martes, 29 de junio de 2010

Una huelga muy, muy lejana

Los dos principales sindicatos del Estado Español, UGT y CCOO, han convocado una jornada de huelga general para el próximo 29 de septiembre como respuesta a la reforma laboral presentada recientemente, una medida que se enmarca en el Plan de Ajuste elaborada por el Gobierno para reducir el déficit y mejorar la competitividad del mercado laboral español. No vamos a entrar ahora en los pormenores de dicha reforma laboral, conocida por todos a estas alturas. En lo que me gustaría detenerme un poco es en la respuesta de los sindicatos.
La huelga estaba anunciada. Cuando Zapatero y su equipo presentaron las medidas de recorte (bajada del sueldo de empleados públicos, congelación de pensiones, etc), Méndez y Toxo dejaban caer la posibilidad de convocar una huelga, sin llegar a concretar nada más. La reforma laboral fue la gota que ha colmado el vaso. Sin embargo, lejos de producirse una tormenta, la reacción ha sido la de una ligera llovizna. Presentar una jornada de huelga general para dentro de tres meses, con un mes de verano de por medio, no hace sino desvirtuar el sentido mismo de la huelga. En esta ocasión, los sindicatos han jugado ser prudentes (seguramente en demasía) y esperarán al trámite parlamentario para contemplar la posibilidad de desconvocarla.
Tanto UGT como CCOO incurren en el error de la "responsabilidad", cuando a mi parecer lo que deberían hacer es movilizar, y cuanto antes mejor, a todas sus bases. Tres meses es mucho tiempo para que los motivos que han provocado la huelga sigan "calientes". Parece que hay que recordarles a UGT y CCOO que está siendo la clase trabajadora la que más está sufriendo los embates de la crisis y la que está pagando los platos rotos de un modelo capitalista voraz y cruento (por cierto, recomiendo el documental 'Capitalismo, una historia de amor' de Michael Moore para tener claras unas cuantas cosas) que, cuando hace aguas, busca la tabla de la salvación de los poderes públicos para salvarse.
Según la definición de la Real Academia Española de la Lengua, un sindicato es una "asociación de trabajadores constituida para la defensa y promoción de intereses profesionales, económicos o sociales de sus miembros". Creo que habría que poner en práctica esta definición. Y lo dice un afiliado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario