lunes, 9 de noviembre de 2009

Mundo Ilusión

En los últimos 30 años, la clase política de este país ha evolucionado hacia un estado que yo calificaría de "esquivo". Me explico. Cada vez es más frecuente encontrar a servidores públicos en una de estas tesituras:
a) Hacer declaraciones sin admitir preguntas; b) Admitir preguntas, pero sólo contestando las que convienen; c) Admitir todas las preguntas, contestar con interés las que convienen y responder a las demás con evasivas y frases hechas.
Ninguna de las tres situaciones ayudan a normalizar la vida democrática de un país, y mucho menos a que los ciudadanos tengan una consideración elevada de sus representantes políticos. Hoy en día muy pocos políticos, por no decir ninguno, responden directamente a lo que se les pregunta, e incluso hay algunos que se atreven hasta con los jueces.
Para demostrar toda esta disertación no hay más que analizar las respuestas del presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, al Juez Flors, instructor de la rama valenciana del caso Gürtel. Cuando el magistrado le pregunta a Camps qué es lo que le debe Älvaro Pérez, responde con un "Todos los valencianos me deben mucho porque he sacado adelante la Comunidad Valenciana. Los valencianos me gritan 'presidente, presidente' cuando me ven por la calle". Ante la insistencia del Juez, Camps vuelve a decir: "Todos reconocen mi empuje como presidente".
Dejando de lado cuestiones políticas, esta respuesta me lleva a plantearme que Camps ha perdido el referente de la realidad, y un señor que no sabe muy bien dónde está ni cuál es su situación no está capacitado para ejercer un cargo público.
Camps es una víctima más del síndrome que sufre la clase política hoy en día, sobre todo la que está más ligada al poder: se creen imprescindibles (miren si no el caso de Zapatero, que en dos minutos va a arreglar el conflicto del Alakrana), y creen estar en una situación en la que los problemas de la gente no van con ellos. Aznar ya cometió ese error, en su segundo mandato desoyó la opinión de la mayoría de la gente y creyó estar en una situación muy por encima de la real, y le costó el poder al PP.
A ver quién es el siguiente.

1 comentario:

  1. Está claro,Raul que Camps ha perdido el norte y no sé muy bien sies porque el Grtel se lo ha provocado o porque ya era así, creo más bien lo segundo. Es peligrosooo para la democracia que los que gobiernan crean que somos nosotros los que estamos a su servicio y les debemos algo, invirtiendo totalmente el sentido. Si no estuvieramos adocenados y dormidos ¿cómo podría un tío tan pusilánime, pijo y... ser presidente de algo. Sería mucho mejor que fuera solo sinverüenza y corrupto pero que, además se crea enviado por Dios es ya mucho. ¿por qué no los pueden enviar a la carcel. ¡A las barricadas!. salud Mamá

    ResponderEliminar