lunes, 28 de febrero de 2011

A pesar de todo, Camps sigue estando solo


Finalmente, Francisco Camps ha conseguido lo que quería, aunque no de la forma que perseguía. La pasada semana, Mariano Rajoy, presiente del PP, desojaba la margarita y proclamaba al 'Molt Honorable' como candidato a la presidencia de la Generalitat Valenciana. A pesar de que la presión del caso Gürtel es cada vez mayor, Rajoy ha decidido arriesgarse.
El PP de la Comunidad lanzaba un órdago al PP nacional al proclamar de forma unilateral a Camps como candidato, cuando sólo el Comité Nacional tiene esa potestad, según los estatutos del Partido Popular. Génova se tragaba la disciplina de partido, y ratificaba a Camps. Rajoy, siguiendo su estrategia habitual, esperaba y hacía desesperar a Camps, que temía que alguna resolución de última hora le dejara fuera de juego. No ha sido así, y el presidente del PP ha decidido asumir el riesgo. Piensen en cómo quedaría la imagen de Camps sentado en el banquillo de los acusados, un Camps ratificado por Rajoy, que en esos momentos estará inmerso en plena precampaña para las generales de 2012 y que podría ver cómo le estalla en las manos un más que posible caso de financiación irregular del PP de la Comunidad Valenciana.
A pesar de lo que pueda parecer, la situación en la que queda el 'Molt Honorable' no es para nada feliz. Lo que ha demostrado Gürtel es que Camps mintió. Mintió cuando dijo que no conocía a Álvaro Pérez (jefe de la rama valenciana de la trama corrupta) y mintió cuando dijo que se pagó los trajes. Mucha gente del PP espera que Camps pague la multa de más de 40.000 euros que contempla el ordenamiento jurídico para el cohecho impropio. Pero Francisco Camps ni analiza esta posibilidad, porque pagar la multa significaría admitir el delito, y no pagarlo supondría ir directamente a juicio.
Además, Camps ha saboreado lo que es estar solo más allá de las fronteras de la Comunidad Valenciana. Mientras de fronteras para adentro el 'president' se blinda y se rodea de los más incondicionales, ni Mariano Rajoy ni María Dolores de Cospedal estarán presentes en la fiesta que el PP de la Comunidad Valenciana celebrará para festejar las candidaturas. Tan solo Esteban González Pons sigue la estela de Camps, una situación que al vicesecretario de comunicación del PP le cuesta cada vez más digerir.
Por suerte para ellos, al PP le quedan las encuestas y la disciplina de sus votantes.

1 comentario:

  1. Pues sí, pero mira ahí está. Solo pero acompañado, aunque ya le vale al descerebrado de Pons. Todavía confío en la justicia.

    ResponderEliminar