martes, 14 de diciembre de 2010

Hipocresía made in UE


El Parlamento Europeo rechazaba ayer la Directiva de Permiso Único para los trabajadores de terceros países que no pertenecen a la Unión Europea. De haber salido adelante, esta nueba norma habría establecido diferencias entre miembros de la clase trabajadora de Europa y todo el mundo, sin olvidar las derogaciones de derechos básicos como la exportación de pensiones, prestaciones, derecho a la vivienda, formación y educación.
Muchos partidos de izquierda y sindicatos celebran este rechazo, sobre todo cuando la tramitación y debate de esta directiva había pasado de puntillas por los medios de comunicación. Con la excusa de frenar la inmigración ilegal, la UE ponía en marcha una de las normas más restrictivas de su historia. Sin embargo, a nadie debería sorprender que se debaten y aprueben medidas como estas. La realidad es que esos mercados de los que ahora tanto se habla son los que propician estas medidas, a costa de mermar derechos fundamentales dando así facilidades a las empresas para que contraten a precio de semiesclavitud, y aprovechando la precaria situación por la que pasan trabajadores e inmigrantes.
Y es también muy curioso como la Unión Europea se erige en defensora de derechos fundamentales frente a países como Cuba, China, Venezuela, haciendo gala de un cinismo y una hipocresía sin límites, cuando dentro de sus propias fronteras se afanan en ir socavando poco a poco los cimientos de un sistema de bienestar que tanto ha costado de edificar. No hay más que recordar la tibia respuesta de la UE ante la medida de Sarzozy de expulsar a gitanos de Francia. Y es que esto no es más que la constatación del éxito de un modelo capitalista brutal, que no hace sino dar facilidades para el movimiento de capitales y mercancías, dejando de lado al ser humano.
Esto no es más que una batalla. Desde la derecha europea ya se ha anunciado que se volverá a abrir este debate en los próximos meses. La crisis lo requiere, la competitividad lo requiere, las cuentas de resultados lo requieren, los accionistas lo requieren.

jueves, 25 de noviembre de 2010

De pandemias y contagios


Con el permiso del conflicto entre las dos Coreas, hay dos focos en el panorama internacional. Por un lado, el brote de cólera en Haití que amenaza con campar a sus anchas por todo el Caribe. Por otro, la continua crisis económica y el carácter insaciable de los mercados.
En todo el hemisferio norte, y sobre todo en Europa, se habla de planes de rescate financiero, de medidas para frenar el déficit, de préstamos y deudas nacionales, en definitiva de "contagios". La alarma que estalló en Grecia, se extendió a Irlanda y ahora parece afectar a Portugal es como una especie de pandemia invisible que nadie sabe cómo parar, pues son los "mercados" los que dictan la enfermedad y la misma cura. Esos mercados invisibles, a los que nadie sabe poner cara ni identificar, están condicionando cada vez más la vida de cientos de millones de europeos, ahogándoles aún más con medidas "necesarias" (aunque nadie sabe concretamente para quién).
Y entonces encontramos otro tipo de pandemia en Haití. Esta sí se ve, tiene rostro, es fácilmente identificable y cuantificable (por el número de muertos). Y sin embargo, no despierta el mismo interés que la "pandemia financiera".Occidente abandona a su suerte a Haití, un país en crisis permanente, con niveles de desarrollo ínfimos y con condiciones de vida deplorables, agravadas más si cabe por el terremoto de hace un año. Recuerden que en Haití, además de subdesarrollo, pobreza y miseria, poco más hay de interés. Por eso ni las potencias ni los "mercados" se fijan en ella. Y es que hay imágenes que hablan por sí mismas: bebés en barreños con un cepillo de dientes en la mano intentando aprovechar la poca agua potable que tienen sus padres; u hospitales de campaña atiborrados de víctimas en las que se mezclan goteros y cubos que recogen los vómitos de los enfermos.
Curar la pandemia de Haití es mucho más sencillo que la que sufre el mundo "civilizado". Pero los "líderes" occidentales están mucho más preocupados en contentar a los "mercados" que en solucionar los problemas que de verdad azotan al ser humano, como la pobreza o el subdesarrollo. Así nos va.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Vuelva usted mañana


El imaginario español está lleno de tópicos y clichés. Andaluces divertidos, catalanes agarrados, madrileños chulos, gitanos maleantes y funcionarios vagos, entre otros también muy sonados. Es muy común la imagen del empleado público trabajando menos horas de las que les corresponde, y utilizando una de esas horas, sino más, en almorzar.
Clichés al margen, aún resuena la propuesta del Gobierno de ligar el salario del funcionario a su productividad, a pesar de que en ocasiones ya sucede así. Desde el ejecutivo ya han adelantado que la propuesta se habrá de concretar y negociar con los sindicatos. Este argumento de "incentivos y comisiones", muy extendida en ciertos sectores de la empresa privada, está muy coja. Y explico la razón.
Me llamaba especialmente la atención lo rápido que el informativo de alguna cadena privada vinculada a la derecha de este país aplaudía la medida, y con el argumento de "Salario vinculado a la productividad, como en la empresa privada" abría su informativo a bombo y platillo. Habría que recordar a este medio de comunicación, y por extensión a esos sectores a los que representan, que hay muchos trabajadores de la empresa privada que tienen un sueldo fijo. Y ese sueldo fijo, en muchas ocasiones, no crece, ni siquiera aplicando la subida del IPC. De hecho, muchas empresas han utilizado la excusa de la crisis para recortar salarios trabajando las mismas horas o incluso algunas más.
Ahora, señores de la empresa privada, díganle a la mayoría de la clase trabajadora de este país, es decir, a los mileuristas, a los que trabajan con contratos precarios, a los que con un contrato de media jornada trabajan la jornada entera, a los que trabajan más de ocho horas al día y no reciben horas extras, a los que van de chapuza en chapuza para llegar a fin de mes, a los que necesitan dos o tres trabajos para cuadrar las cuentas, e incluso a los que trabajan gratis, que reciben más sueldo según la productividad. A lo mejor es que son tan estúpidos que no se han dado cuenta. Pues eso, vuelva usted mañana.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Victimismo católico


El Papa ya ha dejado España, y lo ha hecho, como no puede ser de otra manera, con baños de masas tanto en Santiago de Compostela como en Barcelona. Y tras la visita del Santo Padre, ¿qué queda? Apenas manifestaciones de fervor y poco más. Sin embargo, me gustaría llamar la atención sobre un hecho que, a pesar del bombo que se le ha dado por parte de la mayoría de medios de comunicación, se me antoja como un mensaje ciertamente peligroso, como es el de que el catolicismo está en peligro en España, siendo considerado casi como algo peligroso y prohibido. Y nada más lejos de la realidad.
En su viaje a la ciudad gallega, Ratzinger aprovechaba su encuentro informal con periodistas en el avión para denunciar el laicismo imperante en España y la situación que vivía el catolicismo, similar al de los años 30 del pasado siglo durante la II República. Tal vez Ratzinger visitara otro país, o tal vez no conozca la situación de la realidad española referente al catolicismo. Hay que recordarle al Santo Padre que, hoy por hoy, ni se queman ni destruyen iglesias (todo lo contrario), ni se persigue al clero, y ni mucho menos se busca erradicar las creencias religiosas. Habría que recordarle a Benedicto XVI que si hubo un clima anticlerical en la II República fue en parte a la posiciónn que tomó la curia del momento respecto ciertas actitudes totalitarias, su desapego a su labor social y su connivencia con una derecha que podría calificarse de cualquier manera menos de democrática y civilizada (sin olvidar su posterior connivencia con la dictadura franquista).
Revisiones históricas aparte, desde 1978, cuando se aprueba la Constitución, España se considera un Estado aconfesional, que no laico. Esto es, el Estado como tal no hace gala de ninguna manifestación religiosa, aunque se deja libertad de culto. Dicho esto, siguen vigentes los acuerdos entre España y la Santa Sede de final de los años 70. Y, a pesar de la promesa de la Iglesia Católica de autofinanciarse, sigue recibiendo de buen agrado grandes sumas de dinero, y no la veo quejarse por ello, del mismo Estado del que ahora reniega. Además, cada vez hay más facilidades para la apertura de centros educativos religiosos.
Entonces, ¿cuál es el problema? ¿El alejamiento entre Jerarquía Católica y Estado? ¿Las leyes sobre el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo? En el primero de los casos, algo previsible en un Estado aconfesional. En el segundo, una muestra de hipocresía y cinismo de los jerarcas católicos acerca de dos temas sobre los que sus vivencias personales son nulas. La puesta en marcha de estas medidas no significan un ataque al catolicismo como religión, son un avance social, algo que al Vaticano siempre le ha producido verdadero pavor.
Y para finalizar una reflexión dedicada a todos y cada uno de los católicos: ¿realmente les conviene tener una curia así, que por un lado ataca el aborto o el desarrollo de derechos para colectivos minoritarios, mientras que por otro mira con comprensión los casos de abusos?

lunes, 25 de octubre de 2010

¿Inmunes a la corrupción?

Interesante artículo de Ezequiel Moltó en El País Comunidad Valenciana. Razones por las que la corrupción no afecta electoralmente al PP de la Comunidad Valenciana

viernes, 15 de octubre de 2010

El verdadero debate


Una vez rescatados los 33 mineros chilenos, y una vez demostradas las muestras de "solidaridad" de todo el mundo, queda por abordar un debate que, aunque muchas veces repetido, no deja de estar inacabado. La seguridad para los trabajadores de la mina siempre ha sido precaria, y más en países con escasas garantías laborales y sindicales, como es el caso de Chile.
Un simple análisis de la situación nos ayudará a centrar el debate. En los últimos años, la Mina San José, propiedad de la Compañía Minera San Esteban Primera, ha sufrido unos 80 accidentes, en los que han resultado heridos y muertos muchos mineros. Fue clausurada hace tres años porque las medidas de seguridad e higiene eran deplorables. La reabren al año siguiente, pero sin las imprescindibles medidas de seguridad, como escaleras en el conduto de ventilación, que permitirían a los trabajadores salir de allí en caso de derrumbe. A todo esto hay que sumar que las autoridades no inspeccionaron la mina, demostraando una táctica muy extendida, la de la connivencia de empresas y Administraciones, que hacen la vista gorda en numerosas ocasiones, unas inspecciones que además pasan por alto el hecho de que la empresa no paga el seguro social a los mineros. Tras el accidente, y con la presión internacional encima, el Gobierno de Chile cierra 18 minas por falta de medidas de seguridad, lo que provoca que unos 300 trabajadores pierdan su empleo.
Y tras todo el circo, ¿qué ha quedado? Una proyección mediática que catapultará y volverá a enterrar a los mineros una vez se haya exprimido su historia, y una promesa del presidente chileno de enduerecer las exigencias de seguridad a las empresas mineras y de mejorar las condiciones de los trabajadores. Nada más, porque con toda seguridad no se cumplirán esas promesas.
A otro nivel, este debate sigue pendiente también en España. El aún presidente de la CEOE, Díaz Ferrán, volvía a soltar una perla por esa boquita que Dios le ha dado, algo así como que se salía de la crisis trabajando más horas y cobrando menos. Muy bien, señor Ferrán, y volveremos a las 70 horas semanales, sin días de descanso, sin derechos laborales, y de paso, que los niños vuelvan a trabajar, y cuanto más jóvenes mejor. ¿Para qué, señor Ferrán, para que un gestor como usted despilfarre y dilapide el patrimonio de las empresas y las declare en quiebra, sin pagar a sus trabajadores?
Por mucho que a algunos les pese, aún hay mucho que ganar en el terreno de las mejoras laborales, y más con empresarios como los dueños de la mina de Chile o el presidente de los empresarios españoles. Al tiempo.

lunes, 11 de octubre de 2010

Posibilidades, pocas


A año y medio de las próximas elecciones generales, el panorama que se le presenta al PSOE es muy negro. Las últimas encuestas le dan una diferencia al PP superior a los 12 puntos, y eso que la derecha de este país aún no ha presentado ni una sola propuesta económica real para salir de la crisis. Por lo que se conoce a estas horas, el PSOE perdería las elecciones de 2012 sin que el PP las hubiera ganado.
Este matiz es importante, y más si tenemos en cuenta que las soluciones a la recesión que ha puesto el PSOE sobre la mesa (llámense ayudas a fondo perdido a los bancos, medidas de ajuste que afectan a funcionarios y pensionistas, reforma laboral, proyecto de reforma del sistema de pensiones, recortes en inversiones, etc) provocan que una parte importante de su electorado más fiel haya huído en desbandada. A esto habría que sumar que ese otro electorado menos fiel, que baila entre los dos grandes partidos, prefiera votar a la otra opción antes que volver a otorgarle la confianza a los socialistas.
Y es que, hoy por hoy, el PSOE solo tiene dos posibilidades para optar a plantarle cara al PP en 2012. Por un lado, que la economía española haya vuelto a levantar el vuelo en los últimos meses del próximo año, una situación muy poco probable a pesar del espaldarazo del FMI a España y que va a dejar con la miel en los labios a más de uno. Por otro lado, que el candidato de los socialistas a presidir el Gobierno no sea Rodríguez Zapatero. En los últimos tres años, la popularidad de Zapatero ha caído en picado, algo que no parecen entender todavía en la cúpula socialista. Los electores socialistas piden a gritos un cambio, y mejor le iría al PSOE si de ver en cuando abriera las ventanas y escuchara lo que piensan sus militantes (miren sino las elecciones primarias de Madrid: los militantes dieron una lección al aparato).
La cuestión no es si el PP ganará las elecciones en marzo de 2012, sino si el PSOE y Zapatero reaccionarán a tiempo para dar un vuelco a la situación. A día de hoy, diría que no.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Eduación sexual a golpe de rosario


La decisión del Gobierno de Francisco Camps de paralizar los cursos de educación sexual en los colegios ha provocado reacciones de protesta en las comunidades educativa y sanitaria valencianas. Desde que la Iglesia Católica mostró su malestar antes del verano por los contenidos de esos cursos, al considerarlos una "visión muy reducida del ser humano", tanto la Conselleria de Sanidad como la de Educación, con el beneplácito del Molt Honorable, se han afanado en contentar a la curia suspendiendo esos cursos y "rediseñanado" sus contenidos, con la promesa de volver a retomarlos en enero.
Lo cierto es que no me sorprende la decisión. Desde la llegada del 'Beato Camps' a la presidencia de la Generalitat Valenciana, la Iglesia Católica ha gozado de privilegios como nunca lo había hecho y los colegios que controla han recibido ayudas y privilegios mientras la escuela pública sigue en decadencia. Sin embargo, la decisión de dar carpetazo a estos cursos es peligrosa en cuanto se priva a los jóvenes de una verdadera educación sexual plena (más cuando educadores y profesionales sanitarios coincidían en la idoneidad de esta formación), de dar a conocer a los chavales las posibilidades que tienen para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. Camps está empeñado en cambiar el modelo educativo, en dar carpetazo a la escuela pública fomentando la puesta en marcha de centros concertados y privados y en instaurar en colegios e institutos públicos una educación sexual retrógrada, más propia de la España franquista que de una sociedad moderna y avanzada.
La Curia Católica sigue en sus trece, sigue anlcada en actitudes del pasado, sigue queriendo condicionar la vida sexual de los demás desde su ignorancia, sigue estando en contra de cualquier cosa que signifique progreso, y más si pone en duda la infalibilidad de Dios y de todo el tinglado que tiene montado a su alrededor. Y, por supuesto, sigue anclado al poder como lo estuvo desde su creación. Allí se siente agusto, y más si hay gobernantes como nuestro President Camps, capaz de cualquier cosa con ganarse el favor de la Jerarquía Católica. Aunque Camps debería plantearse sus amistades, más teniendo cuenta los cientos de casos de abusos sexuales perpetrados por religiosos. ¿Qué legitimidad moral tiene la Curia Católica para hablar de educación sexual? Ninguna, por supuesto.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Falacias sobre la huelga general

Ya ha pasado. La quinta Huelga General en España desde la llegada de la democracia ya es historia. ¿Y qué ha quedado? A juzgar por lo que la mayoría de medios de comunicación han 'vomitado' a la opinión pública, este país estuvo ayer sumido en un caos tremendo, entre el incendio generalizado y unos piquetes que, cuanto menos, destrozaban escaparates y hacían perder miles de millones de euros a las empresas. Y nada más lejos de la realidad.
Los incidentes que se produjeron en algunas calles españolas no fueron la tónica general, aunque los medios de comunicación afines a la derecha de este país se afanaban en sus ediciones del medio día y la noche en relacionar los incidentes con la convocatoria de la huelga. Y es que en los días anteriores a la huelga tanto la clase empresarial de este país, con Díaz Ferrán a la cabeza, y el Partido Popular, elaboraban una estrategia que tan solo puede calificarse como sucia. La incoveniencia de la huelga y la advertencia de que los hechos violentos son innatos a ella no son sino una forma de condicionar la libre elección de los ciudadanos a ejercer un derecho fundamental. A los empresarios se les ve venir, se les conoce, no desean que sus 'curritos' les hagan perder dinero en un día en el que reivindican unas condiciones laborales mejores. Sin embargo, el doble juego del PP es muy esclarecedor: con la boca pequeña apoyaban la huelga porque desgastaba al Gobierno, y una vez que la tienen encima la condenan e imponen unos servicios mínimos abusivos allá donde gobiernan.
Pero una de las falacias más graves ha sido la de criticar a los piquetes por no dejar ejercer el derecho al trabajo. Los mismos medios de comunicación afines a la derecha se llevaban las manos a la cabeza porque gente que quiso trabajar o abrir su negocio no pudo hacerlo, o lo hizo a medias. Sin embargo, estos mismos 'mass media' no dijeron nada ante las amenazas de muchas empresas contra sus trabajadores, a los que hacían ver las consecuencias si secundaban la huelga. Y es que el 29 de septiembre mucha gente fue a trabajar por miedo al día después, por miedo a perder un día de salario cuando llega tan justo a fin de mes, por miedo de perder su puesto de trabajo, por miedo de verse en el paro, por miedo a las represalias internas. ¿No es esto lo que llaman terrorismo?
Y qué decir del papel de los sindicatos, organizaciones parásitas que no hacen sino chupar del bote, dando trabajo a amigos y familiares, viviendo del cuento, y defendiendo sus privilegios sin pensar en los demás. ¿Esto es un sindicato? Porque la definición podría extenderse a partidos políticos, asociaciones y fundaciones afines a ellos, organizaciones privadas, altos directivos de grandes empresas, corproaciones locales y autonómicas de carácter público, incluso ONGs. Todos chupan del bote. ¿Les damos puerta a todos? A nadie le conviene, salvo para hacer discursos fáciles y populistas.

martes, 28 de septiembre de 2010

Un mal caldo de cultivo


El 27 de septiembre comenaba el juicio contra el mayor entramado de corrupción que ha podido instalarse en un ayuntamiento de la España democrática. ¿Se puede hablar de fin de ciclo y de una manera de entender la política municipal? Yo creo que no. Me explicaré.
Jesús Gil llegaba a la alcaldía de Marbella en 1991, tras haber fundado el Grupo Independendiente Liberal (GIL) y tras una campaña electoral en la que llegó a visitar uno por uno a los votantes de Marbella, sobre todo a los de mayor poder adquisitivo. Para los ciudadanos de Marbella, era la primera vez que un político se preocupaba de verdad por su voto. Gil era conocido por su puesto de presidente del Atlético de Madrid y por su particular manera de gestionarlo. Trasladó esos métodos a Marbella. Los grandes partidos renegaban, aunque con la boca pequeña, de esa forma de hacer política, e incluso mucha gente reía sus gracias en aquel inefable programa emitido en Telecinco, en el que metido dentro de un jacuzzi hablaba por teléfono y se rodeaba de "bellas señoritas ligeras de ropa". A las siguientes elecciones Gil volvía a ganar las elecciones en Marbella, se rodeaba de fieles seguidores (entre ellos Julián Muñoz) y comenzaba una operación de desfalco a gran escala que se descubriría años después.
En 1999 ingresó en prisión, al ser imputado de los delitos de malversación de caudales públicos y falsedad en documento público. En 2002 fue condenado a 28 años de inhabilitación y seis meses de arresto por cuatro delitos de prevaricación, por lo que se vio obligado a abandonar la alcaldía de Marbella por el desvío de 450 millones de pesetas del ayuntamiento marbellí al Atlético de Madrid. Jesús Gil también entró en prisión por la malversación de 4.442 millones de pesetas del ayuntamiento de Marbella entre los años 1991 y 1995. Después de su muerte, en 2004, el Tribunal Supremo lo declaró culpable de apropiación indebida del Club Atlético de Madrid aunque lo absolvió por prescripción. En la misma sentencia lo declaró culpable de estafa al club por simulación de contratos. Tras él llegaron Julián Muñoz, Marisol Yagüe y la disolución del ayuntamiento de Marbella con la explosión del Caso Malaya y la aparición de Pedro Roca como cabeza visible de la red.
Y es entonces cuando los ciudadanos de Marbella, y los del resto del Estado Español, se echan las manos a la cabeza, despiertan de un sueño y se topan con la cruda realidad. En parte puede ser una lectura de lo que ha sucedido, y en parte en una salida por la tangente para no asumir la responsabilidad que toca. Y es en este momento cuando toda una caterva de 'famosillos' comienzan a aparecer en televisión, a desvelar secretos, a decir cosas del estilo 'yo lo sabía', 'yo lo advertí', 'yo conocía a fulanito que a su vez conocía a' y un largo etcétera. Y es entonces cuando la bola ya es imparable, cuando los culpables parecen las víctimas, y todos lloran de desconsuelo y piden medidas humanitarias para salir de la cárcel. Y es aún más sorprendente ver a esos culpables fuera de la cárcel, paseándose por las calles y los platós de televisión como si nada sucediese, con índices de audiencia muy considerables y cobrando sumas de dinero que a muchos trabajdores de este país les costaría ganar.
Entonces, ¿qué responsabilidad se les puede pedir a los ciudadanos cuando año tras año otorgan su confianza a unos representantes políticos que, sin esconderse demasiado, llegan a la alcaldía de un municipio español con la intención de llevárselo calentito? ¿Acaso esos ciudadanos no se olían el percal? ¿Acaso esos ciudadanos no se sienten responsables de nada? ¿Acaso esos ciudadanos no sabían quiénes eran Jesús Gil, Julián Muñoz, Marisol Yagüe, etc, etc? Sí que lo sabían pero, hoy por hoy, eso ya da igual, porque es en este contexto cuando se crea un caldo de cultivo idóneo para que la corrupción se institucionalice, para que sea algo más en el paisaje político de este país, y los partidos políticos se dan cuenta que, a pesar de todo, sale rentable y no resta votos.
Es cierto que los culpables se sientan en el banquillo de los acusados, pero no me negarán que, a pesar de todo, queda una sensación de decepción. Y grande.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

UE: Unidad Económica


Cada día tengo la mayor seguridad de que quien inventó el término UE para redefinir a la vieja Europa se equivocó con las siglas. Y nada mejor que los últimos acontecimientos en Francia para explicarme.
El presidente de la República de Francia, Nicolás Sarkozy, ha materializado la expulsión de gitanos rumanos con el argumento de su situación irregular en suelo galo. La medida no tiene nada de nueva, muchos gobernantes recurren a este tipo de medidas cuando sus índices de popularidad están bajos, cuando se quiere lanzar un mensaje al resto de inmigrantes ilegales o cuando se quiere transmitir a la ciudadanía una falsa sensación de seguridad en una época cercana a las elecciones. Todos estos condicionantes se dan en el caso francés.
La respuesta de la Comisión Europea no se hacía esperar, y a través de la Comisaria de Justicia, Viviane Reding, se advertía de las consecuencias de estas medidas. "Se impide la libre circulación de personas, uno de los pilares de la creación de la nueva Europa" se ha llegado a decir.
En las últimas horas, el tono se ha suavizado, pero no el fondo del asunto. Sarkozy, más pendiente de las elecciones, ha decidido que no va a tolerar ni una sola injerencia de la CE en su gestión. Y tiene todas las de ganar. En primer lugar, porque Francia, junto a Alemania, es uno de los pilares de la UE; por tanto, es de esperar que las sanciones de las que hablaba Reding se queden en un brindis al sol. Además, Sarkozy es consciente de la realidad de la UE, una realidad que ha tardado en descubrirse pero que se ha mostrado muy cruda, y es que la tan pretendida Unión Europea nunca ha existido a nivel social. Podría decirse que a nivel económico sí se ha avanzado, se ha facilitado el libre comercio de mercancías y, sobre todo, de capitales. Sin embargo, el desarrollo de políticas sociales y de profundización en los derechos humanos se ha quedado en los cajones de los eurodiputados. Los Estados nunca se han creído el proyecto, aunque hayan hecho ver que sí.
En la Unión Europea importan los argumentos económicos, no los sociales. Sino que se lo digan a los deportados.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Fotografías


Quien acuñó la frase "Más vale una imagen que mil palabras" sabía lo que se decía, La fotografía de grupo de todo el Comité Ejecutivo del Partido Popular en Santiago de Compostela habla por sí sola. Francisco Camps acudió a Galicia para buscar la fotografía con Mariano Rajoy, y la consiguió, aunque solo a medias. Y digo a medias porque ese robado que buscaba Camps, esa complicidad con el líder no tuvo lugar. El President sólo cuenta con la fotografía oficial, muy poco botín para tan largo viaje, y más teniendo en cuenta que aparece en una esquina, un espacio de poca relevancia, sin peso político.
No suelo visitar mucho la web del PP, pero esta vez me comía la curiosidad. Las fotografías seleccionadas son toda una declaración de intenciones. Camps tan solo aparece en la de grupo. En el resto, Cospedal, Gallardón, Núñez Feijoo, además de Rajoy, son los protagonistas. Y es que a Rajoy comienza a resultarle incómoda la presencia de Camps. Es cierto que desde Génova, versión oficial en mano, se ha proclamado, de manera oficiosa, a Camps como candidato para las próximas elecciones autonómicas y municipales; y también hay que reconocer que Francisco Camps es el 'candidato natural' del PP en la Comunidad Valenciana. Sin embargo, atrás quedan ya esos tiempos de amistad y confianza entre ambos líderes. El Caso Gürtel ha roto todo eso.
El interrogante que queda por responder es si Camps aguantará hasta mayo de 2011, bien porque los tribunales hablen o bien porque Rajoy tome por fin una decisión. Hasta ese momento, y por ahora, las fotografías ya han hablado.

viernes, 30 de julio de 2010

Un paso más

Cataluña se ha convertido en la segunda comunidad autónoma del Estado Español, después de Canarias, en prohibir las corridas de toros. Y creo que el hecho se merece varios comentarios al respecto.
El primero, y creo que el principal, es el hecho de que esta prohibición no es sino un pequeño paso que no hace sino demostrar que, a pesar de todo, la sociedad avanza hacia algo que podría calificarse un mundo mejor. Las corridas de toros son un hecho anacrónico y salvaje, que ensalza el sufrimiento y una lucha que en ningún caso es de igual a igual.
El segundo, y creo que el más peligroso, es hacer creer a la sociedad que la decisión del Parlamento de Cataluña no es sino otra muestra del ‘hecho diferencial catalán’. No vamos a negar aquí, porque es un hecho objetivo, que hay un ‘hecho diferencial catalán’. Sin embargo, la petición de prohibición de las corridas de toros no parte de ninguno de los partidos nacionalistas catalanes, sino de una iniciativa popular apoyada por 150.000 firmas. Una propuesta que llega al Parlamento y que obliga a la apertura de una comisión en la que participan representantes de sectores anti y pro taurinos. Y como colofón, una votación en la que PSC y CiU, los dos partidos mayoritarios, dan libertada de voto a sus diputados. La petición es hecha por ciudadanos, donde con toda seguridad habrá militantes y simpatizantes de todas las fuerzas políticas. Como proceso democrático no hay ninguna pega. Por eso, choca mucho que los afectados por la decisión del Parlamento hablen de falta de libertad.
El problema para un sector de la sociedad española es que ha sido Cataluña la que ha dado el paso. Canarias lleva sin corridas de toros desde comienzos de los 80, y nadie se ha rasgado las vestiduras. Y por eso, aún es más reprobable la actitud del PP en este caso, una actitud de la que está abusando y que pone en tela de juicio su fe en el sistema democrático español. Según éste, las decisiones adoptadas en una cámara de representantes por mayoría son totalmente democráticas, tanto si se acoplan a nuestros intereses como si no. Pero el PP ha encontrado en el recurso, ya sea en los tribunales (caso del Estatuto de Cataluña) o en un Parlamento de rango superior (caso del caso que nos ocupa) una manera de intentar obtener una victoria política que no ha podido conseguir en el foro adecuado. ¿Qué confianza en el sistema intenta transmitir el PP? La respuesta es simple: ninguna. Si no creen en el sistema, que dejen a un lado la constante campaña electoral en la que están sumidos cuando no están en el poder y que no acudan a las próximas elecciones.
Con el recurso del Estatuto y la decisión de llevar la prohibición de las corridas de toros al Congreso de los Diputados, el PP sigue cosechando ‘simpatías’ en Cataluña.

miércoles, 7 de julio de 2010

¡Joder, que tropa!

¡Qué calorcillo! Con esta frase tan 'ingeniosa' sorteaba Mariano Rajoy a los periodistas que buscaban alguna reacción a la detención del presidente de la Diputación de Alicante, Joaquín Ripoll, por su presunta implicación en una trama de corrupción en la provincia de Alicante.
La Comunidad Valenciana, el otrora granero de votos y principial bastión del PP en todo el Estado Español, se está convirtiendo en un problema. Y no por la pérdida de votos (las encuestas siguen dando una ventaja brutal al PP frente al PSOE), sino porque los tres líderes regionales están implicados en casos de corrupción. El presidente del PP de Castellón, Carlos Fabra, está siendo investigado desde 2003 y ha movido en seis años 5,3 millones de euros, 73 veces su sueldo oficial, en sus 94 cuentas bancarias, y defraudó a Hacienda 1,7 millones. Francisco Camps, líder del PP de la Comunidad Valenciana y presidente de la Generalitar, vuelve a ser investigado por su relación con la trama Gürtel. Alfonso Rus, aunque no está implicado en ningún caso, chirría por sus formas. A este panorama hay que sumar al presidente de la Diputación de Alicante, Joaquín Ripoll.
Las reacciones en el PPCV han sido diversas. Por un lado, el entorno de Camps mostraba prudencia en público, aunque en privado mantienen una satisfacción muy poco disimulada por la situación de Ripoll, que hace unas semanas se convirtió en el principal caballo de los partidarios de Camps. Por otro lado, muy pocos han mostrado su apoyo a Ripoll, salvo unas declaraciones histriónicas de González Pons volviendo a acusar a Ministerio del Interior, Policía y Jueces de urdir una trama contra el PP. Y qué decir de Radio Televisió Valenciana. Si Gürtel no existió, este caso sí que motivó espacios en los informativos. Toda una declaración de intenciones: Camps no se ha pronunciado, pero sus voceros sí lo han hecho.
A pesar de lo que desee Rajoy y sus más fieles, los casos de corrupción en la Comunidad Valenciana han dejado de ser una cuestión regional. El único aval que sostiene a Camps y los suyos es la gran diferencia en votos con el PSOE que mantiene en la Comunidad. Rajoy se equivoca al hacer como si no pasara nada, esperando a que la Justicia le haga el trabajo sucio y creyendo que a los ciudadanos no les interesa los casos de corrupción, sino la crisis económica. Rajoy es muy consciente del mensaje que transmite: la corrupción sólo existe cuando se conocen casos como el de Fabra, Camps y Ripoll, cuando salen a la luz pública. El problema es que este mensaje se vuelve en su contra. Por ahora, Rajoy no puede tomar ninguna medida contra Ripoll, no lo ha hecho ni con Camps ni con Fabra.

martes, 29 de junio de 2010

Una huelga muy, muy lejana

Los dos principales sindicatos del Estado Español, UGT y CCOO, han convocado una jornada de huelga general para el próximo 29 de septiembre como respuesta a la reforma laboral presentada recientemente, una medida que se enmarca en el Plan de Ajuste elaborada por el Gobierno para reducir el déficit y mejorar la competitividad del mercado laboral español. No vamos a entrar ahora en los pormenores de dicha reforma laboral, conocida por todos a estas alturas. En lo que me gustaría detenerme un poco es en la respuesta de los sindicatos.
La huelga estaba anunciada. Cuando Zapatero y su equipo presentaron las medidas de recorte (bajada del sueldo de empleados públicos, congelación de pensiones, etc), Méndez y Toxo dejaban caer la posibilidad de convocar una huelga, sin llegar a concretar nada más. La reforma laboral fue la gota que ha colmado el vaso. Sin embargo, lejos de producirse una tormenta, la reacción ha sido la de una ligera llovizna. Presentar una jornada de huelga general para dentro de tres meses, con un mes de verano de por medio, no hace sino desvirtuar el sentido mismo de la huelga. En esta ocasión, los sindicatos han jugado ser prudentes (seguramente en demasía) y esperarán al trámite parlamentario para contemplar la posibilidad de desconvocarla.
Tanto UGT como CCOO incurren en el error de la "responsabilidad", cuando a mi parecer lo que deberían hacer es movilizar, y cuanto antes mejor, a todas sus bases. Tres meses es mucho tiempo para que los motivos que han provocado la huelga sigan "calientes". Parece que hay que recordarles a UGT y CCOO que está siendo la clase trabajadora la que más está sufriendo los embates de la crisis y la que está pagando los platos rotos de un modelo capitalista voraz y cruento (por cierto, recomiendo el documental 'Capitalismo, una historia de amor' de Michael Moore para tener claras unas cuantas cosas) que, cuando hace aguas, busca la tabla de la salvación de los poderes públicos para salvarse.
Según la definición de la Real Academia Española de la Lengua, un sindicato es una "asociación de trabajadores constituida para la defensa y promoción de intereses profesionales, económicos o sociales de sus miembros". Creo que habría que poner en práctica esta definición. Y lo dice un afiliado...

jueves, 27 de mayo de 2010

¿A qué espera Rajoy?

Tal vez la imagen que ven a la izquierda no vuelva a repetirse. Hasta hace bien poco, Francico Camps, presidente del PP de la Comunidad Valenciana y presidente de la Generalitat Valenciana, y Mariano Rajoy, presidente del PP a nivel nacional, eran uña y carne. Y digo eran porque los últimos acontecimientos han distanciado a ambos: la situación cada vez más insostenible del primero y la pasividad del segundo están provocando una situación que a casi nadie del PP gusta.
Camps sigue empeñado en lo suyo. Mantiene la teoría de la conspiración, que toda la trama Gurtel es una maniobra, proclamando su inocencia a los cuatro vientos. Sin embargo, la situación creada tras las últimas decisiones judiciales deja en una posición muy delicada al 'Molt Honorable'. Ahora hay indicios de hasta siete delitos vinculados a la corrupción relacionados con el amaño de contratos a favor de la red Gürtel (prevaricación y tráfico de influencias); con la aceptación de regalos pagados por Álvaro Pérez, jefe de la trama corrupta en Valencia, a dirigentes del PP (cohecho) y con la ocultación a Hacienda de gastos del partido en la campaña de 2007 (delito electoral).
Pero Camps piensa que es mejor 'sostenella y no enmendalla'. Sigue pidiendo el apoyo del PP, y lo hace, según desvelaba ayer una emisora de radio nacional, con la amenaza de escindir el PP en la Comunidad Valenciana y crear un partido regionalista. De ser cierto, Camps le cierra a Rajoy la posibilidad de ganar las elecciones en España (aunque quedaría por ver si el apoyo que profesa el electorado de la Comunidad Valenciana a Camps se sostiene en su persona o en las siglas del PP).
Por su parte, Rajoy tampoco hace nada por solucionar la situación. Sigue mostrando su apoyo a Camps en público (que no en privado). Flaco favor le hace Rajoy al sistema político actual y a su propio partido. Según el Código Ético del PP, cualquier miembro imputado debe ser apartado de sus puestos de responsabilidad y del PP. ¿A qué está esperando Mariano Rajoy para apartar a Camps del PPCV? ¿Estaría dispuesto a aguantar la imagen de Camps y de varios miembros de su Gobierno en el banquillo de los acusados? Dicen sus más allegados que Rajoy es experto en "administrar los tiempos". Una reacción en demasía lenta podría provocar un daño muy serio en la credibilidad del PP y en la imagen de Rajoy.

miércoles, 19 de mayo de 2010

El TS deja a Camps y a su juez amigo sin argumentos

- Dice que recibió trajes repetidamente y con "opacidad" y ve indicios de cohecho. 

- Desbarata el auto exculpatorio del magistrado De la Rúa

ALICIA GUTIÉRREZ MADRID 18/05/2010 12:20
    La sentencia del Tribunal Supremo que el 12 de mayo obligó a reabrir el caso de los trajes ha dado un empujón a Francisco Camps no sólo hacia el banquillo de los acusados sino hacia una eventual condena por soborno tras aceptar regalos de la trama Gürtel. El fallo, cuyo contenido íntegro se conoció ayer, afirma lo siguiente: "Los regalos de las prendas de vestir aparentemente se hicieron de forma repetida, con aparente opacidad y sin que en este momento conste otra justificación que la atención a la función pública desempeñada por sus perceptores". Y en eso, exactamente, en aceptar regalos ofrecidos en consideración al cargo que ocupa el obsequiado, consiste el delito de cohecho pasivo impropio, tipificado en el artículo 426 del Código Penal. Tras la reapertura, el juez instructor, José Flors, continuará ahora los trámites para que un jurado juzgue a Camps.
    Dictada de modo unánime por la Sala de lo Penal del Supremo, la sentencia desbarata uno por uno los argumentos del Tribunal Superior de Valencia (TSJCV), que en agosto de 2009 cerró el caso en falso gracias al voto de su presidente y juez amigo de Camps, Juan Luis de la Rúa. Para avalar su decisión, el TSJCV invocó distintas sentencias previas del Supremo. "Ninguna de ellas sirve de verdadero sustento a la decisión de instancia", recrimina ahora el alto tribunal, que deja así en pésimo lugar la pericia jurídica del TSJCV y de su presidente.
    El TSJCV ni siquiera discutió que los trajes constituían un regalo de Orange Market. Simplemente, adujo que no existía relación causal entre el cargo público que ostentaban quienes los recibieron y la decisión de la empresa de obsequiarles con ropa. Pero, como ahora viene a sostener el Supremo, ningún dato permite pensar que Orange Market, la marca levantina de la red corrupta y adjudicataria de contratos públicos por más de 14 millones de euros, habría regalado trajes a Camps de no mediar su condición de máximo responsable del Gobierno valenciano. "Para el cohecho pasivo impropio dictamina la sentencia basta con la aceptación de un regalo entregado en consideración a la función o cargo desempeñado".

    Imparcialidad, neutralidad

    Frente a quienes minimizan la trascendencia del asunto basándose en el escaso coste de los regalos 12.783 euros, en lo que concierne a Camps, el Supremo mantiene que da igual si se habla de dádiva o regalo. "No podemos olvidar cuál es el bien jurídico protegido por el delito de cohecho en general, que no es otro que preservar la apariencia de imparcialidad, neutralidad y sujeción a la ley", sentencia.
    El fallo empeora las cosas para el jefe de la Generalitat valenciana, cuyo partido se ha afanado infructuosamente estos días en transmitir que Camps no está imputado. El tribunal liquida de un plumazo el argumentario conservador: antes del cerrojazo del Tribunal Superior de Valencia (TSJCV), sobre Camps ya pesaba una "imputación judicial equivalente al procesamiento", dice el fallo.Y hay más: el vicesecretario general del PP, Esteban González Pons, llegó a sostener que, tras negarse a admitir una querella contra la presidenta del Constitucional por aceptar una "dádiva", el Supremo no podía reabrir el caso Camps. El alto tribunal da un revolcón a Pons al precisar que lo ocurrido con Casas, que recibió un premio en metálico ofrecido con publicidad y en homenaje a su trayectoria profesional, en nada se parece al caso de los trajes.
    Si Camps se erige como el máximo damnificado de la sentencia, el juez De la Rúa no le va a la zaga. La sentencia destroza, literalmente y casi hasta ridiculizarlo, el auto por el que el TSJCV sobreseyó el caso al tumbar la resolución de Flors que confirmaba la imputación de Camps. El Tribunal Superior se esforzó en recalcar que ninguno de los cuatro imputados tenía potestades para contratar a la empresa que compró los trajes. En otras palabras: como no firmaban las adjudicaciones, Orange Market carecía, según De la Rúa, de razones espurias para querer agasajarlos.
    Pero ahora, y al hilo de la famosa "relación causal" que, según el TSJCV, jamás existió, el Supremo dirige un aviso: validar el criterio del tribunal valenciano equivaldría a "vaciar de contenido" el delito de cohecho impropio. "Es más, esta interpretación prácticamente haría desaparecer" ese delito.
    El alto tribunal pone varias veces en evidencia al tribunal valenciano. Por ejemplo, destapa la añagaza con que el TSJCV intentó demostrar que, según el artículo 426 del Código Penal, ni Camps ni sus tres correligionarios incurrieron en delito. De la Rúa argüía que, dado que ninguno de los cuatro tenía competencias para adjudicar contratos, tampoco cabía hablar de cohecho impropio porque los regalos no habían servido "para la consecución de un acto no prohibido legalmente". Pero esa es la segunda parte del artículo 426. La primera, simplemente, castiga la mera aceptación de regalos. "El TSJCV dice aquí el Supremo incurre en cierta confusión al entremezclar ambas cláusulas del artículo 426, dejando vacía de contenido la premisa primera".
    La sentencia roza el escarnio cuando, respecto a una supuesta sentencia citada en su auto por el TSJCV valenciano, el Supremo dice lo siguiente: "Debe entenderse como un simple error, pues ninguna resolución de esta Sala cuenta con dicha referencia".
    El Supremo sólo deja abierto el futuro del diputado Ricardo Costa, el único suspendido de militancia por el PP y el único que puede librarse del juicio. Los otros imputados, el ex presidente de la Generalitat, Víctor Campos, y el ex jefe de gabinete de Turismo, Rafael Betoret, acompañarán a Camps en el banquillo.

    (Artículo publicado en el diario PÚBLICO el 19 de mayo de 2010)

    martes, 18 de mayo de 2010

    El reconocimiento a las cosas bien hechas

    El director de Hortanoticias consigue el premio al mejor empresario autónomo de la Comunitat en el Día de la Persona Emprendedora

    El director de Hortanoticias.com, Manuel Furió, ha sido reconocido esta mañana como el Mejor Empresario Autónomo de la Comunitat Valenciana, en el marco del Día de la Persona Emprendedora que se celebra en Feria Valencia.
    El proyecto del portal informativo que el 1 de julio cumplirá cinco años ha convencido al jurado de los premios que otorga el Instituto de la Mediana y Pequeña Industria Valenciana (IMPIVA) en la categoría de Empresario Autónomo, en la que colaboran la Universitat de València, la CAM y la Asociación de Autónomos (ATA).
    Tras la lectura del fallo del jurado con la clasificación definitiva de los últimos tres finalistas, el director de Hortanoticias ha recibido el premio, una estatuilla con el logotipo del Día de la Persona Emprendora que irá acompañado de una dotación económica aportada por las empresas colaboradoras.

    viernes, 14 de mayo de 2010

    El PSOE no es un partido de izquierdas

    Zapatero ha perdido las elecciones él solito, y a casi dos años para la siguiente cita electoral a nivel estatal. Muy pocas veces se da la ocasión de que un líder político cave su propia tumba (política, se entiende) de manera tan clara, y tras haber cometido una serie de errores garrafales.
    Antes que nada, me gustaría dejar claro que no siento por Zapatero ninguna aversión personal, solo que el PSOE nunca me ha parecido un partido de izquierdas. Se dice de izquierdas, sí, y socialista y obrero, aunque cada vez va teniendo menos de lo uno y de lo otro. No negaré aquí que el ahora presidente del Gobierno tuvo bastantes aciertos con leyes de marcado carácter social, aunque en materia económica ha hecho aguas desde el principio, sobre todo en lo que llevamos de legislatura.
    El hecho de no reconocer la crisis a tiempo le obligó a empezar a tomar medidas de forma improvisada y errática. Insufló una gran cantidad de capital a los bancos a fondo perdido, y mientras poco a poco la sociedad española ha ido desangrñandose, las entidades financieras no han dejado de tener beneficios.
    Hasta hace poco, el Gobierno conseguía aguantar los embates. Pero he aquí que Grecia revienta (España invertirá 3.000 millones de euros en su recuperación), las bolsas caen y poco a poco las entidades económicas más importantes encienden la luz de alarma sobre la fortaleza del sistema español. Las revueltas en el país heleno y las cifras del paro (llegando a superar los cuatro millones de desempleados y una tasa del 20%) aceleraban la presentación de las medidas: recorte en el sueldo de los funcionarios este año y congelación para el siguiente; recorte de las pensiones; recorte del gasto farmacéutico; recorte del montante destinado a ayuda al desarrollo; supresión del cheque bebé; reducción de la inversión en obra pública; y eliminación de la retroactividad del cobro para personas dependientes. A esto hay que sumar que el Gobierno todavía no ha decidido si gravar las rentas más latas. Como se ve, unas medidas muy socialistas, muy obreras y propias de un "partido de izquierdas"
    Mientras de fronteras para afuera aplauden las medidas, de fronteras para adentro se produce una especie de catarsis. Los sindicatos despiertan del letargo y no descartan una huelga general (más vale tarde que nunca) y el PP aplaude las medidas a pesar del "Se lo dije señor Zapatero" de Rajoy.
    Mientras, funcionarios, pensionistas, madres que pretendían serlo (y sus familias), familias con miembros dependientes, empresas que dependen en gran parte de la obra pública y ONGs ya están pensando en no votar al PSOE en 2012.

    viernes, 7 de mayo de 2010

    Rajoy se equivoca

    Sorprendentes las últimas declaraciones de Mariano Rajoy, presidente del PP, sobre su apoyo a Francisco Camps. Y digo sorprendentes porque Rajoy incurre en dos errores, uno político y otro me atrevería a decir de índole moral.
    El político es casi instantáneo a sus declaraciones. Por de pronto, el líder del PP se salta el código ético aprobado recientemente por su propio partido, un partido que sale dividido por la doble vara de medir del líder en cuanto a los casos de corrupción que azotan a su partido. Mientras hombres como Camps o Fabra salen indemnes, algunos altos cargos de Madrid ya han sido desvinculados del partido. Quien no recuerda a Bárcenas, que ha pasado de contar con el apoyo más firme de Rajoy a estar solo. Curiosamente, el mismo apoyo que mostraba el líder a Camps (¿será el primer paso para cersarlo?). Además, puede que Rajoy haya incurrido en otro error añadido, uno estratégico que le podría costar caro. ¿Qué pasará el 12 de mayo si finalmente el Tribunal Supremo decide mantener la investigación sobre los famosos trajes? ¿Apoyará Rajoy a un imputado?, o, por el contrario, ¿se deshará de Camps como se deshizo de Bárcenas? ¿O es que acaso Rajoy ya conoce cuál va a ser la decisión del Supremo?
    El error moral, a mi entender, tiene una gravedad superior al político. El mensaje que transmite Rajoy no solo a los militantes y simpatizantes de su partido, sino también al resto de los ciudadanos es que no importa que un alto cargo de tu partido esté imputado, lo apoyas y ya está, da igual lo que sentencien los tribunales. Por cierto, Rajoy debería ser algo más coherente con sus declaraciones; esa misma tarde pedía respeto a las decisiones judiciales en la cuestión del Estatuto de Catalunya. Parece que para Rajoy los tribunales sólo son algo serio y válido cuando sirve a sus intereses.

    miércoles, 5 de mayo de 2010

    Cuando la salud se convierte en negocio

    Hoy me he desayunado con una noticia que catalogaré cuanto menos de 'sorprendente'. Un médico del Hospital Nou d'Octubre de la ciudad de Valencia (privado) se niega a operar a un bebé porque la aseguradora aún no le ha abonado otras dos operaciones anteriores.
    No voy a entrar en la 'catadura moral' de este doctor, creo que la noticia lo define por sí solo (por cierto, habría que saber si este doctor sólo trabaja en el sector privado o si, por el contrario, compagina su labor en el sector público y en el privado, como una buena parte de sus colegas de profesión). Lo que sí me parece interesante destacar es el debate que se abre sobre la fiabilidad sanitaria de un sector privado que tiene muy buena prensa pero que, en ocasiones, deja mucho que desear ante ciertas emergencias, sobre todo las pediátricas.
    Las aseguradoras privadas juegan con el marketing y la publicidad para vender sus servicios: una habitación individual y atención personalizada son sus principales fuertes. Pero lo que no te cuentan es que no proporcionan ni una simple bata para los internos (internas en el caso que nos ocupa) y que te derivan a un hospital público en cuanto atisban la más mínima complicación; todo esto sin olvidar que el tiempo de estancia es más corto en un hospital privado. Contar con un servicio privado sanitario siempre ha proporcionado cierto caché, aunque se obvia lo realmente importante en estos casos: la atención sanitaria.
    La Administración Autonómica Valenciana, gobernada por el Partido Popular, debería velar más por la atención sanitaria que se presta en estos centros que por ir desmontando poco a poco el sistema público de salud en favor de una gestión híbrida público-privada que sólo busca el rendimiento económico. Hay una frase demoledora que oí una vez a un médico que conversaba con varios colegas suyos acerca de este tema y que me parece muy oportuna para cerrar este artículo: "Cuando un médico se convierte en un hombre de negocios, ¿hacia quién puede volverse el paciente?"

    jueves, 22 de abril de 2010

    Resignación y alergia

    Creo que el periodismo valenciano de estos días sufre un poco de ambas, la primera de manera directa y la segunda como efecto secundario. Me explicaré.
    Hace poco, Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana, y José Blanco, Ministro de Fomento, presentaban en Valencia las inversiones para el desarrollo del nuevo Plan de Cercanías. Como es habitual, toda la prensa está convocada. Un servidor, periodista de profesión, también acudió al evento, no por un desmesurado interés por el estado de las cercancías en la Comunidad Valenciana, sino ante la posibilidad de poder preguntarle tanto a Camps como a Blanco aspectos más relacionados con mi campo de acción, como el acceso norte al puerto de Valencia o la situación por la que pasa la renovación de la Ley de Puertos. Pobre iluso. Y es que a la prensa no se nos permitió estar en la sala de la presentación, sino que estaba previsto seguirla por videoconferencia en otra sala. Mi primera reacción fue la de quedarme, aunque finalmente cogí mis trastos y me fui de allí.
    Lo que sí me extrañó es que nadie dijera nada, que todos fuéramos a la sala con resignación. Y creo que, en buena parte, el periodismo valenciano tiene lo que se merece. Se empieza por acudir a comparecencias de políticos (sobre todo del PP) que no aceptan pregusntas, se sigue yendo a convocatorias en las que sólo hay un tiempo muy limitado para hacer preguntas, se continúa con una gran permisividad a aquellos que sólo contestan las preguntas que les son más fáciles, y se acaba permitiendo que a los periodstas se nos trate como a borregos, metiéndonos en una sala ajena a todo y con la nula posibilidad de poder hacer nuestro trabajo, convirtiéndonos en simples portavoces de la superioridad. Mi crítica no es hacia los trabajadores, sino a los que dirigen los medios de comunicación, aquellos que en su momento debieron plantars ey no mandar ni a redactores ni fotógrafos a cubrir pantomimas. Para eso ya están los gabinetes de prensa.
    Y esto sin olvidar que la creciente alergia que está desarrollando el presidente Camps por los medios de comunicación aún nos impide desarrollar mejor nuestro trabajo, una alergia que nos convierte en simples 'correveidiles', en meros transmisores de la doctrina oficial. La calidad democrática de Camps es nula, sobre todo cuando es muy posible que los periodistas insitan en hacer su trabajo, preguntándole sobre el Caso Gürtel y poniendo en un compromiso al 'Molt Honorable' delante de José Blanco. Pero mi queja van también hacia Blanco que, día sí y día también exige comportamientos democráticos al PP.
    En definitiva, creo que la clase política de este país (sobre todo PSOE y PP) tiene mucho que aprender en cuanto a calidad democrática y relación con los medios de comunicación.

    lunes, 19 de abril de 2010

    Las 35 Grabaciones más importantes del Caso Gürtel

    Recopilación hecha por El País de las 35 grabaciones clave del Caso Gürtel. Algunas de ellas no tienen desperdicio.

    jueves, 8 de abril de 2010

    Algunos vistazos de lo que pasa por el mundo

    La semana Santa ha dado para algo más que para procesiones y típicas películas de Charlton Heston en televisión. A nivel internacional, los dos focos informativos más importantes son Irak y el particular vía crucis de la curia católica a cuenta de los casos de pederastia.
    La situación en Irak, sobre todo Bagdad, sigue muy lejos de arreglarse. Recientemente, varios atentados han causado cientos de muertos. Un episodio más que echarles a la cara a aquellos que apostaban por que el régimen de Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva. La solución impuesta ha sido mucho peor que lo que había antes. A las revanchas de los primeros meses ha seguido un descontrol en lo administrativo, un caos que ha sumido al país en una escalada de violencia difícil de erradicar. Por cierto, ¿qué ha sido de los que promovieron la invasión? A Bush, Blair y Aznar nunca se le han pedido responsabilidades. El primero estará ahora en su rancho de Texas, rodeado de vacas y con la satisfacción de haber iniciado una cruzada contra el mundo islámico, una cruzada que nadie sabe cómo acabará. Blair, con su puesto de alta responsabilidad, es ahora uno de los adalides de la resolución de conflictos a nivel mundial (¡vaya paradoja!). ¿Y qué decir de Aznar? El ex presidente del Gobierno español va por el mundo repartiendo sabiduría, criticando a todo Dios aunque sin aportar solución alguna (como siempre hizo cuando no estuvo en el Gobierno) y mirando al mundo desde su particular pedestal y haciendo peinetas a todo el que se le cruza por delante.
    Las denuncias por abusos sexuales contra miembros de la curia católica ha vuelto a poner de manifiesto las contradicciones y los complejos de los que hacen ‘gala’ Ratzinger y los suyos. Lejos de cortar de raíz los abusos, a los jerarcas no se les ocurrió otra cosa que trasladar el problema. Resultado: los casos de abusos se multiplican. Respuesta de la Iglesia Católico: hacer la vista gorda y, como no, volver a condenar el aborto. La Jerarquía Católica vuelve a mezclar churras con merinas y la velocidad con el tocino. Fue el mismo Benedicto XVI el que se ‘olvidó’ de pasar por alto estos abusos y dedicarse a condenar el aborto. Me parece lógico que la Iglesia Católica condene el aborto, es una posición legítima; sin embargo, parece que, una vez nacidos y formando parte del rebaño, los derechos del menor se diluyen, convirtiéndose en una especie de carne de cañón para los curas pederastas. La Jerarquía Católica de todo el mundo ha callado e incluso ha llegado a comparar los ataques de la sociedad civil con el antisemitismo. Permítanme que suba el tono: ¡VAYA JETA!, y más teniendo en cuenta el silencio de Roma ante la ascensión del nacismo. Y permítanme también una reflexión que traslado a la Iglesia Católica, esto es, a la comunidad de creyentes: ¿Para cuando un mensaje contundente contra estas actitudes? ¿Para cuándo una petición de autocrítica a la Curia?
    Y un último apunte internacional acerca de ‘el problema de Cuba’, tal y como lo llamó el mismo Fidel Castro en la ONU hace más de 40 años. A nadie sorprende que la falta de derechos humanos es una constante en Cuba; a nadie sorprende que una dictadura intente perpetuarse a costa de la población que dice defender; a nadie sorprende que se permita morir a presos políticos en cárceles que se parecen más a mazmorras que a cárceles. Lo que sorprende es que unas personas que se dicen revolucionarios hayan caído en los errores de aquello que combatieron; incluso los que en algún momento justificaron y comprendieron la dictadura castrista (me niego a creer que lo que hay en Cuba sea socialismo) piden hoy al régimen que comience a llevar a cabo cambios.

    martes, 23 de marzo de 2010

    ¿Agua para todos?

    Tras los informes hecho públicos por la ONU, la respuesta es evidente: No, no hay agua para todos. Y no porque Zapatero (que nos niega el agua a los valencianos y hace que nos muramos de sed, que no avancemos económicamente, que no podamos llenar la Comunidad Valenciana con miles y miles de campos de golf, que no podamos construir donde queramos sin preocuparnos si tendremos suministro de agua potable) se niegue al Plan Hidrológico Nacional, sino porque la falta de agua potable en muchos puntos del planeta está haciendo verdaderos estragos.
    Dejando el sarcasmo a un lado, los datos de los informes elaborados por organismos internacionales son demoledores:
    − Cuatro millones de personas mueren cada año de enfermedades relacionadas con la falta de agua o con la falta de potabilidad del agua.
    − En todo el planeta, más de 1.200 millones de personas carecen de abastecimiento básico de agua.
    − Las mujeres de los países en vías de desarrollo deben recorrer, como mínimo, seis kilómetros al día para procurarse agua.
    − La diarrea ha causado más muertes en menores que todos los conflictos que ha habido desde la II Guerra Mundial.
    − El consumo que se hace del agua a nivel mundial es exponencial. Con el ritmo actual, dentro de 25 años el ser humano hará uso de nueve de cada diez litros de agua que hay en la Tierra, dejando el 10% restante para el resto de seres vivos.
    − La mitad de humedales del mundo han desaparecido. La mayoría han sido destruidos durante los últimos 50 años.
    − Los alrededor de seis u ocho litros que caben en el depósito del inodoro son los que utiliza una persona de un país en vías de desarrollo al día para cocinar, beber y asearse.
    Cifras demoledoras. Unas cifras que, a pesar de todo, se olvidarán en los próximos días. Y es que este es un problema que no preocupa hoy por hoy a la sociedad occidental desarrollada. Los políticos pasan de puntillas por el tema, a pesar de las muertes que acarrea, unas muertes que no conllevan votos, no conllevan beneficios a corto plazo, no conllevan una mejora de nuestro sistema actual. Por ello son las ONGs las que se preocupan, los gobiernos lavan sus conciencias con las subvenciones a estas organizaciones, dejando en sus manos una labor que deberían llevar a cabo los Estados mas civilizados.

    jueves, 11 de marzo de 2010

    Actitudes democráticas



    Recientemente, un senador norteamericano republicano, que durante muchos años había sido el azote de los derechos de los homosexuales, salía del armario y reconocía su condición de homosexual. La explicación que daba este señor, de cuyo nombre no quiero acordarme, era que respondía a los intereses de sus electores, aún yendo contra su propia orientación sexual. Ustedes se preguntarán a santo de qué traigo este tema a colación. La respuesta es sencilla: No hace falta irse muy lejos para encontrar una doble moral tan sibilina como la que practica este señor.
    En los últimos días hemos oído a varios dirigentes del Partido Popular exigir al Gobierno Español una actitud más firme contra Estados poco democráticos como Cuba o Venezuela. Es cierto que en estos dos países, sobre todo en el primero y más taimadamente en el segundo, las libertades más fundamentales se hayan recortadas. Sin embargo, me gustaría hacer algunas matizaciones al señor Rajoy y sus acólitos.
    La primera de ellas, y creo que la más importante, es que nos e oye a ningún dirigente del PP cargar contra Estados como China o Marruecos, donde la democracia brilla por su ausencia. Hay que resaltar que, a diferencia de Cuba o Venezulea, estos dos Estados son muchos más duros con sus opositores; sin embargo, los intereses económicos son mucho más fuertes, con lo que no interesa demasiado enemistarse con sus Gobiernos.
    Debería el señor Rajoy volver la cabeza hacia la Comunidad Valenciana. Hay muchos ejemplos de carencia democrática que debería atajar cuanto antes. Por un lado, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, no responde preguntas de los periodistas hace años, y se comunica con la sociedad a base de notas de prensa que, cuanto menos, invitan a la risa y al estupor, con frases como "abrimos un período de abundancia" en plena crisis. Por otro, tenemos a todo un vicepresidente de la Generalitat Valenciana, Juan Cotino, que acusa a una diputada de la oposición de no conocer a su padre (lo que viene a calificar a su madre como una mujer de vida alegre, por ser finos). Además, tenemos a un presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, que hace unos meses insultaba y amenazaba a los profesores (un hecho por el que la Justicia ya lo ha condenado) y que permite que un subalterno suyo censure y prohiba una exposición con fotografías sobre el Caso Gürtel.
    Para ser justos, he de decir que buena parte del PPCV se ha desmarcado de estos asuntos. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, salía al paso y reconocía el error. Pero ahí ha quedado todo. Aparte de la dimisión del director del MUVIM (olé por su decisión), donde se proyectaba la exposición, nada más. Está claro que buena parte de la plana mayor del PPCV ha heredado ciertos tics del franquismo y no ha sabido absorber actitudes democráticas.

    miércoles, 3 de marzo de 2010

    Reformas laborales


    La "gran propuesta" de Díaz Ferrán para incentivar el contrato entre los jóvenes menores de 30 años ya ha caído en saco roto. En menos de 24 horas, y vistas las reacciones de la opinión pública, el presidente de la CEOE se lo ha pensado mejor.
    Sin embargo, no debería extrañarnos esta propuesta, dadas las recetas que Díaz Ferrán pone encima de la mesa para lo que él llama una "Reforma laboral eficaz", un documento vago, sin prácticamente ninguna concreción y con muchas alusiones a las bondades de un despido mucho más flexible que el actual.
    Hablá Díaz Ferrán de un "nuevo contrato indefinido con una indemnización intermedia entre el temporal y el indefinido" y de que "la mejor garantía de un empleo futuro no está tanto en unos costes de despido más o menos altos". O lo que es lo mismo, más facilidades para que la empresa despida a los trabajadores con contrato indefinido. Sin embargo, el jefe de los empresarios españoles se olvida que en este país, tanto la contratación como el despido son casi a la carta.
    El fomento del contrato a tiempo parcial también parece ser una de las soluciones. El presidente de la CEOE ya se contradice, habla de trabajar por un empleo más estable y de fomentar el tiempo parcial. ¿En qué quedamos? Además, el hecho de que haya más contratos a tiempo parcial puede servir para las estadísticas, pero no para que el empleo sea más estable y de calidad.
    "Medidas de control del absentismo laboral". Habla el presidente de la CEOE de que el 75% de este absentismo viene dado por las bajas, y propone que los 15 primeros días de baja los pague únicamente la Seguridad Social. Primero, hay que recordarle al señor Díaz Ferrán que los trabajadores no enferman por gusto, y que las bajas siempre las confirma un médico.
    Otra de las medidas de las que seguramente el señor presidente de la CEOE se siente más orgulloso es de pedir "mayor flexibilidad interna en la empresa", para reforzar aún más la posición de fuerza del empleador, hablando de modificaciones del contrato sobre todo en movilidad funcional y geográfica. Traducción para los mortales y curritos de a pie: estar aún más a disposición de la empresa, y que ésta disponga aún más de tu tiempo.
    En cuanto a los EREs, Díaz Ferrán y toda la CEOE aboga por que la intervención de la Justicia y los poderes públicos se reduzca a verificar la aplicación legal. Esto es, que las empresas puedan hacer EREs sin necesidad de que Trabajo dé el visto bueno, a diestro y siniestro, y sin tener que abonar ninguna indemnización por despido.
    Si estas son las propuestas de la patronal, nos tendremos que atar los machos. Por cierto, ¿qué hace un señor como Díaz Ferrán, con sus empresas en quiebra y sus trabajadores sin cobrar, haciendo propuestas de reformas laborales? ¿Es que nos hemos vuelto locos?

    miércoles, 24 de febrero de 2010

    Los dineros de sus Señorías. ¿Y ahora qué?



    Ya conocemos lo que tienen sus Señorías. Con la publicación de sus bienes, muchos podrán pensar que a partir de ahora, se va a poder controlar su patrimonio y si se enriquecen con su puesto. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.
    No vamos a entrar ahora quién tiene más, quién se lo ha montado mejor o quién tiene más problemas para llegar a fin de mes (que según las cifras, no la realidad, los hay). Todo el que quiera puede consultar la relación de bienes de los diputados.
    Lo que sí llama la atención es el afán de muchas de sus Señorías en demostrar que no tienen mucho, por no decir nada, que están en política no para forrarse (como confesó en su momento el inefable Vicente Sanz a Zaplana), que es por amor al arte y a sus ciudadanos. Incluso resulta curioso (por no decir sospechoso), que muchos se mueven con coches de hace más de 15 años, que viven en viviendas con un valor catastral muy bajo y que, como el resto de los mortales, comparten hipotecas para pagar sus pisos. También los hay que disfrutan de rentas elevadas y de participaciones en negocios y empresas; también son mayoría los que no se fían del Sistema de Pensiones y tienen abiertos varios, pensando en el futuro.
    No es mi intención aquí criticar lo que tienen sus Señorías, cada uno disfruta de su dinero y lo dispone como bien sabe, o puede. Ahora, ¿cuál es el siguiente paso? Pues ninguno. En primer lugar, demostramos una confianza ciega en nuestros representantes; lo publicado es una declaración hecha por los mismos políticos, incompleta en ocasiones, no es un trabajo de investigación realizado por una institución independiente.
    En segundo lugar, no se va a comprobar nada de lo hecho público, sin olvidar que el hecho de saber no implica el hecho de cambiar. Conocemos el patrimonio (o parte). ¿Y? A mi entender, el pueblo valenciano no ha hecho sino recibir una peineta, pero no la folclórica, sino esa de levantar el dedo corazón.
    Y por cierto, el patrimonio de sus Señorías no equivale a los recursos con los que pueden vivir el día a día. No olvidemos los pluses, las dietas, los coches oficiales, etc, etc...

    martes, 23 de febrero de 2010

    Tres periodistas de Canal 9 acusan al jefe de personal de acoso sexual

    Demoledor artículo de Lydia Garrido en la edición de la Comunidad Valenciana de El País acerca de posibles abusos sexuales de un directivo de Canal 9

    miércoles, 10 de febrero de 2010

    Valencia contra sí misma

    Excelente artículo sobre el Conflicto de El Cabanyal del arquitecto Rafael Rivera en El País

    viernes, 5 de febrero de 2010

    Fueron los bancos


    Fueron los bancos los que provocaron, en gran medida, todo este desastre. Porque a día de hoy, con más de cuatro millones de personas que no tienen trabajo en todo el Estado Español, y con más de un millón de familias en las que no hay ninguna fuente de ingresos, ya podemos decir que esto es un desastre, sin temor a equivocarnos.
    Decía que fueron los bancos los responsables. Fueron ellos los que concedían créditos a mansalva, sin casi garantías, créditos que en gran parte iban a pagar la adquisición de viviendas y contribuían a inflar una burbuja, la inmobiliaria, cuya capacidad estaba sobrevalorada. Hubo un momento en que una vivienda se convirtió no en una necesidad, sino en un medio para enriquecerse de manera rápida, siguiendo un modelo de éxito fácil que nadie se atrevía a tocar.
    Pero he aquí que la burbuja no dio más de sí y explotó, y lo hizo arrasando todo lo que tenía por delante. Las grandes promotoras y constructoras españolas comenzaron a temblar, y con ellas las inmobiliarias, y todos los sectores que dependen directamente de él. Y el temblor se convirtió en cierre de empresas, y con ella la sangría del paro que empieza a hacer acto de presencia. A esto hay que sumar que el resto de sectores directamente implicados con la construcción también se contagian, y la sangría del paro pasa de ser un rasguño a ser una herida, cada vez más profunda. Los bancos empiezan a asustarse, se dan cuenta que no van a recuperar una buena parte de su dinero, y empiezan a cerrar el grifo. Son las pequeñas y medianas empresas las que sufren esta decisión, y se ven obligadas a despedir a parte de sus trabajadores. El paro ya no es una herida profunda, es casi un miembro gangrenado que hay que amputar.
    El Gobierno, una vez ganadas las elecciones generales de marzo, reconoce que ya estamos en crisis. Y una de las primeras medidas que toma es ir en auxilio de los bancos, con cantidades que quitan el hipo. Y esto es, en mi opinión, lo que en 2012 va a dar la victoria al PP en las generales; la gente no va a perdonar que antes que a nadie, se haya ayudado a unas instituciones que en años anteriores se forraron de manera indecente. Pero no nos desviemos. El crédito sigue sin fluir, y las pequeñas y medianas empresas siguen cerrando; no hay sector que se salve. A esto hay que sumar una contracción brutal del comercio internacional, que no hace sino cerrar posibilidades de supervivencia a las empresas españolas.
    Es en este momento cuando salen los empresarios, en concreto la CEOE, y algunas formaciones políticas de cuyo nombre no quiero acordarme, y por boca de su inefable líder, Díaz Ferrán, empiezan a lanzar propuestas de reforma del mercado laboral. O lo que es lo mismo, más facilidades para el despido en un país en el que la contratación y el despido pueden catalogarse como a la carta. Se intenta esconder dicha reforma laboral con aspectos como la formación y la productividad. Además, la CEOE demanda una reducción de las cuotas que pagan las empresas a la Seguridad Social.
    El PSOE, que se dice de izquierdas pero que cada vez que llega al Gobierno no hace sino aplicar políticas económicas de derechas, empieza a idear medidas, como la de reformar el sistema de pensiones (que incluye retrasar la edad de jubilación o la de aumentar el número de años que dan derecho a una pensión) o la de reformar el mercado laboral. Como siempre, Zapatero y su equipo no concretan, no se mojan, y empiezan a crear un desasosiego en la población.
    Y serán los trabajadores los que acaben pagando una crisis que no provocaron. Y se intenta atajar una crisis con despidos, dejando a los trabajadores sin recursos. Y finalmente, se cierra el círculo. Hagan juego señores, la banca siempre gana.

    viernes, 29 de enero de 2010

    Mis Cojones 33


    El Gobierno anunciaba el viernes, tras el Consejo de Ministros, que va a interponer un recurso de inconstitucionalidad contra el Decreto-Ley 1/2010 de la Comunitat Valenciana de medidas de protección y revitalización del conjunto Histórico de la Ciudad de Valencia, que permite, en esencia, el derribo de parte del barrio de El Cabanyal, solicitando además su suspensión. Se da un paso más en el contencioso que abrió el Consell con la aprobación por la vía "Mis Cojones 33" de dicho decreto Ley, tras la pronunciación del Tribunal Supremo instando al Ejecutivo Central a que considerase si había o no expolio con el conflicto del Cabanyal.
    No voy a entrar ahora en el debate sobre si derribos si o no, si es mejor o peor para le barrio, etc. Es un debate de muchos años, donde las posiciones de unos y otros han quedado lo suficientemente claras.
    A la hora de escribir este artículo, el Gobierno que preside Francisco Camps aún no se ha pronunciado, pero desde aquí ya les puedo adelantar por dónde irán los tiros: El Gobierno de Zapatero desprecia al Gobierno de la Comunidad Valenciana, somos víctimas de su política, es el demonio, no nos quieren, todo se lo lleva Cataluña, ataque frontal, bla, bla, bla. No esperemos una respuesta clara, comedida, razonada, política. Seguramente saldrán los voceros de siempre, a ladrar por las esquinas, poniendo su lengua bífida a todo trapo.
    Comentarios sarcásticos aparte, el problema lo seguirán sufriendo los afectados del Cabanyal que, lejos de ver cómo se resuelve un problema que ya dura más de una década, deberán esperar un poco más a que los tribunales resulevan la papeleta. Mientras, el Consell, con Camps a la cabeza, ya ha encontrado una nueva excusa para hacerse el mártir. Hay que ver como son las cosas, desde 1996 hasta 2004, casi no se oyó al PP de la Comunidad Valenciana despotricar del Gobierno de España. Y es que aún hay valencianos que creemos que los poderes públicos se deben a los ciudadanos, y no a los partidos políticos que los apoyan.
    En todo caso, desde aquí vuelvo a mostrar mi apoyo a los vecinos que se van a quedar sin sus casas, y muestro mi estupor y mi rabia contra un Ayunamiento de Valencia y un Gobierno de la Generalitat Valenciana que sigue apostando por destruir antes que rehabilitar y construir.

    jueves, 28 de enero de 2010

    Inòpia

    No dejéis de escuhar esto; simplemente genial:

    http://www.goear.com/listen/54cc7d0/el-verd-de-l´estiu-inòpia

    La guerra eterna


    Lo de Villena se veía venir. Más tarde o temprano, el conflicto, antes larvado y ahora a cara descubierta, entre campsistas y zaplanistas (ahora más bien ripollistas), tenía que estallar por algún lado. Muchos dirán que la guerra entre ambas facciones del Partido Popular de la Comunidad Valenciana lleva estallando y en el primer plano de la vida política de la Comunidad Valenciana muchos años. Sin embargo, lo que no es frecuente es ver cómo una alcaldía ganada por el PP con mayoría absoluta puede caer en manos de la oposición.
    El conflicto entre Zaplana y Camps se cerró mal en su momento. La marcha del primero a ocupar un puesto en el Gobierno de Aznar posibilitó que el segundo se hiciera con el mando en el PPCV. Zaplana creía dejar todo atado y bien atado, pero Camps le salió rebelde, mostró sus cartas y se hizo con el control del PPCV jugando unas bazas (las de cargarse políticamente a sus rivales políticos) que ahora le están pasando factura. Al principio dejó a algunos destacados zaplanistas en primera línea, una situación hoy inimaginable gracias al control que ejerce Camps en tierras valencianas. Ese control, a pesar de todo, nunca ha llegado a Alicante. Allí los zaplanistas se mueven a su antojo, con José Joaquín Ripoll a la cabeza. La mayor parte del tiempo cada uno se queda en su feudo, a excepción de las visitas que Camps hace a Alicante.
    El estallido del caso Gürtel puso en bandeja a Ripoll un motivo para atacar a Camps. No hay más que recordar las constantes manifestaciones de Ripoll al respecto, sobre todo con el famoso episodio del Comité Ejecutivo que reforzó a Ricardo Costa, y que le costó a Camps más de un disgusto.
    En los últimos días, además del episodio de Villena, hay echos que han vuelto a colmar la paciencia de Ripoll. Uno, la idea de Cotina de llevar las basuras de Castellón a Alicante. El otro, el afán de Camps de no instalar el nuevo centro de investigación de Microsoft en Alicante. Piensen en cómo se sentirá Ripoll: Alicante vale para traer las basuras, pero no para un centro de investigación.
    A mi parecer, Camps comete un error con Ripoll. El jefe del Consell y presidente del PPCV aún no ha entendido que el barón zaplanista es fundamental para que el PP siga manteniendo su liderazgo en la Comunidad Valenciana; Alicante es un vivero de votos grandísimo para que a Camps pueda pasársele por la cabeza ni siquiera no tenerlo en cuenta. Sólo el tiempo lo dirá.

    martes, 19 de enero de 2010

    Inmigración, crisis e hipocresía

    En los últimos días estamos asistiendo a algunos movimientos que, aunque no lo parezcan, son preocupantes, y aunque parezcan que no nos afectan directamente, en realidad nos repercuten más de lo que cabría esperar.
    Hace unos días, Alfredo Pérz Rubalcaba, Ministro del Interior, presentaba las cifras de inmigrantes llegados en pateras. En 2009 apenas superaron los 2.000, mientras que en 208 sobrepasaban con creces los 4.000. Según Rubalcaba, la "drástica disminución" se daba, en buena medida, a la colaboración en materia de fronteras con países vecinos y por las medidas de la UE para el control de la inmigración irregular. Aunque sea cierto, creo que el análisis del Ministro no es del todo completo. Y es que se le escapa algo que no debe pasarnos desapercibido: hay crisis. No la saco a colación por ser un recurso fácil en estos días. Simplemente, no hay tanta oferta laboral como antes.
    Estadísticas aparte, no hay que dejar pasar tampoco la polémica en el ayuntamiento de Vic. Aunque ya se ha dejado claro que se va a actuar y que esta práctica no es algo habitual, sí que me gustaría poner el acento en la hipocresía que se ha instalado en la sociedad española acerca de la inmigración. En época de vacas gordas, parecía que los asentamientos, las chabolas en las que decenas de inmigrantes vivían hacinados, las casa-patera, las condiciones laborales que rozaban la semi-esclavitud, etc, no existían. En ese momento  convenía su presencia, servían a un propósito, aunque desde muchos estamentos se hiciera la vista gorda.
    Estos mismos estamentos son los que ahora, en crisis, apuestan por volver la mirada hacia los inmigrantes, pero no para mejorar sus condiciones de vida, sino para culparles de todos los problemas que provoca la crisis. Ahora es muy hipócrita el pretender que desaparezcan, que se esfumen como si nunca hubieran estado aquí, como si nunca hubieran existido.
    Y duele ver cómo la sociedad española, tradicionalmente una de las que más emigrantes ha tenido (no olvidemos toda la gente que fue a América Latina en el Siglo XIX o a la Europa más desarrollada el pasado siglo) se olvida de todo esto, y no le importa ver cómo se trata a seres humanos que se buscan la vida, como ya lo hicieron otros hace muchos años.

    lunes, 11 de enero de 2010

    Ni respeto ni silencio

    Artículo de Juan Luis Cebrián sobre la sentencia contra dos periodistas de la Cadena Ser.

    De obligada lectura para los actuales estudiantes de Periodismo.

    jueves, 7 de enero de 2010

    Indecencia y prepotencia

    Camps y Barberá son únicos para joder al personal. Una vez conocida la resolución del Ministerio de Cultura sobre los derribos de El Cabanyal, llega el PP de la Comunidad Valenciana, aprueba un decreto de urgencia, derogando el decreto 57/1993 de la Generalitat que declaró Bien de Interés Cultural (BIC) el conjunto histórico de uno de los barrios con más tradición, solera y renombre de la ciudad de Valencia. Además, siendo una decisión tomada por el PSOE en su día,...
    Los argumentos, los de siempre. Que si desagravios, que si intromisiones, que si nos marginan desde Madrid, que si la abuela fuma, que si Cataluña, esto, que si Cataluña lo otro, que somos los mejores, que si bla, bla, bla... Nada nuevo brilla bajo el sol. En la práctica, los más de 450 vecinos del Cabanyal que estos últimos días respiraban algo más tranquilos, ahora vuelven a estar con la soga al cuello porque a estos dos individuos les place. Seguramente, en la mente de Camps y Barberá, habrá anidado el deseo de verlos otra vez algo jodidos. Que no quede por ellos.
    Y es que, desde que los "populares" llegaron al poder en la Comunidad Valenciana y en la ciudad de Valencia, han apostado más por el urbanismo depredador que por rehabilitar barrios históricos. Además, piénsenlo, qué bonito será una inamculada (pero totalmente innecesaria) avenida de Blasco Ibáñez hasta el mismo mar, más aún cuando se celebren las America's Cup y las Fórmulas 1. Será todo tan maravilloso, estaremos tan a la vanguardia de todo, seremos los reyes del mambo en Valencia.
    Bromas aparte, y espero equivocarme, en las siguientes elecciones autonómicas y municipales, el PP volverá a arrasar en todos y cada uno de los barrios de Valencia, incluido el Cabanyal. Entonces, ¿de qué habrá servido todo este jaleo? Seguramente, de nada.