lunes, 28 de diciembre de 2009

Cuestiones de estos días

Sirva este último artículo de 2009 para lanzar al aire algunas dudas que me han surgido estos días:
1.- ¿Por qué el señor Díaz Ferrán sigue libre? De todos es conocida la situación por la que han pasado los afectados por la quiebra de Air Comet. El Ministerio de Fomento se ha gastado más de 4,5 millones de euros en fletar aviones para dar servicio a los afectados. Como siempre, son los españolitos de a pie con sus impuestos los que pagan la mala gestión de algunos empresarios. Mientras las miles de personas estafadas (¿cómo llamarían ustedes el hecho de que una empresa siga cobrando por sus servicios sabiendo que va a la bancarrota, y que incluso venda billetes para 2010? ¿Dónde ha ido a parar ese dinero?) trataban de sobrevivir como podían, seguro que el señor Díaz Ferrán ha pasado los últimos días comiendo de lo lindo, en casa, con su familia, cómodo, calentito. Y además, durmiendo a pierna suelta.
2.- ¿Por qué la Curia Eclesiástica se sigue adueñando del término 'familia'? La familia es mucho más que "padre, madre y prole", como decía algún asistente a la concentración por la defensa de la familia. ¿Qué me dicen del resto de personas que forman el núcleo familiar? Por suerte, cada vez acuden menos personas a este tipo de saraos organizados por la jerarquía católica. Los mandamases católicos gastan sus recursos y energías en criticar otros modos de vida que no son los suyos, dejando en un segundo plano a los movimientos cristianos de base de los que hay tanto que aprender y que, desde estas humildes líneas, aprovecho para quitarme el sombrero. Volviendo a la curia, a estos señores les asusta que la sociedad piense por sí misma, que evolucione, que se desligue de las cadenas con las que la Iglesia ha maniatado al ser humano durante siglos, porque al suceder todo esto, se demuestra que su influencia va decayendo.
3.- ¿Por qué la condena a dos periodistas por hacer su trabajo no ha tenido el eco que merece? No sé si será por la coincidencia con las fechas navideñas, pero lo cierto es que estos días ha pasado muy de refilón la condena judicial a dos periodistas por hacer su trabajo. La Justicia reconoce en su sentencia que hicieron bien su trabajo, que el tema sobre el que informaban (supuestas afiliaciones irregulares al PP) interesaba y que beneficiaba a la opinión pública; ahora, les condena por haber publicado en Internet la lista de esas posibles afiliaciones irregulares aduciendo que la red de redes no es un medio de comunicación social. ¿Dónde ha estado metido el juez en los últimos 15 años? ¿Este señor aún escribe a plumilla? Este es el botón de muestra del nivel de modernización de nuestro sistema judicial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario