jueves, 25 de noviembre de 2010

De pandemias y contagios


Con el permiso del conflicto entre las dos Coreas, hay dos focos en el panorama internacional. Por un lado, el brote de cólera en Haití que amenaza con campar a sus anchas por todo el Caribe. Por otro, la continua crisis económica y el carácter insaciable de los mercados.
En todo el hemisferio norte, y sobre todo en Europa, se habla de planes de rescate financiero, de medidas para frenar el déficit, de préstamos y deudas nacionales, en definitiva de "contagios". La alarma que estalló en Grecia, se extendió a Irlanda y ahora parece afectar a Portugal es como una especie de pandemia invisible que nadie sabe cómo parar, pues son los "mercados" los que dictan la enfermedad y la misma cura. Esos mercados invisibles, a los que nadie sabe poner cara ni identificar, están condicionando cada vez más la vida de cientos de millones de europeos, ahogándoles aún más con medidas "necesarias" (aunque nadie sabe concretamente para quién).
Y entonces encontramos otro tipo de pandemia en Haití. Esta sí se ve, tiene rostro, es fácilmente identificable y cuantificable (por el número de muertos). Y sin embargo, no despierta el mismo interés que la "pandemia financiera".Occidente abandona a su suerte a Haití, un país en crisis permanente, con niveles de desarrollo ínfimos y con condiciones de vida deplorables, agravadas más si cabe por el terremoto de hace un año. Recuerden que en Haití, además de subdesarrollo, pobreza y miseria, poco más hay de interés. Por eso ni las potencias ni los "mercados" se fijan en ella. Y es que hay imágenes que hablan por sí mismas: bebés en barreños con un cepillo de dientes en la mano intentando aprovechar la poca agua potable que tienen sus padres; u hospitales de campaña atiborrados de víctimas en las que se mezclan goteros y cubos que recogen los vómitos de los enfermos.
Curar la pandemia de Haití es mucho más sencillo que la que sufre el mundo "civilizado". Pero los "líderes" occidentales están mucho más preocupados en contentar a los "mercados" que en solucionar los problemas que de verdad azotan al ser humano, como la pobreza o el subdesarrollo. Así nos va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario