jueves, 30 de septiembre de 2010

Falacias sobre la huelga general

Ya ha pasado. La quinta Huelga General en España desde la llegada de la democracia ya es historia. ¿Y qué ha quedado? A juzgar por lo que la mayoría de medios de comunicación han 'vomitado' a la opinión pública, este país estuvo ayer sumido en un caos tremendo, entre el incendio generalizado y unos piquetes que, cuanto menos, destrozaban escaparates y hacían perder miles de millones de euros a las empresas. Y nada más lejos de la realidad.
Los incidentes que se produjeron en algunas calles españolas no fueron la tónica general, aunque los medios de comunicación afines a la derecha de este país se afanaban en sus ediciones del medio día y la noche en relacionar los incidentes con la convocatoria de la huelga. Y es que en los días anteriores a la huelga tanto la clase empresarial de este país, con Díaz Ferrán a la cabeza, y el Partido Popular, elaboraban una estrategia que tan solo puede calificarse como sucia. La incoveniencia de la huelga y la advertencia de que los hechos violentos son innatos a ella no son sino una forma de condicionar la libre elección de los ciudadanos a ejercer un derecho fundamental. A los empresarios se les ve venir, se les conoce, no desean que sus 'curritos' les hagan perder dinero en un día en el que reivindican unas condiciones laborales mejores. Sin embargo, el doble juego del PP es muy esclarecedor: con la boca pequeña apoyaban la huelga porque desgastaba al Gobierno, y una vez que la tienen encima la condenan e imponen unos servicios mínimos abusivos allá donde gobiernan.
Pero una de las falacias más graves ha sido la de criticar a los piquetes por no dejar ejercer el derecho al trabajo. Los mismos medios de comunicación afines a la derecha se llevaban las manos a la cabeza porque gente que quiso trabajar o abrir su negocio no pudo hacerlo, o lo hizo a medias. Sin embargo, estos mismos 'mass media' no dijeron nada ante las amenazas de muchas empresas contra sus trabajadores, a los que hacían ver las consecuencias si secundaban la huelga. Y es que el 29 de septiembre mucha gente fue a trabajar por miedo al día después, por miedo a perder un día de salario cuando llega tan justo a fin de mes, por miedo de perder su puesto de trabajo, por miedo de verse en el paro, por miedo a las represalias internas. ¿No es esto lo que llaman terrorismo?
Y qué decir del papel de los sindicatos, organizaciones parásitas que no hacen sino chupar del bote, dando trabajo a amigos y familiares, viviendo del cuento, y defendiendo sus privilegios sin pensar en los demás. ¿Esto es un sindicato? Porque la definición podría extenderse a partidos políticos, asociaciones y fundaciones afines a ellos, organizaciones privadas, altos directivos de grandes empresas, corproaciones locales y autonómicas de carácter público, incluso ONGs. Todos chupan del bote. ¿Les damos puerta a todos? A nadie le conviene, salvo para hacer discursos fáciles y populistas.

martes, 28 de septiembre de 2010

Un mal caldo de cultivo


El 27 de septiembre comenaba el juicio contra el mayor entramado de corrupción que ha podido instalarse en un ayuntamiento de la España democrática. ¿Se puede hablar de fin de ciclo y de una manera de entender la política municipal? Yo creo que no. Me explicaré.
Jesús Gil llegaba a la alcaldía de Marbella en 1991, tras haber fundado el Grupo Independendiente Liberal (GIL) y tras una campaña electoral en la que llegó a visitar uno por uno a los votantes de Marbella, sobre todo a los de mayor poder adquisitivo. Para los ciudadanos de Marbella, era la primera vez que un político se preocupaba de verdad por su voto. Gil era conocido por su puesto de presidente del Atlético de Madrid y por su particular manera de gestionarlo. Trasladó esos métodos a Marbella. Los grandes partidos renegaban, aunque con la boca pequeña, de esa forma de hacer política, e incluso mucha gente reía sus gracias en aquel inefable programa emitido en Telecinco, en el que metido dentro de un jacuzzi hablaba por teléfono y se rodeaba de "bellas señoritas ligeras de ropa". A las siguientes elecciones Gil volvía a ganar las elecciones en Marbella, se rodeaba de fieles seguidores (entre ellos Julián Muñoz) y comenzaba una operación de desfalco a gran escala que se descubriría años después.
En 1999 ingresó en prisión, al ser imputado de los delitos de malversación de caudales públicos y falsedad en documento público. En 2002 fue condenado a 28 años de inhabilitación y seis meses de arresto por cuatro delitos de prevaricación, por lo que se vio obligado a abandonar la alcaldía de Marbella por el desvío de 450 millones de pesetas del ayuntamiento marbellí al Atlético de Madrid. Jesús Gil también entró en prisión por la malversación de 4.442 millones de pesetas del ayuntamiento de Marbella entre los años 1991 y 1995. Después de su muerte, en 2004, el Tribunal Supremo lo declaró culpable de apropiación indebida del Club Atlético de Madrid aunque lo absolvió por prescripción. En la misma sentencia lo declaró culpable de estafa al club por simulación de contratos. Tras él llegaron Julián Muñoz, Marisol Yagüe y la disolución del ayuntamiento de Marbella con la explosión del Caso Malaya y la aparición de Pedro Roca como cabeza visible de la red.
Y es entonces cuando los ciudadanos de Marbella, y los del resto del Estado Español, se echan las manos a la cabeza, despiertan de un sueño y se topan con la cruda realidad. En parte puede ser una lectura de lo que ha sucedido, y en parte en una salida por la tangente para no asumir la responsabilidad que toca. Y es en este momento cuando toda una caterva de 'famosillos' comienzan a aparecer en televisión, a desvelar secretos, a decir cosas del estilo 'yo lo sabía', 'yo lo advertí', 'yo conocía a fulanito que a su vez conocía a' y un largo etcétera. Y es entonces cuando la bola ya es imparable, cuando los culpables parecen las víctimas, y todos lloran de desconsuelo y piden medidas humanitarias para salir de la cárcel. Y es aún más sorprendente ver a esos culpables fuera de la cárcel, paseándose por las calles y los platós de televisión como si nada sucediese, con índices de audiencia muy considerables y cobrando sumas de dinero que a muchos trabajdores de este país les costaría ganar.
Entonces, ¿qué responsabilidad se les puede pedir a los ciudadanos cuando año tras año otorgan su confianza a unos representantes políticos que, sin esconderse demasiado, llegan a la alcaldía de un municipio español con la intención de llevárselo calentito? ¿Acaso esos ciudadanos no se olían el percal? ¿Acaso esos ciudadanos no se sienten responsables de nada? ¿Acaso esos ciudadanos no sabían quiénes eran Jesús Gil, Julián Muñoz, Marisol Yagüe, etc, etc? Sí que lo sabían pero, hoy por hoy, eso ya da igual, porque es en este contexto cuando se crea un caldo de cultivo idóneo para que la corrupción se institucionalice, para que sea algo más en el paisaje político de este país, y los partidos políticos se dan cuenta que, a pesar de todo, sale rentable y no resta votos.
Es cierto que los culpables se sientan en el banquillo de los acusados, pero no me negarán que, a pesar de todo, queda una sensación de decepción. Y grande.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

UE: Unidad Económica


Cada día tengo la mayor seguridad de que quien inventó el término UE para redefinir a la vieja Europa se equivocó con las siglas. Y nada mejor que los últimos acontecimientos en Francia para explicarme.
El presidente de la República de Francia, Nicolás Sarkozy, ha materializado la expulsión de gitanos rumanos con el argumento de su situación irregular en suelo galo. La medida no tiene nada de nueva, muchos gobernantes recurren a este tipo de medidas cuando sus índices de popularidad están bajos, cuando se quiere lanzar un mensaje al resto de inmigrantes ilegales o cuando se quiere transmitir a la ciudadanía una falsa sensación de seguridad en una época cercana a las elecciones. Todos estos condicionantes se dan en el caso francés.
La respuesta de la Comisión Europea no se hacía esperar, y a través de la Comisaria de Justicia, Viviane Reding, se advertía de las consecuencias de estas medidas. "Se impide la libre circulación de personas, uno de los pilares de la creación de la nueva Europa" se ha llegado a decir.
En las últimas horas, el tono se ha suavizado, pero no el fondo del asunto. Sarkozy, más pendiente de las elecciones, ha decidido que no va a tolerar ni una sola injerencia de la CE en su gestión. Y tiene todas las de ganar. En primer lugar, porque Francia, junto a Alemania, es uno de los pilares de la UE; por tanto, es de esperar que las sanciones de las que hablaba Reding se queden en un brindis al sol. Además, Sarkozy es consciente de la realidad de la UE, una realidad que ha tardado en descubrirse pero que se ha mostrado muy cruda, y es que la tan pretendida Unión Europea nunca ha existido a nivel social. Podría decirse que a nivel económico sí se ha avanzado, se ha facilitado el libre comercio de mercancías y, sobre todo, de capitales. Sin embargo, el desarrollo de políticas sociales y de profundización en los derechos humanos se ha quedado en los cajones de los eurodiputados. Los Estados nunca se han creído el proyecto, aunque hayan hecho ver que sí.
En la Unión Europea importan los argumentos económicos, no los sociales. Sino que se lo digan a los deportados.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Fotografías


Quien acuñó la frase "Más vale una imagen que mil palabras" sabía lo que se decía, La fotografía de grupo de todo el Comité Ejecutivo del Partido Popular en Santiago de Compostela habla por sí sola. Francisco Camps acudió a Galicia para buscar la fotografía con Mariano Rajoy, y la consiguió, aunque solo a medias. Y digo a medias porque ese robado que buscaba Camps, esa complicidad con el líder no tuvo lugar. El President sólo cuenta con la fotografía oficial, muy poco botín para tan largo viaje, y más teniendo en cuenta que aparece en una esquina, un espacio de poca relevancia, sin peso político.
No suelo visitar mucho la web del PP, pero esta vez me comía la curiosidad. Las fotografías seleccionadas son toda una declaración de intenciones. Camps tan solo aparece en la de grupo. En el resto, Cospedal, Gallardón, Núñez Feijoo, además de Rajoy, son los protagonistas. Y es que a Rajoy comienza a resultarle incómoda la presencia de Camps. Es cierto que desde Génova, versión oficial en mano, se ha proclamado, de manera oficiosa, a Camps como candidato para las próximas elecciones autonómicas y municipales; y también hay que reconocer que Francisco Camps es el 'candidato natural' del PP en la Comunidad Valenciana. Sin embargo, atrás quedan ya esos tiempos de amistad y confianza entre ambos líderes. El Caso Gürtel ha roto todo eso.
El interrogante que queda por responder es si Camps aguantará hasta mayo de 2011, bien porque los tribunales hablen o bien porque Rajoy tome por fin una decisión. Hasta ese momento, y por ahora, las fotografías ya han hablado.