martes, 23 de marzo de 2010

¿Agua para todos?

Tras los informes hecho públicos por la ONU, la respuesta es evidente: No, no hay agua para todos. Y no porque Zapatero (que nos niega el agua a los valencianos y hace que nos muramos de sed, que no avancemos económicamente, que no podamos llenar la Comunidad Valenciana con miles y miles de campos de golf, que no podamos construir donde queramos sin preocuparnos si tendremos suministro de agua potable) se niegue al Plan Hidrológico Nacional, sino porque la falta de agua potable en muchos puntos del planeta está haciendo verdaderos estragos.
Dejando el sarcasmo a un lado, los datos de los informes elaborados por organismos internacionales son demoledores:
− Cuatro millones de personas mueren cada año de enfermedades relacionadas con la falta de agua o con la falta de potabilidad del agua.
− En todo el planeta, más de 1.200 millones de personas carecen de abastecimiento básico de agua.
− Las mujeres de los países en vías de desarrollo deben recorrer, como mínimo, seis kilómetros al día para procurarse agua.
− La diarrea ha causado más muertes en menores que todos los conflictos que ha habido desde la II Guerra Mundial.
− El consumo que se hace del agua a nivel mundial es exponencial. Con el ritmo actual, dentro de 25 años el ser humano hará uso de nueve de cada diez litros de agua que hay en la Tierra, dejando el 10% restante para el resto de seres vivos.
− La mitad de humedales del mundo han desaparecido. La mayoría han sido destruidos durante los últimos 50 años.
− Los alrededor de seis u ocho litros que caben en el depósito del inodoro son los que utiliza una persona de un país en vías de desarrollo al día para cocinar, beber y asearse.
Cifras demoledoras. Unas cifras que, a pesar de todo, se olvidarán en los próximos días. Y es que este es un problema que no preocupa hoy por hoy a la sociedad occidental desarrollada. Los políticos pasan de puntillas por el tema, a pesar de las muertes que acarrea, unas muertes que no conllevan votos, no conllevan beneficios a corto plazo, no conllevan una mejora de nuestro sistema actual. Por ello son las ONGs las que se preocupan, los gobiernos lavan sus conciencias con las subvenciones a estas organizaciones, dejando en sus manos una labor que deberían llevar a cabo los Estados mas civilizados.

jueves, 11 de marzo de 2010

Actitudes democráticas



Recientemente, un senador norteamericano republicano, que durante muchos años había sido el azote de los derechos de los homosexuales, salía del armario y reconocía su condición de homosexual. La explicación que daba este señor, de cuyo nombre no quiero acordarme, era que respondía a los intereses de sus electores, aún yendo contra su propia orientación sexual. Ustedes se preguntarán a santo de qué traigo este tema a colación. La respuesta es sencilla: No hace falta irse muy lejos para encontrar una doble moral tan sibilina como la que practica este señor.
En los últimos días hemos oído a varios dirigentes del Partido Popular exigir al Gobierno Español una actitud más firme contra Estados poco democráticos como Cuba o Venezuela. Es cierto que en estos dos países, sobre todo en el primero y más taimadamente en el segundo, las libertades más fundamentales se hayan recortadas. Sin embargo, me gustaría hacer algunas matizaciones al señor Rajoy y sus acólitos.
La primera de ellas, y creo que la más importante, es que nos e oye a ningún dirigente del PP cargar contra Estados como China o Marruecos, donde la democracia brilla por su ausencia. Hay que resaltar que, a diferencia de Cuba o Venezulea, estos dos Estados son muchos más duros con sus opositores; sin embargo, los intereses económicos son mucho más fuertes, con lo que no interesa demasiado enemistarse con sus Gobiernos.
Debería el señor Rajoy volver la cabeza hacia la Comunidad Valenciana. Hay muchos ejemplos de carencia democrática que debería atajar cuanto antes. Por un lado, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, no responde preguntas de los periodistas hace años, y se comunica con la sociedad a base de notas de prensa que, cuanto menos, invitan a la risa y al estupor, con frases como "abrimos un período de abundancia" en plena crisis. Por otro, tenemos a todo un vicepresidente de la Generalitat Valenciana, Juan Cotino, que acusa a una diputada de la oposición de no conocer a su padre (lo que viene a calificar a su madre como una mujer de vida alegre, por ser finos). Además, tenemos a un presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, que hace unos meses insultaba y amenazaba a los profesores (un hecho por el que la Justicia ya lo ha condenado) y que permite que un subalterno suyo censure y prohiba una exposición con fotografías sobre el Caso Gürtel.
Para ser justos, he de decir que buena parte del PPCV se ha desmarcado de estos asuntos. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, salía al paso y reconocía el error. Pero ahí ha quedado todo. Aparte de la dimisión del director del MUVIM (olé por su decisión), donde se proyectaba la exposición, nada más. Está claro que buena parte de la plana mayor del PPCV ha heredado ciertos tics del franquismo y no ha sabido absorber actitudes democráticas.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Reformas laborales


La "gran propuesta" de Díaz Ferrán para incentivar el contrato entre los jóvenes menores de 30 años ya ha caído en saco roto. En menos de 24 horas, y vistas las reacciones de la opinión pública, el presidente de la CEOE se lo ha pensado mejor.
Sin embargo, no debería extrañarnos esta propuesta, dadas las recetas que Díaz Ferrán pone encima de la mesa para lo que él llama una "Reforma laboral eficaz", un documento vago, sin prácticamente ninguna concreción y con muchas alusiones a las bondades de un despido mucho más flexible que el actual.
Hablá Díaz Ferrán de un "nuevo contrato indefinido con una indemnización intermedia entre el temporal y el indefinido" y de que "la mejor garantía de un empleo futuro no está tanto en unos costes de despido más o menos altos". O lo que es lo mismo, más facilidades para que la empresa despida a los trabajadores con contrato indefinido. Sin embargo, el jefe de los empresarios españoles se olvida que en este país, tanto la contratación como el despido son casi a la carta.
El fomento del contrato a tiempo parcial también parece ser una de las soluciones. El presidente de la CEOE ya se contradice, habla de trabajar por un empleo más estable y de fomentar el tiempo parcial. ¿En qué quedamos? Además, el hecho de que haya más contratos a tiempo parcial puede servir para las estadísticas, pero no para que el empleo sea más estable y de calidad.
"Medidas de control del absentismo laboral". Habla el presidente de la CEOE de que el 75% de este absentismo viene dado por las bajas, y propone que los 15 primeros días de baja los pague únicamente la Seguridad Social. Primero, hay que recordarle al señor Díaz Ferrán que los trabajadores no enferman por gusto, y que las bajas siempre las confirma un médico.
Otra de las medidas de las que seguramente el señor presidente de la CEOE se siente más orgulloso es de pedir "mayor flexibilidad interna en la empresa", para reforzar aún más la posición de fuerza del empleador, hablando de modificaciones del contrato sobre todo en movilidad funcional y geográfica. Traducción para los mortales y curritos de a pie: estar aún más a disposición de la empresa, y que ésta disponga aún más de tu tiempo.
En cuanto a los EREs, Díaz Ferrán y toda la CEOE aboga por que la intervención de la Justicia y los poderes públicos se reduzca a verificar la aplicación legal. Esto es, que las empresas puedan hacer EREs sin necesidad de que Trabajo dé el visto bueno, a diestro y siniestro, y sin tener que abonar ninguna indemnización por despido.
Si estas son las propuestas de la patronal, nos tendremos que atar los machos. Por cierto, ¿qué hace un señor como Díaz Ferrán, con sus empresas en quiebra y sus trabajadores sin cobrar, haciendo propuestas de reformas laborales? ¿Es que nos hemos vuelto locos?