lunes, 11 de octubre de 2010

Posibilidades, pocas


A año y medio de las próximas elecciones generales, el panorama que se le presenta al PSOE es muy negro. Las últimas encuestas le dan una diferencia al PP superior a los 12 puntos, y eso que la derecha de este país aún no ha presentado ni una sola propuesta económica real para salir de la crisis. Por lo que se conoce a estas horas, el PSOE perdería las elecciones de 2012 sin que el PP las hubiera ganado.
Este matiz es importante, y más si tenemos en cuenta que las soluciones a la recesión que ha puesto el PSOE sobre la mesa (llámense ayudas a fondo perdido a los bancos, medidas de ajuste que afectan a funcionarios y pensionistas, reforma laboral, proyecto de reforma del sistema de pensiones, recortes en inversiones, etc) provocan que una parte importante de su electorado más fiel haya huído en desbandada. A esto habría que sumar que ese otro electorado menos fiel, que baila entre los dos grandes partidos, prefiera votar a la otra opción antes que volver a otorgarle la confianza a los socialistas.
Y es que, hoy por hoy, el PSOE solo tiene dos posibilidades para optar a plantarle cara al PP en 2012. Por un lado, que la economía española haya vuelto a levantar el vuelo en los últimos meses del próximo año, una situación muy poco probable a pesar del espaldarazo del FMI a España y que va a dejar con la miel en los labios a más de uno. Por otro lado, que el candidato de los socialistas a presidir el Gobierno no sea Rodríguez Zapatero. En los últimos tres años, la popularidad de Zapatero ha caído en picado, algo que no parecen entender todavía en la cúpula socialista. Los electores socialistas piden a gritos un cambio, y mejor le iría al PSOE si de ver en cuando abriera las ventanas y escuchara lo que piensan sus militantes (miren sino las elecciones primarias de Madrid: los militantes dieron una lección al aparato).
La cuestión no es si el PP ganará las elecciones en marzo de 2012, sino si el PSOE y Zapatero reaccionarán a tiempo para dar un vuelco a la situación. A día de hoy, diría que no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario