viernes, 29 de enero de 2010

Mis Cojones 33


El Gobierno anunciaba el viernes, tras el Consejo de Ministros, que va a interponer un recurso de inconstitucionalidad contra el Decreto-Ley 1/2010 de la Comunitat Valenciana de medidas de protección y revitalización del conjunto Histórico de la Ciudad de Valencia, que permite, en esencia, el derribo de parte del barrio de El Cabanyal, solicitando además su suspensión. Se da un paso más en el contencioso que abrió el Consell con la aprobación por la vía "Mis Cojones 33" de dicho decreto Ley, tras la pronunciación del Tribunal Supremo instando al Ejecutivo Central a que considerase si había o no expolio con el conflicto del Cabanyal.
No voy a entrar ahora en el debate sobre si derribos si o no, si es mejor o peor para le barrio, etc. Es un debate de muchos años, donde las posiciones de unos y otros han quedado lo suficientemente claras.
A la hora de escribir este artículo, el Gobierno que preside Francisco Camps aún no se ha pronunciado, pero desde aquí ya les puedo adelantar por dónde irán los tiros: El Gobierno de Zapatero desprecia al Gobierno de la Comunidad Valenciana, somos víctimas de su política, es el demonio, no nos quieren, todo se lo lleva Cataluña, ataque frontal, bla, bla, bla. No esperemos una respuesta clara, comedida, razonada, política. Seguramente saldrán los voceros de siempre, a ladrar por las esquinas, poniendo su lengua bífida a todo trapo.
Comentarios sarcásticos aparte, el problema lo seguirán sufriendo los afectados del Cabanyal que, lejos de ver cómo se resuelve un problema que ya dura más de una década, deberán esperar un poco más a que los tribunales resulevan la papeleta. Mientras, el Consell, con Camps a la cabeza, ya ha encontrado una nueva excusa para hacerse el mártir. Hay que ver como son las cosas, desde 1996 hasta 2004, casi no se oyó al PP de la Comunidad Valenciana despotricar del Gobierno de España. Y es que aún hay valencianos que creemos que los poderes públicos se deben a los ciudadanos, y no a los partidos políticos que los apoyan.
En todo caso, desde aquí vuelvo a mostrar mi apoyo a los vecinos que se van a quedar sin sus casas, y muestro mi estupor y mi rabia contra un Ayunamiento de Valencia y un Gobierno de la Generalitat Valenciana que sigue apostando por destruir antes que rehabilitar y construir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario