento de ellos, la Jerarquía Católica ha hecho oídos sordos, ha intentado esconder o comprar esos abusos y ha exonerado a los culpables cambiándoles de destino, con lo que los casos de abuso han seguido multiplicándose. Por otro lado, tenemos a aquellos que, a lo largo de todo el siglo XX, han justificado, jaleado, amparado y ayudado a tiránicos y sanguinarios dictadores, todos ellos de misa diaria (España, Chile, Argentina,...). Delaciones y 'purificaciones' con el único objetivo de exterminar la mala hierba. No se olviden de cardenales y papas, viviendo en la opulencia mientras predican valores como la humildad o la caridad, exigiendo a los demás sacrificios cuando ellos mismos no son capaces de llevar a cabo ni uno solo. Y luego tenemos a los cristianos de base, los que ayudan a los demás, los que están al lado de los pobres, los que, en definitiva, pasan de la doctrina oficial y viven su fe de una manera más consecuente.
La noticia de excomunión del 'Pare Manel' ha indignado a más de un católico. Este cura, que ayudó a abortar a una joven como 'mal menor' por su situación personal ha indignado a las cabezas bienpensantes de la Iglesia Católica, no solo a la Curia, sino también a esa pléyade de seguidores fanáticos sin cerebro, que no hacen sino repetir las consignas y la propaganda que se les lanza desde la Conferencia Episcopal sin pararse a pensar un segundo en lo que hacen o dicen. Mientras, la Curia sigue haciendo sus negocios, entra en los medios de comunicación e influye cada vez más en la educación, con la proliferación de centros concertados y con el beneplácito de algún que otro Gobierno Autonómico.
La Iglesia Católica, como ven, cada vez es más peligrosa. Cuidado con ella.

miércoles, 16 de marzo de 2011

La energía nuclear (no) es segura


Antes que nada, me gustaría dejarles claro que no soy un experto en energía nuclear. Sin embargo, y dada esta ignorancia, me hago preguntas acerca de si realmente esta es una energía tan segura como algunos afirman. Me explicaré.
La tragedia de Japón y la situación crítica de la central nuclear de Fukushima ha abierto el debate en todo el mundo desarrollado acerca de la idoneidad o no de mantener nuestra relativa dependencia sobre esta fuente de energía. Alemania encabezaba las reacciones y anunciaba una revisión de sus instalaciones nucleares más antiguas. China daba a conocer ayer que no construirá nuevas centrales por el momento. Incluso España ha anunciado una revisión de sus centrales. Por contra, Estados Unidos y Rusia han mantenido su apuesta por la energía nuclear a pesar de la catástrofe.
Y es entonces cuando me asaltan las dudas, creo que razonables por otra parte. Si la energía nuclear es tan segura, ¿por qué los países con gran cantidad de instalaciones nucleares revisan sus políticas? ¿Por qué las principales Bolsas del mundo se desploman y los mercados comienzan a tambalearse? ¿Por qué sigue siendo un sector tan opaco y oscuro del que cuesta tanto obtener información? ¿Por qué se sigue afirmando que es una energía limpia y que no contamina, cuando los residuos que genera son altamente tóxicos y cuesta un mundo encontrar un lugar en el que instalar los tan temidos cementerios nucleares? Lo más sensato sería reconocer ese riesgo, y aplicar políticas energéticas que tuvieran como protagonistas alternativas más limpias, baratas y renovables.
Este pánico nuclear que se ha desatado ahora demuestra muy a las claras que ni los más fervientes defensores de la energía nuclear las tienen todas consigo. Si no, a santo de qué iban a revisar sus centrales nucleares países como Alemania o China. ¿Acaso han visto a algún accionista de este sector dormir dentro de una central?

martes, 15 de marzo de 2011

La verdadera apuesta de Camps por la sanidad pública

Ayer leíamos dos noticias que demuestran el interés de los que gobiernan la Comunidad Valenciana por dotar a los ciudadanos de una sanidad pública de calidad. Los trabajadores de la nueva Fe se concentraban para protestar por las condiciones en las que desempeñan su trabajo. La proximidad de las elecciones municipales y autonómicas precipitó la puesta en marcha de las nuevas instalaciones, provocando toda una serie de problemas para los profesionales, pero sobre todo para los pacientes.
La nueva Fe tiene el objetivo de convertirse en una referencia sanitaria no solo en la Comunidad Valenciana, sino en España y Europa (así lo aseguraban hace unos años Francisco Camps y el entonces conseller de Sanidad, Vicente Rambla). Imaginaba que Camps predicaría con el ejemplo. Error. El 'Molt Honorable' deja su actividad política por unos días aquejado de problemas en la espalda. ¿Y dónde creen que va a tratarse? A La Casa de la Salud, un hospital privado. Entonces tal vez la nueva Fe no sea el paradigma de nada, tal vez el sistema sanitario valenciano hace aguas por todos los lados, tal vez los hospitales y centros de salud públicos tienen verdaderos problemas para afrontar el día a día. Esto hay que agradecérselo a la constante y conciencuda política de desgaste de la sanidad pública que lleva a cabo el PP, que busca autojustificarse para seguir llenando el sistema sanitario de hospitales privados, donde los lujos están a la orden del día pero que ante cualquier mínima dificultad no dudan en utilizar la sanidad pública para lavarse las manos.
La verdadera apuesta de Camps por la sanidad pública no es la nueva Fe, no se engañen. De haber sido así, ya habríamos visto al jefe del Consell tratar allí sus problemas de espalda. Y Rajoy llega a Valencia el viernes, en plenas Fallas. Probablemente no se encuentren. Una pena.

viernes, 11 de marzo de 2011

Gadafi, uno de los nuestros


Cada día que pasa, se va demostrando feacientemente que el conflicto en Libia no hace sino demostrar dos cosas. La primera y principal, que Gadafi es un asesino de masas, un genocida metido a líder de tres al cuarto, un dictador instalado en la más profunda de las ignominias que está masacrando a su pueblo con la excusa de mantener el orden. La segunda, que el mundo desarrollado, con Estados Unidos y la Unión Europea a la cabeza, sigue aumentado su hipocresía y cinismo, llevando a cabo un supuesto papel diplomático que dista mucho de ser útil.
Sobre la naturaleza de Gadafi, poco que comentar que no se haya dicho ya. En estos momentos, el líder libio estaría ganando terreno a los rebeldes. De ganar el conflicto, se avecinan consecuencias inimaginables. Piénsenlo. Tendría la legitimación de las masacres pasadas y futuras, y además dotaría de un modelo a seguir al resto de gobiernos dictatoriales árabes para utilizar la represión más brutal con tal de mantener el poder.
El papel de la comunidad internacional no hace sino confirmar que a las potencias del mundo desarrollado les importa bien poco la suerte de los insurgentes y mucho las consecuencias económicas y sociales del conflicto. Estados Unidos comenzó con un compromiso claro con el pueblo libio, para pasar después a un "dejar hacer" muy vinculado al precio del petróleo. Por su parte, la Unión Europea sigue con sus contradcciones: ahora condenamos a Gadafi, le pedimos que se vaya, reconocemos al Gobierno de los rebeldes, ahora no lo reconocemos (porque únicamente reconocemos Estados, no Gobiernos), jugamos a la diplomacia y alargamos los plazos, unos plazos y unos tiempos que los rebeldes no tienen. La UE, además, sigue más preocupada por la situación de las refinerías de petróleo y por las oleadas de inmigrantes ilegales en el sur de Europa que por asegurar los derechos humanos en el norte de África.
Y todo esto nos lleva a preguntarnos cuál es la parte legítima en el conflicto libio. La indecisión de Occidente es en sí misma una respuesta muy clara. Gadafi es uno de los nuestros, porque es el único que puede garantizar el suministro de petróleo y mantener a ralla al islamismo radical, que por otra parte ya se está frotando las manos con la probable victoria del dicatador libio. La victoria de Gadafi nos conviene. Es por nuestra seguridad.

jueves, 10 de marzo de 2011

El fracaso de un modelo

La publicación de la correspondencia entre la familia Ruiz-Mateos y el Banco de Santander hechas públicas ayer no tienen desperdicio. Revelan una personalidad enfermiza, casi psicótica, de uno de los personajes empresariales más extravagantes que ha dado la Historia reciente de España. El intento de levantar un nuevo emporio basado en las cenizas de Rumasa se ha ido al traste. Empresas en quiebra, concursos de acreedores e incertidumbre para los miles de trabajadores de Nueva Rumasa, que ya puede catalogarse como un gran 'bluf'.
Ayer leía las cartas una por una, y conforme iba avanzando mi perplejidad iba en aumento. Recomiendo su lectura a través del enlace del principio del post. Ruiz-Mateos, como poco, revela una personalidad poco asentada. Pasa de la adulación al odio con una facilidad pasmosa, y se aferra a sus creencias religiosas como si eso pudiera darle las claves del éxito. Y lo que es peor, hay momentos en los que reconoce abiertamente haber engañado a todos aquellos que, de buena fe, invirtieron en sus empresas.
Las cartas ponen de manifiesto la desesperación de una familia que basó sus negocios en una mentira, y que con su salida hacia adelante, no hizo más que agravar la situación. Ruiz-Mateos seguía creyendo en la bondad infinita del Banco de Santander sin llegar a entender que, en última instancia, una entidad financiera está para ganar dinero, no para tirarlo a la basura, y llega un momento en que las buenas palabras ya no sirven, sobre todo si tenemos en cuenta los antecedentes de Ruiz-Mateos. Al final, cuando el agua ya llegaba al cuello, las cartas se tornan en una mezcla entre la súplica y la pataleta de un niño pequeño. 
La conclusión a la que ha llegado la familia Ruiz-Mateos es que ha sido la negativa del Banco de Santander la que ha provocado su caída, llegando incluso a interponer una denuncia por haber negado más créditos. La mentira en la que se había instalado esta familia les impide ver la realidad, una realidad basada en la mentira y el autoengaño. Y es que, con todo, el caso de Ruiz-Mateos ha puesto de manifiesto algo en lo que ya hablaba recientemente, la diferenciación entre amos y los empresarios. El señor Ruiz-Mateos es el prototipo del amo, ahora amo destronado, con deudas, arruinado y sin futuro. El problema de todo esto es que ha dejado en la misma indefensión a todos los trabajadores de Nueva Rumasa. Si hubiera Justicia, este señor debería acabar sus días en la cárcel. Estaremos atentos.

miércoles, 9 de marzo de 2011

8 de marzo: gestos y realidades

8 de marzo, Día de la Mujer. Un día de muchos gestos, de frases políticamente correctas, de buenas intenciones, pero también de realidades, y muy duras. Año tras año, uno de los argumentos más recurrentes por esta fecha para justificar la poca integración laboral de la mujer es el de insistir en lo poco presentes que están en los puestos directivos de empresas e instituciones. Y parece que el éxito o el fracaso para conseguir la igualdad es aumentar ese porcentaje.
Sin embargo, esa no es la realidad. La realidad es que la inmensa mayoría de las mujeres cobran menos que los hombres por desempeñar el mismo trabajo, que siguen sufriendo la violencia de sus parejas y que siguen cargando con el peso del hogar. La realidad también nos dibuja despidos por quedarse embarazadas, nos enseña disminución de derechos con la excusa de la crisis, y nos remite a un sistema en el que, en la mayoría de los casos, la mujer sigue siendo una especie de oscuro objeto de deseo.
Pero no quisiera pecar de pesimista ni aguafiestas. Reconozco que en los últimos años se han ido haciendo avances, que la mujer se ha ido integrando en el mundo laboral por derecho propio, que copa las universidades de este país en busca de una formación que garantice su futuro. Poco a poco los hombres se hacen un hueco en casa y en la educación de los hijos.
Sin embargo, en este panorama no ayudan para nada ciertos gestos, como los del presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, a quien no se le ocurre otra cosa que presentar un libro de recetas de cocina en el mismo acto institucional que ensalza los derechos de las mujeres, y a quien le parece bien que las falleras con moños y blusón puedan entrar gratis a los toros. Pero Rus no es más que un ejemplo, un ejemplo de la derecha más rancia de este país, cuyo código genético aún no ha asimilado que esos tiempos se acabaron, un código genético que quiere a una mujer sumisa, bonita y en casa. Claro que sí. Como Dios manda.

lunes, 7 de marzo de 2011

Un Partido Popular sin ética ni principios


La convención que el Partido Popular llevaba a cabo en Palma el pasado fin de semana ha dejado una imagen impagable, de esas que hacen pensar, y mucho. La instantánea de Francisco Camps firmando un manifiesto contra la corrupción es una de las mayores muestras de cinismo e hipocresía que un partido político puede llevar a cabo. Proclamado por la plana mayor del PP, jaleado por Mariano Rajoy y vitoreado por sus compañeros, Camps ha salido muy reforzado, y lo que es peor, legitimado para seguir haciendo de las suyas mientras pesan sobre él fundados indicios de delito.
Obras son amores y no buenas razones. Mucho se ha especulado con que Rajoy se quería deshacer de Camps. Puede ser que fuera cierto, pero al final el 'Molt Honorable' se ha llevado el gato al agua, el líder gallego se ha tragado el sapo y a muchos dirigentes del PP les queda ese regusto amargo de haber intentado limpiar la imagen del partido sin conseguirlo. La valenciana es una autonomía que da muchos votos al PP, y para Rajoy ha pesado mucho más eso que llegar a las elecciones limpio. La imagen que la convención ha dejado es la de un Partido Popular al que le importan más los votos que los principios y la ética.
¿Y qué me dicen de la elección de Palma? Curioso, cuanto menos. Uno de los lugares donde los desmanes del PP han llegado más lejos. Pues nada, allá vamos, sin rubor. Con Jaume Matas en pleno proceso judicial y fuera del Gobierno Balear, todo es pasado, se ha pasado página.
Y la hipocresía y cinismo del PP vienen de ahí, de exigir a los demás honradez y honestidad, de exigir un buen gobierno, de exigir transparencia. Mariano Rajoy y el PP exigen. Perfecto. Que sus barones regionales se apliquen el cuento. Sobre todo en la Comunidad Valenciana.

viernes, 4 de marzo de 2011

En la política de Camps está la penitencia


Francisco Camps sigue a lo suyo. El líder del PP de la Comunidad Valenciana y presidente de la Generalitat Valenciana, sigue aumentando el histrionismo de sus apariciones públicas, de sus declaraciones y de sus políticas. Y es que las elecciones municipales y autonómicas obligan.
Entre graciosas y patéticas han sido las últimas apariciones públicas del 'Molt Honorable'. En las sesiones de control de Les Corts, arropado por su grupo parlamentario, que no hace más que reirle las gracias, no se cansa de cantar a los cuatro vientos su inocencia, su gran grado de aceptación por parte de los ciudadanos y lo bien que gobierna, con sus logros y virtudes. Sin embargo, la realidad es otra. La realidad es que se está cargando a marchas forzadas el sistema educativo valenciano, degradando las escuelas públicas e invirtiendo desmesuradas cantidades de dinero en las escuelas privadas y concertadas. Ha sucumbido a las presiones de la Jerarquía Católica en política sexual, retirando programas de educación sexual aceptados por la comunidad educativa y científica y dejando que sea la Curia la que marque las pautas, una Curia que se siente cómoda con Camps porque mantiene su injerencia en el sistema educativo, con un conseller que remueve los estómagos de los expertos con sus ideas cada vez más peregrinas.
Camps ha logrado, además, que la Comunidad Valenciana sea una de las más afectadas por la crisis. Por mucho que se empeñe el 'Molt Honorable', la economía valenciana ha caído el pasado año y hay más parados que nunca, la industria sigue con su modelo obsoleto mientras la inversión en I+D+i brilla por su ausencia, mientras que Camps sigue basando su política económica en los grandes eventos y enormes saraos, despilfarrando dinero y dejando las políticas sociales en la cola de sus prioridades.
Todo esto aderezado con una oposición dormida, desorientada, sin pegada y que sigue sin encontrar su sitio, con candidatos que no hacen más que repetir discursos prefabricados y preparados de antemano, sin alma y sin mensaje político.
Esta es el nivel de la política en la Comunidad Valenciana. Y dicen que en el pecado va la penitencia. Pues eso. Seguimos de penitentes.

martes, 1 de marzo de 2011

Hagan negocios, que todo vale


Hacer negocios casi siempre está reñido con la conservación de los derechos humanos. Coincido con ustedes en que no descubro nada nuevo, pero al ver ciertas noticias de estos días no hago sino pensar en que esta verdad universal no es sino una consecuencia del sistema neoliberal en el que vivimos, y que poco a poco confiere a los mercados y a la economía en general un papel preponderante sobre el bienestar y derechos inalienables de las personas.
Por un lado, las revueltas en parte del mundo árabe. Poco que decir que no se haya contado ya. Túnez y Egipto en pleno cambio de gobernantes, mientras que Libia se encuentra inmersa en plena guerra civil. La reacción tardía de Occidente en pro de los derechos humanos destapó su hipocresía y cinismo acerca de lo importante que es para el sistema capitalista mantener las relaciones comerciales con países en los que la Declaración de los Derechos Humanos no son sino papel mojado. Y mientras que la Unión Europea y Estados Unidos piden a los gobernantes de Túnez, Egipto y Libia que dejen paso a las democracias, que escuchen a su pueblo, hacen la vista gorda con países como Catar y Emiratos Árabes Unidos, monarquías absolutas en los que derechos fundamentales brillan por su ausencia.
Allí está ahora José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno de España, haciendo negocios y facilitando la inversión de las fortunas del Golfo Pérsico (casi siempre vinculadas a las familias reales) en empresas españolas. Días antes, a nuestro presidente se le llenaba la boca proponiendo una especie de Plan Marshall para los países del norte de África, y exigiendo más derechos humanos. Ahora ha cambiado el escenario, y por tanto también toca cambiar el discurso.
Como ven, es preferible hacer negocios y facilitarlos que exportar derechos humanos. Los primeros pueden vivir sin los segundos. Y eso lo sabe Occidente. Y calla. Y consiente. Y se hace cómplice de unos gobiernos autoritarios. Y cada vez hay menos rubor en mostrar una hipocresía y un cinismo que crece de forma proporcional a las necesidades energéticas de un país. Todo vale.