viernes, 7 de mayo de 2010

Rajoy se equivoca

Sorprendentes las últimas declaraciones de Mariano Rajoy, presidente del PP, sobre su apoyo a Francisco Camps. Y digo sorprendentes porque Rajoy incurre en dos errores, uno político y otro me atrevería a decir de índole moral.
El político es casi instantáneo a sus declaraciones. Por de pronto, el líder del PP se salta el código ético aprobado recientemente por su propio partido, un partido que sale dividido por la doble vara de medir del líder en cuanto a los casos de corrupción que azotan a su partido. Mientras hombres como Camps o Fabra salen indemnes, algunos altos cargos de Madrid ya han sido desvinculados del partido. Quien no recuerda a Bárcenas, que ha pasado de contar con el apoyo más firme de Rajoy a estar solo. Curiosamente, el mismo apoyo que mostraba el líder a Camps (¿será el primer paso para cersarlo?). Además, puede que Rajoy haya incurrido en otro error añadido, uno estratégico que le podría costar caro. ¿Qué pasará el 12 de mayo si finalmente el Tribunal Supremo decide mantener la investigación sobre los famosos trajes? ¿Apoyará Rajoy a un imputado?, o, por el contrario, ¿se deshará de Camps como se deshizo de Bárcenas? ¿O es que acaso Rajoy ya conoce cuál va a ser la decisión del Supremo?
El error moral, a mi entender, tiene una gravedad superior al político. El mensaje que transmite Rajoy no solo a los militantes y simpatizantes de su partido, sino también al resto de los ciudadanos es que no importa que un alto cargo de tu partido esté imputado, lo apoyas y ya está, da igual lo que sentencien los tribunales. Por cierto, Rajoy debería ser algo más coherente con sus declaraciones; esa misma tarde pedía respeto a las decisiones judiciales en la cuestión del Estatuto de Catalunya. Parece que para Rajoy los tribunales sólo son algo serio y válido cuando sirve a sus intereses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario