jueves, 12 de noviembre de 2009

Cualquier tiempo pasado no fue mejor

A la Jerarquía de la Iglesia Católica nunca se le ha dado bien aceptar que la sociedad ha progresado, que ya no estamos en la época de los siervos ni de la obediencia ciega, y ni mucho menos ha aceptado ni ha diregido que cada vez más se le aparte del poder.
Las amenazas de Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal, sobre la Ley del Aborto y las consecuencias que sufrirían todos aquellos que votaran a favor, me parecen tan anacrónicas como carentes razón y lógica.
Por suerte para la gran mayoría de la sociedad española, y por desgracia para los obispos de este país, habrá una legislación sobre el aborto, una legislación que, por otro lado, no obliga a ninguna mujer a abortar, muy al contrario de lo que pretenden hacernos ver estos señores, mezclando churras con merinas, todo con tal de inculcar un sentimiento de culpabilidad, y por qué no decirlo, de miedo, a los que se declaran católicos. El señor Camino entiende que, una vez aprobada la Ley, las mujeres harán cola en las clínicas para practicarse el aborto sin freno. Así piensan estos señores.
Por suerte para la gran mayoría de la sociedad española, y por desgracia para los obispos de este país, la Iglesia Católica ya no está a partir un piñón con el poder. Durante muchos siglos así ha sido. Incluso en España, hasta hace no muchos años, la Jerarquía, coloquialmente hablando, 'cortaba el bacalao': apoyó una guerra civil tachándola de "Cruzada", colaboró con la dictadura franquista, se hizo cargo de la educación de muchas generaciones de este país y recibió (y recibe) grandes sumas de dinero del Estado.
La presencia de la Jerarquía de la Iglesia Católica a nivel social es cada vez menor en este país. Sin embargo, no puedo evitar cierto sentimiento de rechazo cada vez que algunos de estos señores se despacha con alguna de sus ocurrencias.

2 comentarios:

  1. Ciertamente son unos señores que nada tienen que ver con las palabras de Jesus. Para los que creemos en la filosofia de Cristo e intentamos seguirla , nos parece que estos famosillos bien bestidos de la Jerarquia son como los fariseos que luego nos crucifican. La verdad es que no saben lo que hacen y por ello no son mi ejemplo, solo extremistas y esclavos de sus mentiras.

    ResponderEliminar
  2. Las palabras de Monseñor Camino no tienen ni comentario. Está tan lejos de la sociedad española y los jóvenes de hoy que no vale la pena. Como ha dicho Wayoming en el Intermedio "si a monseñor no le interesa lo que digan los partidos políticos a mi no me interesa lo que diga Camino" Que se coma el todas las hostias que no dará a todos los españoles que excomulgue.A las barricadas, mamá

    ResponderEliminar