jueves, 17 de febrero de 2011

La desvergüenza del PP con la Justicia


Las relaciones directas entre el poder político y el poder judicial siempre ha sido un tema recurrente para los partidos políticos, sobre todo cuando están en la oposición o cuando sus dirigentes están inmersos en procesos judiciales. Últimamente el PP está utilizando ese discurso, y lo está haciendo con una hipocresía y un cinismo que no hace sino provocar, cuanto menos, vergüenza ajena.
Hablan los líderes populares de persecución judicial, de conspiraciones contra sus líderes, de inventar casos donde no los hay, de utilizar a jueces y policías en favor del Gobierno y medios del Estado para espiar a miembros del PP. Sin embargo, toda esta situación no hace sino demostrar la poca memoria de algunos y el sesgo tan particular con el que algunos miran la realidad que les rodea.
El PP olvida que, cuando estuvo en el Gobierno, colocó a jueces y fiscales afines para controlar las principales instancias judiciales. Cómo olvidar a Jesús Cardenal, fiscal general del Estado con Aznar, que nombró a dedo y con el criterio contrario de la mayoría de sus compañeros de profesión a Eduardo Fungairiño como fiscal jefe de la Audiencia Nacional. El paso de ambos ha dejado un reguero de actuaciones poco imparciales y de dudosa independencia. Hagan memoria. Fungairiño se mostró contrario a investigar a las dictaduras argentina y chilena, ocultó información a los jueces que exculpaba a uno de los acusados por el atentado de Aznar, y llegó a decir que en el accidente del Yak-42 no había indicios de delito.
Rajoy y sus acólitos no pusieron ningún tipo de reparos a que el Consejo General del Poder Judicial estuviera copado en su mayoría por jueces de marcado carácter conservador, con un presidente, Francisco José Hernando, muy cercano a los postulados de la derecha de este país.
También pasa por alto el PP su labor de enroque en la renovación del Tribunal Constitucional, desde que está en la oposición, y su constante recurrir a este órgano para intentar revocar leyes aprobadas democráticamente por el Congreso de los Diputados.
Sin embargo, desde Génova ven una justicia imparcial cuando los casos de corrupción salpican al PSOE, o cuando la Policía y Guardia Civil remiten informes alertando de las relaciones entre Sortu y ETA.
El PP habla de justicia politizada. Miren un poco hacia atrás, señores del PP, y mantengan la boca cerrada. Les conviene, no sea que empecemos a tirar de hemeroteca y descubramos el doble rasero y la doble moral de la que siempre han hecho gala.

1 comentario:

  1. Creo sinceramente, que es de una desbergüenza
    absoluta, decir que el tema de la trama Gurtel,
    es un montaje de la Fiscalia, tal como afirma
    el Sr. Trillo, a sabiendas de que al Fiscal Gene-
    ral lo designan entre el PP y el PSOE...
    El Sr. Trillo tiene constancia como otros,en
    la Comisiòn de Justicia etc. de que el Presidente
    de Tribunal Supremo y del CGPJ MIENTE AL CONGRESO
    mientras el Sr. Trillo y el Sr. Bono se callan.
    Las mentiras son palmarias y numerosas en
    escrito firmado por el Sr. Divar(salvo falsifica-
    ciòn de firma en el CGPJ)de 16 de Enero de 2009
    enviado al Presidente del Congreso.
    Esto no es ciencia ficciòn, es REALIDAD
    PALMARIA y por tanto , a parte de deslealtad
    del poder judicial al poder Legislativo,las
    mentiras se efectuan produciendo la impunidad
    del Juzgado de I. nº 48 de Madrid, que en Auto
    de 5 de noviembre llega a afirmar que "no existe
    infracciòn penal en los hechos denunciados"
    cuando en atestado la policia afirma que un
    individuo se saltò un semàforo en Rojo y produjo
    lesiones a otros ciudadanos. Pudo haber incluso
    PREVARICACION, dado que se contradijo a sabiendas
    lo indicado en el articulo 621 del Còdigo Penal.
    Rajoy ha visto incluso un cartel en Guada-
    lajara que indicaba : "Carlos Divar miente al
    Congreso", la Sra. Sainz de Santamaria tiene un
    correo electrònico explicàndole todo el entrama-
    do de una presunta corrupciòn judicial,sin que
    nos conste hiciera otra cosa que "mirar para
    otro lado" y en la Comisiòn de Justicia tienen
    ademàs de explicaciones sobre el tema,documentos
    relativos y copia del escrito del Sr. Divar.
    ¿A que se dedican nuestros diputados?
    Bono se calla, mientras Divar le engaña.
    Nuestro telèfono es el 677214648.Asociaciòn ANCEJ

    ResponderEliminar