miércoles, 2 de diciembre de 2009

Reuniones

Permítanme que, por una ocasión, abandone la senda de la crítica política para llamar la atención sobre una "costumbre" que tenemos en este país, que es la de mantener reuniones de trabajo, cuantas más mejor, sin lograr sacarles apenas rendimiento.
El otro día, en una emisora de ámbito nacional, oía que el conseller de Educación de la Generalitat Valenciana, Alejandro Font de Mora, había mantenido nada menos que 32 reuniones con representantes de la Plataforma de L'Ensenyament. ¡Nada menos que 32 reuniones! con resultados nada o poco alentadores. No voy a entrar en el conflicto educativo que hay en la Comunidad Valenciana, pero sí en el hecho de que en España aún no somos conscientes de la importancia que tienen estos encuentros de trabajo.
En los países de nuestro entorno tienen muy claro que estas reuniones son para mejorar la estructura y productividad empresariales, para motivar a los trabajadores, para escuchar defectos del funcionamiento de la empresa y mejorarlos; en definitiva, son reuniones productivas, interesantes, participativas. Normalmente con dos o tres de estos encuentros basta.
En España vamos por el camino contrario. Somos dados a convocar muchas reuniones, a horas intempestivas, en las que las críticas o propuestas de los trabajadores suelen caer en saco roto; suelen acabar sin ninguna conclusión clara, y siempre a la espera de la siguiente reunión, a ver si por designio divino se arreglan los problemas. Son poco participativas, siempre hablan los mismos (normalmente los jefes), y tras horas y horas de charla (se ha demostrado que a partir de los primeros 30-45 minutos, la gente empieza a desconectar), nada se soluciona.
Y es que estas reuniones solo son parte de un problema más gordo, que el empresariado de este país, en general, se niega a reconocer: hacer más horas no significa ser más productivo; hacer más horas no significa un trabajo cualitativamente mejor; hacer más horas no significa tener más implicación con la empresa.
A quien corresponda, que tome nota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario