lunes, 28 de diciembre de 2009

Cuestiones de estos días

Sirva este último artículo de 2009 para lanzar al aire algunas dudas que me han surgido estos días:
1.- ¿Por qué el señor Díaz Ferrán sigue libre? De todos es conocida la situación por la que han pasado los afectados por la quiebra de Air Comet. El Ministerio de Fomento se ha gastado más de 4,5 millones de euros en fletar aviones para dar servicio a los afectados. Como siempre, son los españolitos de a pie con sus impuestos los que pagan la mala gestión de algunos empresarios. Mientras las miles de personas estafadas (¿cómo llamarían ustedes el hecho de que una empresa siga cobrando por sus servicios sabiendo que va a la bancarrota, y que incluso venda billetes para 2010? ¿Dónde ha ido a parar ese dinero?) trataban de sobrevivir como podían, seguro que el señor Díaz Ferrán ha pasado los últimos días comiendo de lo lindo, en casa, con su familia, cómodo, calentito. Y además, durmiendo a pierna suelta.
2.- ¿Por qué la Curia Eclesiástica se sigue adueñando del término 'familia'? La familia es mucho más que "padre, madre y prole", como decía algún asistente a la concentración por la defensa de la familia. ¿Qué me dicen del resto de personas que forman el núcleo familiar? Por suerte, cada vez acuden menos personas a este tipo de saraos organizados por la jerarquía católica. Los mandamases católicos gastan sus recursos y energías en criticar otros modos de vida que no son los suyos, dejando en un segundo plano a los movimientos cristianos de base de los que hay tanto que aprender y que, desde estas humildes líneas, aprovecho para quitarme el sombrero. Volviendo a la curia, a estos señores les asusta que la sociedad piense por sí misma, que evolucione, que se desligue de las cadenas con las que la Iglesia ha maniatado al ser humano durante siglos, porque al suceder todo esto, se demuestra que su influencia va decayendo.
3.- ¿Por qué la condena a dos periodistas por hacer su trabajo no ha tenido el eco que merece? No sé si será por la coincidencia con las fechas navideñas, pero lo cierto es que estos días ha pasado muy de refilón la condena judicial a dos periodistas por hacer su trabajo. La Justicia reconoce en su sentencia que hicieron bien su trabajo, que el tema sobre el que informaban (supuestas afiliaciones irregulares al PP) interesaba y que beneficiaba a la opinión pública; ahora, les condena por haber publicado en Internet la lista de esas posibles afiliaciones irregulares aduciendo que la red de redes no es un medio de comunicación social. ¿Dónde ha estado metido el juez en los últimos 15 años? ¿Este señor aún escribe a plumilla? Este es el botón de muestra del nivel de modernización de nuestro sistema judicial.

jueves, 24 de diciembre de 2009

Comida precocinada

Bueno, llegan las Navidades, fechas en las que, además de muchas otras cosas, se come de manera desmesurada. Y saliéndome un poco de lo que es habitual en este humilde blog, quiero romper una lanza a favor de la comida precocinada. Sí señor, nada de platos caseros, guisos hechos con mimo y menús que se disfrutan con los que más quieres. Ahora lo que se lleva son esos magníficos bocadillos envueltos en plástico, donde la mezcla brilla por su ausencia y el pan están tan correoso que haría falta más de una dentadura para masticarlo y tragarlo; esos grandes platos recalentados, también envueltos en plástico, donde la comida tiene el mismo sabor, ya sea carne o pescado; o la ya tan famosa bollería industrial, con un envoltorio muy llamativo y con un contenido que, aunque sabemos que no es nada beneficioso para nuestro organismo, nos lo comemos y, lo que es peor, disfrutamos de él.
Se preguntarán cómo he podido llegar a saber todo esto. Pues muy fácil. En los últimos días, sólo ha habido que darse una vuelta por Barajas y hablar con los afectados de Air Comet para conocer las bondades y excelencias de este tipo de comida. Esta gente no ha sabido apreciar lo buena que está este tipo de comida, y que es mucho más preferible al cordero, besugo, pavo, cocido, marisco, polvorones,... pero sobre todo, a la compañía de los tuyos.
Se quejan por estar atrapados días en el aeropuerto sin que nadie les dé una solución, por haber pagado un billete a una compañía que sabía que iba a la quiebra y aún así los seguía vendiendo (si es que no puedo evitarlo) y, además, por no poder pasar las fiestas con su familia. No se preocupen, el señor Díaz ferrán ya está trabajando en una solución, y si no, les hará un hueco en su casa estos días.
No se atraganten, y apuesten por la comida precocinada, un valor seguro

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Miopía política y ceguera moral

Bravo por Font de Mora. Este señor nunca deja de sorprendernos. La última, y creo que la mejor hasta ahora, ha sido la de no adherirse al acuerdo para que los estudiantes de la Comunidad Valenciana puedan disfrutar de un ordenador portátil. La razón: el tamaño del ordenaro provocará miopía en los niños valencianos. Font de Mora se basa para decir esta tontería en un informe de la Fundación Oftalmológica del Mediterráneo (fundada por la propia Generalitat Valenciana en 1999).
Pues bien. Poco tiempo bastó para que el resto de profesionales saliera a la palestra para desmentir al conseller. La miopía no la causa el tamaño de la pantalla o la letra, sino la predisposición genética y la cercanía de la pantalla respecto a los ojos. La consecuencia: los niños de la Comunidad Valenciana no tendrán ordenadores portátiles.
Y es que cualquier cosa vale. Este señor demuestra no tener entrañas, demuestra que le importa poco la educación de los más jóvenes. Pero no se apuren. Seguramente, en unos meses saldrá a la palestra el tema, pero a la inversa, diciendo que Zapatero es el demonio, nos roba a nuestros hijos y encima no nos pone ordenadores cuando al resto de comunidades, sobre todo Cataluña, esa usurpadora, se los lleva calentitos.
Da usted pena, señor Font de Mora. Entre el conflicto de Educación para la Ciudadanía, las pésimas condiciones con las que mantiene a los profesionales de la docencia y esto último, seguramente entrará en el Guinnes como el primer responsable político que acabó de finiquitar el ya maltrecho sistema educativo valenciano en tan poco tiempo.
Por cierto señor Font de Mora, ya que no hay ordenadores porque la pantalla es pequeña, prohiba también los teléfonos móviles.
Vivir para ver.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Copenhague, o de cómo todo seguirá igual

Me impresionó el reportaje del pasado fin de semana del País Semanal acerca de las consecuencias del cambio climático y de cómo está afectando en diferentes parte del planeta. Muy oportuno, con la Cumbre de Compehangue a punto de empezar. Mucho revuelo se ha armado con esta cita, sobre todo por las esperanzas que muchos han depositdado en esta reunión.
Personalmente, doy a conocer mi escepticismo. Más o menos se armó el mismo revuelo con la cita de Kioto, y años después se ha demostrado que las grandes potencias no están por la labor, que los países emergentes tampoco y que, mientras tanto, la Tierra se desangra poco a poco, tratando de digerir las cantidades ingentes de gases de efecto invernadero, la tala indiscriminada de zonas boscosas o la cantidad de residuos que cada año tienen que tragarse los océanos y mares.
Y es que esta cumbre viene precedida de las intenciones que tanto el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro chino, Wen Jiabao, de mantener su compromiso de reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Muchas buenas intenciones, pero poco contenido. No sé si es por la cercanía de la Navidad.
A pesar de todo, seguramente esta Cumbre se cerrará con compromisos concretos. Sin embargo, habría que preguntarse para qué sirven los compromisos si luego ningún país los cumple y, para más guasa, no hay ningún organismo internacional que los haga cumplir.
La temperatura del planeta sigue subiendo, el clima se hace cada vez más extremo, los polos se siguen derritiendo, cada día desaparecen más especies; y aún hay incrédulos y escépticos (por no llamarlos de otra manera) que afirman que la mano del hombre no está detrás del cambio climático. ¡Cuánto mal ha hecho el primo de Rajoy!

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Reuniones

Permítanme que, por una ocasión, abandone la senda de la crítica política para llamar la atención sobre una "costumbre" que tenemos en este país, que es la de mantener reuniones de trabajo, cuantas más mejor, sin lograr sacarles apenas rendimiento.
El otro día, en una emisora de ámbito nacional, oía que el conseller de Educación de la Generalitat Valenciana, Alejandro Font de Mora, había mantenido nada menos que 32 reuniones con representantes de la Plataforma de L'Ensenyament. ¡Nada menos que 32 reuniones! con resultados nada o poco alentadores. No voy a entrar en el conflicto educativo que hay en la Comunidad Valenciana, pero sí en el hecho de que en España aún no somos conscientes de la importancia que tienen estos encuentros de trabajo.
En los países de nuestro entorno tienen muy claro que estas reuniones son para mejorar la estructura y productividad empresariales, para motivar a los trabajadores, para escuchar defectos del funcionamiento de la empresa y mejorarlos; en definitiva, son reuniones productivas, interesantes, participativas. Normalmente con dos o tres de estos encuentros basta.
En España vamos por el camino contrario. Somos dados a convocar muchas reuniones, a horas intempestivas, en las que las críticas o propuestas de los trabajadores suelen caer en saco roto; suelen acabar sin ninguna conclusión clara, y siempre a la espera de la siguiente reunión, a ver si por designio divino se arreglan los problemas. Son poco participativas, siempre hablan los mismos (normalmente los jefes), y tras horas y horas de charla (se ha demostrado que a partir de los primeros 30-45 minutos, la gente empieza a desconectar), nada se soluciona.
Y es que estas reuniones solo son parte de un problema más gordo, que el empresariado de este país, en general, se niega a reconocer: hacer más horas no significa ser más productivo; hacer más horas no significa un trabajo cualitativamente mejor; hacer más horas no significa tener más implicación con la empresa.
A quien corresponda, que tome nota.

martes, 24 de noviembre de 2009

Afortunados

Hace poco, un amigo me decía que éramos afortunados por vivir en un país desarrollado. En parte creo que puede tener razón, aunque quisiera matizar esta afirmación repasando lo que cualquiera de nosotros hace a lo largo de un día cualquiera.
Lo primero, levantarnos antes de lo que nos gustaría por tener que acudir a nuestro puesto de trabajo. Los que tengan hijos, los llevarán a la guardería antes de ir a trabajar. En España no contamos con un sistema público de este tipo de centros, como sí lo tienen países vecinos de toda Europa. Sin embargo, somos afortunados.
Cogemos el coche para ir a trabajar (afortunado quien disponga de uno). Nos gustaría ir en transporte público, pero es que hacer el mismo recorrido en el doble de tiempo desmotiva a cualquiera. Somos conscientes de que con esta actitud la calidad del aire de la ciudad se resiente, y que perjudicamos el medio ambiente. Sin embargo, sabemos que invertir más tiempo en viajar en transporte público nos lo quita de otras cosas, como poder llevar a nuestros hijos al colegio o desayunar con ellos. Es en ese momento cuando piensas porqué no hay más inversiones en llevar a cabo otra política de movilidad urbana, y es cuando te vienen a la cabeza otros proyectos en los que el ayuntamiento de tu ciudad y el gobierno autonómico deciden gastarse el dinero que tienen y el que no tienen.
Una vez llegamos a nuestro puesto de trabajo, nos encontramos con dos escenarios. Uno, que nos guste lo que hacemos, considerándonos unos afortunados; y dos, que no nos guste, que trabajemos en algo que no nos llena por poder tener habichuelas a fin de mes. En esta segunda situación se encuentra la mayoría de la clase trabajadora de este país.
Con las jornadas maratonianas españolas, esas que nunca deben superar las ocho horas (según la Ley, aunque ya saben, la ley se la pasan muchos empresarios por el arco del triunfo, y más en un sector como el de los medios de comunicación), nos es imposible llegar a casa a una hora decente. Antes de todo esto, habremos trabajado en unas condiciones de trabajo que no serán las deseables, las que por derecho y salud corresponden a los trabajadores, porque la mayoría de empresarios de este país (aunque siempre hay excepciones) consideran que es mejor invertir en otras cosas que en la seguridad y formación de los trabajadores. A pesar de todo, afortunados que, en tiempos de crisis, sigamos conservando nuesto puesto de trabajo.
Pero no seamos pesimistas, y supongamos que, oh, milagro, llegamos a casa a una hora que nos permite disfrutar de nuestra familia (volvemos a ser afortunados). Damos un paseo por el barrio. Si vivimos en el centro de la ciudad, seguramente disfrutaremos de unas condiciones algo más favorables que si vivimos en el extrarradio. En el segundo caso, veremos mobiliario urbano deteriorado y viejo, veremos obras de centro de salud y de escuelas a medio acabar, paralizadas porque la morosidad de la Administración Autonómica (la misma que tiene las competencias en Sanidad y Educación y que prefiere gastarse el dinero en Copas América, Fórmulas 1 o Másters de Tenis) llega a niveles de delito.
Se acaba el día, damos las buenas noches a nuestros hijos, los adultos cenamos y nos da el tiempo justo para sentarnos en el sofá de casa, adocenarnos con la programación televisiva e irnos a dormir para volver a comenzar un nuevo día.
Vuelvo a pensar en las palabras de mi amigo. A pesar de todo, no tengo más que darle la razón, porque hay millones de personas en el mundo que darían la mitad de su vida por disfrutar de uno de estos días. No sé si vieron la pasada semana Informe Semanal; entre Alakranas y Crisis se soló un demoledor reportaje sobre la Infancia y la situación de muchos niños en los países no tan desarrollados. Se lo resumiré en pocas palabras: niñas haitianas sin familia viviendo con extraños en régimen de servidumbre, niñas africanas mutiladas sin razón, niños africanos convertidos en soldados y asesinos, niñas indonesias utilizadas como carnaza sexual, niños brasileños cuya única ambición en esta vida es trabajar, niños de América Latina que se levantan por la noche para recoger la fruta y verdura que cae de los camiones para luego venderla y sacar algo de dinero, niños de todo el mundo viviendo entre basura y miseria, sin hogar, educación ni derecho a disfrutar, en suma, de su niñez.
Seguramente podremos considerarnos unos afortunados. Sí y no. Quien sabe si es fortuna todo esto.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Algunos vistazos de realidad

Lo decía algún profesor mío de la facultad, aquello de que la realidad supera siempre a la ficción. En los últimos días hemos tenido la oportunidad de contar con casos en los que esta aseveración se cumple a pies juntillas.
- Camps haciendo de chófer de los pilotos de Ferrari. El pasado domingo, y con la excusa de unas carreras organizadas por la escudería italiana, Fernando Alonso se presentaba como el flamante fichaje de Ferrari para los próximos años. Como no podía ser de otra manera, Rita y Camps no faltaron a la cita. Hasta ahí, todo normal. Sin embargo, cuando el jefazo de Ferrari, Luca Cordero de Montezemolo, decide bloquear un bólido en la grava, ahí entran en escena los dirigentes populares, para socorrerlos. Esto no debería ser más que una anécdota. Sin embargo, Camps siempre encuentra alguna situación para salir en la foto, nada menos que conduciendo un Ferrari California descapotable color azul claro. Anécdota, tal vez, pero que refleja una manera de hacer las cosas a las que el 'Molt Honorable' nos tiene acostumbrado. Aquí está Camps para salvar la situación, y es que el mensaje que se transmite no es el de la anécdota, sino el de que el President siempre vela por todos nosotros, que está pendiente de todo, que está allí donde hay una gran oportunidad para salir en la foto, reforzando su posición en la Comunidad Valenciana y sonrojando a más de uno en el PP nacional.
- Hablando del PP a nivel nacional, Rajoy cerraba el domingo su "Congreso" con los deberes hechos. Sin embargo, habría que matizar varias cosas. Primero, que los huesos más duros con los que va a tener que convivir Rajoy en los próximos meses (Aguirre, Camps y Aznar) no comparecieron en la foto de familia de ayer. Ganó Rajoy, pero por incoparecencia del rival. Segundo, no hay nada nuevo, más de lo mismo; Rajoy se presenta como una alternativa de Gobierno, con "soluciones" a la crisis y presumiendo de escuhar a todo el mundo. Tercero, Rajoy presenta al PP como el partido de las clases medias y las clases trabajadoras; incongruente, dado que el PP fue el primer partido en España que se afanó en gritar a los cuatro vientos que la derecha y la izquierda ya no existían, que las clases sociales habían muerto; ahora resucita estos conceptos, con la pretensión de que simpatizantes y votantes desencantados del PSOE engrosen sus filas, una idea en principio errónea, ya que, en teoría, si hay clases e ideologías, un votante de izquierdas del PSOE (?) no votará nunca al PP. Se verá.
- Los grandes partidos españoles (PSOE y PP) se afanan en los últimos días en presentarse como la tabla de salvación contra la corrupción política. Rajoy anunciaba su intención de un gran pacto de Estado en el tema, mientras que los socialistas machacan al personal con la idea de que ahora se lucha más contra la corrupción. Ni unos ni otros profundizarán en el tema, no les conviene, y más teniendo en cuenta que la inmensa mayoría de los ayuntamientos de este país se los reparten ambos. Una vez pase el temporal, donde dije digo... Habría que recordar, además, que con el reciente 'Caso Pretoria', ambos hicieron oídos sordos a los informes que se enviaron al Congreso Catalán, advirtiendo de la operación.
- Una pequeña reflexión sobre la figura de Maradona. Bien es cierto que no soy un gran aficionado al fútbol, aunque lo suficiente como para saber lo que fue Maradona en su día y la impronta que dejó en este deporte. Sólo decir que, como aficionado al deporte, cada vez que veo su gol en el Mundial México 86, se me ponen los pelos como escarpias. Sin embargo, creo que esto no debe justificar todas las "actuaciones cuestionables" (por llamarlo cortésmente) que el 'Pelusa' ha tenido en los últimos años. No estoy hablando de sus problemas con alguna que otra sustancia, sino los exabruptos que lanzó hace algunas semanas; sin embargo, lo más grave no es esto, sino cómo le rieron las gracias algunos. Personalmente considero muy leve la multa impuesta por la FIFA, y me apena que aún haya gente que dé carta blanca a todos aquellos ídolos que, por el hecho de serlo en algún momento de sus vidas, se creen en el derecho a tratarnos a los demás como subnormales.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Cualquier tiempo pasado no fue mejor

A la Jerarquía de la Iglesia Católica nunca se le ha dado bien aceptar que la sociedad ha progresado, que ya no estamos en la época de los siervos ni de la obediencia ciega, y ni mucho menos ha aceptado ni ha diregido que cada vez más se le aparte del poder.
Las amenazas de Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal, sobre la Ley del Aborto y las consecuencias que sufrirían todos aquellos que votaran a favor, me parecen tan anacrónicas como carentes razón y lógica.
Por suerte para la gran mayoría de la sociedad española, y por desgracia para los obispos de este país, habrá una legislación sobre el aborto, una legislación que, por otro lado, no obliga a ninguna mujer a abortar, muy al contrario de lo que pretenden hacernos ver estos señores, mezclando churras con merinas, todo con tal de inculcar un sentimiento de culpabilidad, y por qué no decirlo, de miedo, a los que se declaran católicos. El señor Camino entiende que, una vez aprobada la Ley, las mujeres harán cola en las clínicas para practicarse el aborto sin freno. Así piensan estos señores.
Por suerte para la gran mayoría de la sociedad española, y por desgracia para los obispos de este país, la Iglesia Católica ya no está a partir un piñón con el poder. Durante muchos siglos así ha sido. Incluso en España, hasta hace no muchos años, la Jerarquía, coloquialmente hablando, 'cortaba el bacalao': apoyó una guerra civil tachándola de "Cruzada", colaboró con la dictadura franquista, se hizo cargo de la educación de muchas generaciones de este país y recibió (y recibe) grandes sumas de dinero del Estado.
La presencia de la Jerarquía de la Iglesia Católica a nivel social es cada vez menor en este país. Sin embargo, no puedo evitar cierto sentimiento de rechazo cada vez que algunos de estos señores se despacha con alguna de sus ocurrencias.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Mundo Ilusión

En los últimos 30 años, la clase política de este país ha evolucionado hacia un estado que yo calificaría de "esquivo". Me explico. Cada vez es más frecuente encontrar a servidores públicos en una de estas tesituras:
a) Hacer declaraciones sin admitir preguntas; b) Admitir preguntas, pero sólo contestando las que convienen; c) Admitir todas las preguntas, contestar con interés las que convienen y responder a las demás con evasivas y frases hechas.
Ninguna de las tres situaciones ayudan a normalizar la vida democrática de un país, y mucho menos a que los ciudadanos tengan una consideración elevada de sus representantes políticos. Hoy en día muy pocos políticos, por no decir ninguno, responden directamente a lo que se les pregunta, e incluso hay algunos que se atreven hasta con los jueces.
Para demostrar toda esta disertación no hay más que analizar las respuestas del presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, al Juez Flors, instructor de la rama valenciana del caso Gürtel. Cuando el magistrado le pregunta a Camps qué es lo que le debe Älvaro Pérez, responde con un "Todos los valencianos me deben mucho porque he sacado adelante la Comunidad Valenciana. Los valencianos me gritan 'presidente, presidente' cuando me ven por la calle". Ante la insistencia del Juez, Camps vuelve a decir: "Todos reconocen mi empuje como presidente".
Dejando de lado cuestiones políticas, esta respuesta me lleva a plantearme que Camps ha perdido el referente de la realidad, y un señor que no sabe muy bien dónde está ni cuál es su situación no está capacitado para ejercer un cargo público.
Camps es una víctima más del síndrome que sufre la clase política hoy en día, sobre todo la que está más ligada al poder: se creen imprescindibles (miren si no el caso de Zapatero, que en dos minutos va a arreglar el conflicto del Alakrana), y creen estar en una situación en la que los problemas de la gente no van con ellos. Aznar ya cometió ese error, en su segundo mandato desoyó la opinión de la mayoría de la gente y creyó estar en una situación muy por encima de la real, y le costó el poder al PP.
A ver quién es el siguiente.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Desilusión frente a Disciplina

No voy a entrar ahora en cada uno de los casos de corrupción que están salìcando el panorama político nacional los últimos meses. Sin embargo, sí que me gustaría detenerme en los dos posibles escenarios que se presentan.
Desilusión. La visión que los grandes partidos políticos están dando resulta, cuanto menos, lamentable. Refuerza ese tópico tan extendido entre la sociedad de que todos los políticos son unos ladrones. No es cierto que todos los políticos sean unos ladrones, que todos roben, aunque la sospecha se extienda como una mancha de aceite tras los últimos acontecimientos. La consecuencia más inmediata sería que el hartazgo y la desilusión que transmite la manera de hacer política hoy en día crezca a ritmos desmesurados. La cuestión sería si esa desilusión se transmite en cambios electorales.
Y esto me lleva al segundo escenario, el de la Disciplina de voto. Los más fieles, con toda seguridad, y contra casos de corrupción y mangoneo, seguirán votando a su partido. El voto de castigo, cuya máxima expresión la vimos en las elecciones de 1996, es algo que seguramente no se volverá a repetir. La llegada de Zapatero al poder respondió más a la movilización de sus votantes.
Soy de la opinión de que prevalecerá el segundo escenario. Es cierto que con los últimos casos de corrupción (Valencia, Cataluña, Madrid, Galicia, ...) la gente ha aireado más su rabia contra la clase política, aunque toda esa rabia pasará. Llegado el momento de depositar el voto en la urna, todas estas disquisiciones morales quedan de lado; son pocos, o más bien ninguno, los ciudadanos que se atreven a estudiar los programas electorales uno a uno en tiempo de elecciones, los que acuden a todos los mítines para diferenciar propuestas concretas

martes, 3 de noviembre de 2009

Blindaje

Camps se ha blindado en Valencia, a costa (y no es un juego de palabras) de su futuro político a nivel nacional. Pocos meses atrás muchos lo colocaban como 'el tapado' para sustituir a Mariano Rajoy. Pero estalló el caso Gurtel y el molt honorable prefirió ser leal a sus amigos valencianos que a los de Génova. Mal asunto para él.
La última jugada llegaba a cimienzos de esta semana, con la remodelación que Camps ha hecho en el PP de la Comunidad Valenciana.
El jefe se ha blindado, se ha rodeado de su mejor guardia pretoriana. Antonio Clemente será el nuevo secretario general del PPCV, viendo así recompensada su lealtad a Camps en las primeras horas de la guerra entre 'zaplanistas' y 'campsistas'. Deja la vicepresidencia de la Mesa de Les Corts, cargo que ocupará Rafael Maluenda, hasta ahora portavoz en funciones.
José Císcar, alcalde de Teulada, y destacado partidario de Camps en Alicante, obtiene el cargo de vicesecretario general, o lo que es lo mismo, será el encargado de la organización del partido.
Alberto Fabra, que rellena la cuota de Castellón, será el nuevo coordinador general. Se encargará de los discursos del PPCV y de controlar al resto de coordinadores de la agrupación, incluido a Juan Cotino, que sigue gozando de la confianza del 'Molt Honorable'. Carlos Fabra sigue extendiendo su influencia sobre Camps.
Rafael Blasco también ve premiada su lealtad a Camps con la portavocía del Grupo Popular.
Camps ha decidido aplicar mano dura en el PPCV, con la amenaza de explusar a todo aquel que critique al partido fuera de los órganos internos de dirección.
Con todo, Camps deja contento a Rajoy y pretende vender que ha cerrado la crisis, cosa imposible de conseguir con Ripoll dando guerra y con Génova estudiando con lupa cada movimiento que haga el presidente del PPCV a partir de ahora. Suerte para Camps que siempre queda Esperanza Aguirre.
Todos estos cambios son consecuencia de intentar desoir a Rajoy, que parece que se le ha acabado la paciencia. Aguirre ha cedido en lo de Caja Madrid a favor de Rato (candidato de Rajoy) y Camps ha llevado a cabo la remodelación a la que antes mencionábamos. Parece que el líder del PP ha dado un golpe encima de la mesa. Y digo parece porque, a pesar de que se han encauzado las aguas, éstas no tardarán mucho en volver a desbordarse. A pesar de todo, Rajoy avisa con un "no habrá próxima vez". Veremos si la próxima vez, que seguro que la hay, el líder del PP da el tan esperado golpe en la mesa. Atentos

martes, 27 de octubre de 2009

El circo y los enanos

Tanto Rajoy como Camps tiene el circo montado en casa, un circo en el que cada vez son más los enanos que crecen y crecen sin control, como las malas hierbas.
Por un lado, el dirigente nacional no sabe qué hacer con Esperanza Aguirre. El problema no es tanto Aguirre, sino el ferreo control que la presidenta del PP de Madrid ejerce en sus dominios, unos dominios que, al fin y al cabo, suponen un vivero de votos vital para las aspiraciones presidencialistas de Rajoy. Queda por saber quién ganará la batalla entre Aguirre y Gallardón, éste último el único apoyo que le queda a Rajoy en la capital de España.
El caso de Camps es algo más complicado. Primero, cierra en falso un Comité Ejecutivo en el que se apoya a Costa, con el asombro y cabreo de buena parte de la directiva. Acto seguido, Génova le lee la cartilla y le obliga a cesar a Costa. Camps, como respuesta, aparta a 'Ric' y lo suple con Maluenda y un ex militante de una organización parafascita reconvertido a demócrata (¿de qué me suena esto?). Por el momento Camps capea el temporal, aunque por poco tiempo. José Joaquín Ripoll, presidente de la Diputación de Alicante y destacado zaplanista, se afila los dientes, y con la ayuda de Carlos Fabra (Castellón) y Alfonso Rus (Valencia) propone una salida con los tres presidentes provinciales como alternativa a la decisión de Camps.
Camps sigue en su entelequia particular. Con Canal 9 como referencia informativa -sic-, Camps no ve más allá de la maldad intrínseca de Zapatero y de los bien que lo hace todo en favor de la Comunidad Valenciana.
En ambos casos siguen creciendo los enanos. A Camps y a Rajoy se les acumulan los problemas. Y tanto uno como otro prefieren esperar. Muchas voces dentro del PP piden una explicación clara, con luz y taquígrafos, de lo que está pasando.
Que esperen sentados.

viernes, 23 de octubre de 2009

Excelente

Entrevista a Francisco Camps en Mi Mesa Cojea

Entrevista extraida de www.mimesacojea.com

jueves, 22 de octubre de 2009

¿Crisis? ¿Qué crisis?

Antes que nada, sirvan algunos datos del INE para contextualizar la cuestión que nos ocupa.
1.- El porcentaje de personas que se encuentra por debajo del umbral de pobreza relativa en España es del 19,6%.
2.- Uno de cada tres hogares no puede ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año.
3.- El 31,9% de los hogares tiene préstamos para la compra de su vivienda principal.
4.- El 15,4% de los hogares padece problemas de delincuencia y vandalismo en su zona de residencia, el 13,2% de contaminación y un 21,8% sufre ruidos procedentes de vecinos o de la calle.
La interpretación de las cifras es sencilla.
1.- De cada 100 personas en España, casi 20 no tienen donde vivir ni qué comer.
2.- Un tercio de las familias españolas hace cuenta con paga, esto es, gana lo suficiente para sobrevivir sin esperar siquiera poder llevar a cabo algún gasto extra para salir de vacaciones.
3.- Los que pueden disfrutar de una vivienda le pagarán al banco una buena parte de su nómina para saldar la hipoteca, que se convertirá en una cadena hasta más allá de la jubilación.
4.- Además, las condiciones de vida en los barrios, sobre todo los periféricos, deja mucho que desear, sobre todo en aspectos como el mobiliario urbano, servicios, salubridad, y un largo etcétera.
La opinción, por tanto, es aún más sencilla. Da asco ver cómo el Gobierno busca aliados hasta debajo de las piedras para sacar sus cuentas. Un partido que se dice de izquierdas no tiene ningún tipo de rubor al pactar con nacionalistas conservadores. Estupendo.
También asquea ver cómo los jerifaltes de los bancos, ya sea en el Estado Español o en cualquier otra parte, recogen suculentos beneficios y se aumentan los sueldos hasta límites insospechados, mientras esos mismos bancos deniegan el crédito a pequeños empresarios y familias enteras.
A pagar pocarropa, como siempre. Las empresas, buscando mantener cuentas de resultados y garantizar la rentabilidad de unos accionistas que casi siempre son invisibles, llevan a cabo despidos masivos camuflados en "necesarios EREs" que no hacen sino esconder el ansia de la patronal de conseguir el despido libre en España. Por cierto, ¿cómo se atreve el señor Díaz Ferrán, presidente de la CEOE, a pedir valentía al Gobierno para llevar reformas laborales cuando tiene a la mayoría de sus empresas con unos números rojos que, sólo de mirarlos, asustan?
Personalmente, empezaré a creerme la crisis cuando los ricos comiencen a suicidarse en masa.

lunes, 19 de octubre de 2009

Acerca del aborto

Con los ecos de la manifestación del pasado sábado contra la Ley del Aborto, me gustaría hacer algunas consideraciones.
Primero.- Todo el mundo tiene derecho a manifestarse por lo que crea oportuno. Es un derecho presente en todas las sociedades democráticas. Si los sectores más conservadores de la sociedad española tienen todo el derecho a reclamar lo que crean oportuno. Sin embargo, lo que ya no me parece tan decente (y uso este término porque fue muy nombrado en la marcha del sábado) es utilizar a menores para hacer llegar ciertas protestas a las Administraciones. Me explico. Una de las cadenas nacionales de televisión, el sábado por la noche, ofrecía la noticia acerca de la manifestación, e incluía las declaraciones de un menor. No recuerdo exactamente las palabras, pero el sentido era "espero que el Gobierno haya tomado nota de esta manifestación". En un primero momento pensé que, a pesar de su corta edad, este menor tenía las ideas muy claras. Sin embargo, mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que en un segundo plano aparecía una familiar de este menor repitiendo palabra por palabra lo que este niño decía. Me recordó un vídeo de Navidad de Franco en el que el dictador instaba a su hija a que felicitara las fiestas a los demas niños por televisión, todo parecía muy casual, improvsado; aunque cuando la niña comenzaba a hablar, Franco iba moviendo la boca repitiendo exáctamente lo mismo que su hija. Sirva todo esto para relatar una preocupación que siempre me ha reconcomido: la utilización de los menores para servir intereses de sus adultos; los niños deben ser niños y deben tener preocupaciones de niños, deben disfrutar de su niñez. ¿O es que acaso este menor, y todos los que estuvieron en la manifestación del sábado comprendían perfectamente un asunto como el aborto y todas las derivadas sociales o religiosas que comporta?
Segundo.- Este tipo de debates siempre provoca cierto grado de maniqueismo. Creo que en el caso que nos ocupa no es tanto si estás a favor o en contra del aborto, sino si se está a favor o no de que exista una ley que regule el aborto y los supuestos que comporta tomar una decisión de estas características. El hecho de que una mujer aborte siempre es un hecho traumático, abortar no es como ponerse un pendiente. Es una decisión complicada, que afecta no solo a la mujer que tiene que abortar sino a todo su entorno. Debemos suponer que cuando una mujer está embarazada es porque lo ha decidido así; situaciones como un embarazo no deseado, una violación, la malformación del feto y los peligros que puede conllevar para el bebé y la madre, el fallo de los métodos anticonceptivos, etc... son supuestos que deben tenerse en cuenta para evitar a la mujer pasar por el trago de tener un hijo al que no se quiere.
Tercero.- La puesta en marcha de esta Ley no es una invitación a todas las mujeres para que hagan cola frente a hospitales para que aborten. No recuerdo a la Iglesia Católica poner el grito en el cielo, cosa que sí ahce hoy, cuando durante la dictadura muchas mujeres de buenas familias hacían el viajecito a Londres. Sin embargo, hoy los jerarcas católicos sí protestan, cosa que tampoco hicieron cuando el PP, durante sus ocho años de Gobierno dejó las cosas como estaban; no se comprende, por tanto, que miembros de la directiva del PP acudieran a la manifestación y no hicieran lo propio cuando estaban en el Gobierno.
Cuarto.- El problema de fondo es la mala educación sexual que hay en España. En este tema la Iglesia Católica hace oídos sordos, no se puede contar con ella. La mayoría de los abortos se producen en menores, con embarazos no deseados. Creo que una de las alternativas sería informar a los jóvenes de las posibilidades que hay para evitar estos embarazos.
Quinto.- Y por último, una pequeña reflexión acerca de la sentencia sobre el Caso Isadora. Recordarán los lectores las denuncias contra esta clínica tras el hallazgo de fetos bastante formados, y que fueron utilizados en su momento por ciertos sectores de la sociedad española para denunciar la reforma legislativa sobre el aborto que preparaba el Gobierno. Ahora resulta que fue la Guardia Civil la que manipuló las pruebas con el objetivo de inculpar a la clínica, afirmando que no se había constatado ningún tipo de delito. Entonces, asociaciones conservadoras, periodistas, el mismo PP, la jerarquía de la Iglesia Católica y todos sus voceros clamaban contra la Ley. ¿Dónde está toda esa gente ahora? Escondida.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Camps pierde su carta blanca

Las últimas 24 horas se antojan claves en el futuro del PP de la Comunidad Valenciana, y sobre todo, en el futuro político de Francisco Camps. Dejando de lado todos los movimientos que se han producido desde el último Comité Ejecutivo del PPCV, está claro que las cosas ya están dejando de ser de color de rosa para el 'Molt Honorable'.
Desde ayer, Camps le echaba un pulso a Rajoy, un pulso que a la postre el líder del PPCV ha perdido, gracias, sobre todo, a las declaraciones de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que dejaba claro que no se toleraría una posición de fuerza como la que Costa y Camps querían transmitir frente a Génova. Consecuencia: Rajoy cesa a Costa de manera fulminante, y Camps deja de ser el ojo derecho de Mariano Rajoy, el hijo predilecto que lo apoyó en el Congreso de Valencia y que apostó por él frente al sector más duro del PP, con Esperanza Aguirre a la cabeza.
A partir de ese momento, Francisco Camps creyó tener carta blanca para todo, como ya la tiene en la Comunidad Valenciana. Y se equivocó en sus cálculos. Rajoy lo apoyaba con el 'afair' de los trajes, un apoyo que empezó a estar en entredicho con las revelaciones que implicaban a Costa. Se empieza a oir las primeras voces que desde Génova quieren la cabeza de Costa. Camps, en vez de costar de raíz el asunto con el cese de Costa, responde advirtiendo que la Comunidad Valenciana es un bastión imprescindible si el PP quiere ganar las elecciones. El penúltimo capítulo lo protagonizan Rajoy y Camps en Albacete, con una reunión más que tensa en la que se acuerda tomar algún tipo de medida para salvar la imagen del PP. Es el principio del fin de las excelentes relaciones entre Rajoy y Camps.
Los dos tienen mucho que perder en este enfriamiento de relaciones. Por un lado, Rajoy se queda sin un apoyo clave frente al sector más duro del PP. La cuestión será comprobar cuánto tarda esta parte del PP en atacar al líder, ahora que ha perdido a su escudo en Valencia.
Camps, por su parte, se encuentra a un PPCV dividido. José Joaquín Ripoll, zaplanista, se lleva frotando las manos en las últimas semanas. Ha sido el dirigente que más responsabilidades ha pedido ante el "problema"por el que atraviesa el partido, y ahora se va a cobrar todo el desprecio político que ha sufrido en los últimos meses por parte de Camps y Costa. Por otro lado, Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón, apoyaba a Costa, paisano suyo. Fabra sigue ganado peso en el PPCV, a costa de la guerra entre 'campsistas' y 'zaplanistas'.
Mal panorama el que se le presenta al PPCV y a Camps, que a pesar de todo, sigue viviendo en su entelequia particular, con el apoyo que le sigue brindando Canal 9

martes, 13 de octubre de 2009

Como gato panza arriba

La trama Gurtel sigue dando noticias jugosas. La última, aunque no tiene nada que ver con la instrucción del sumario, es la que ha provocado Ricardo Costa leyendo un comunicado incendiario en el que viene a decir que no actuó por cuenta propia, sino siguiendo directrices del PPCV.
Costa no va a presentar su dimisión. Oficialmente quedará como cese, algo anunciado el pasado 9 de octubre. Sin embargo, 'Ric' ya ha pedido explicaciones a Mariano Rajoy de la razón de su salida. Y para ello quiere contar con el apoyo de Camps. Dardo envenenado el que lanza Costa al jefe del Consell, ya que va a suponer para Camps una decisión complicada: seguir las directrices de Madrid o apoyar al que hasta ahora ha sido su número dos y "dique de contención" en las últimas semanas.
"Nunca he actuado fuera de las directrices del partido". Otro dardo para Camps y, por extensión, para Rajoy. ¿Querrá decir Costa que las órdenes de arriba eran seguir 'trabajando con Orange Market'?. Todo indica a que sí, a tenor de lo dicho por Costa, y más teniendo en cuenta que el propio Ricardo Costa nunca recibió órdenes de dejar de trabajar con Orange Market, o eso es al menos lo que él dice.
Hay que remontarse hasta el Congreso del PP en Valencia, cuando Rajoy venía tocado por la guerra interna que tenía en casa. Los más críticos esperaban hacerse oír en Valencia, y uno de ellos era Juan Costa, hermano de 'Ric', que había dejado caer días antes que podía presentar su candidatura. Ricardo Costa no pudo dar apoyo a su hermano, ya que el PPCV, con Camps a la cabeza, apostaba por Rajoy como caballo ganador. Esto es algo que Costa ha recordado en su comunicado como prueba de lealtad hacia el PP de la Comunidad Valenciana.
Pero lo que de verdad ha calado es lo de "no asumir responsabilidades de terceros". Costa, explícitamente, da a conocer que ha sido tratado como cabeza de turco, y pide explicaciones tanto a Camps como Rajoy.
Puede ser que la carrera política de Ricardo Costa en la Comunidad Valenciana haya acabado. Pero antes de que esto ocurra, 'Ric' quiere irse matando.

sábado, 10 de octubre de 2009

Cae la primera pieza

Ya ha caído la primera pieza, y aunque muchos opinan que no será la última, desde aquí me inclino a pensar que el PP ya ha hecho todo lo que tenía que hacer en la 'parte valenciana' de la trama Gurtel.
Camps anunciaba el pasado 9 de octubre la destitución temporal de Ricardo Costa, número dos del PPCV. Las últimas revelaciones del caso Gurtel, donde se desvelaban regalos millonarios a Costa, y su intención de llegar a ser conseller (lo que nos da una 'ligera idea' de cómo se llega a un cargo de responsabilidad) han sido la gota que ha colmado el vaso en Génova. Esteban González Pons llegaba a Valencia el viernes en representación del Partido para asegurarse de que rodaban cabezas en el PPCV.
Y vaya si han rodado. Sin embargo, con Costa ya se dan todos más que satisfechos. Rajoy, porque así acalla las críticas, tanto de fuera como de dentro del PP, acerca de su folisofía de dejar pasar el tiempo. Camps porque, por un lado, cierra toda conexión entre Gurtel, él mismo y el PP, y, por otro, evita tener que cortar más cabezas en el PP de la Comunidad Valenciana.
Ricardo Costa ha sido destituido. Y será el último.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Acción - Reacción

No voy a ponerme ahora a desgranar una por una todas las ramificaciones que la Trama Gurtel está teniendo no sólo en Madrid y la Comunidad Valenciana, sino por Castilla y León o Galicia, provocando que la sospecha de financiación ilegal en el PP deje de ser una sospecha para convertirse en una certeza.
Lo que me está llamando la atención son las reacciones que están teniendo algunos dirigentes populares.
La primera y más llamativa es la del presidente, Mariano Rajoy. Habla de olvido, indiferencia y de que "vamos bien". Si el señor Rajoy entiende que hay que olvidar una trama de corrupción generalizada por casi toda España, regalos millonarios, concesiones a dedo de dudosa legalidad, y toda una serie de mangoneos varios, habría que decirle al señor Rajoy que revise su propio código ético, porque el que tiene ahora hace aguas por todas partes. Mención aparte merece lo de "vamos bien". Quiero pensar que se refiere a las recientes encuestas que le dan ganador en caso de que se celebraran elecciones porque, si se refiere a que, a pesar de toda la mierda que le está cayendo encima (y perdón por el lenguaje), sigue creyendo que van bien, apaga y vámonos.
Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, una de las más tocadas por la trama, hacía gala de un poquito de lucidez y afirmaba que quien haya hecho algo mal, que lo pague. No está mal para salir del paso. Sin embargo, Aguirre se destapaba con esta declaración: "Yo esperaba que se hubiera levantado el secreto de todo el sumario, no de una tercera parte". Permítame preguntarle, señora Aguirre, si con un tercio no ha tenido bastante que espera a todo el sumario para que su propio partido se haga el 'harakiri'.
Pero la reacción que más me ha sorprendido ha sido la del actual presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. Hace unos días, apelando a la sensatez, el dirigente gallego pedía a Camps que explicara con detalle su relación con la trama (petición desoída por Camsp, como ya era de suponer). Una vez que se ha conocido una más que plausible financiación ilegal en el PP gallego, se ha apresurado a decir que las conexiones son cosa del pasado, y cito palabras textuales: "son cosas que ya sabíamos". Sorprendente. En el PP de Galicia ya conocían estas prácticas, y según las declaraciones de Feijóo, se consintieron o, por lo menos, se miró para otro lado.
Sirvan estas reacciones para ilustrar la situación interna por la que está pasando el PP, un partido que siempre ha hecho gala de ser una organización disciplinada, con una sola voz (que no unida). Muchos dirigentes del PP ya le están pidiendo a Rajoy que haga algo, que tome decisiones, aunque sean por salvar la imagen del partido. El líder, por contra, no parece muy convencido para llevarlas a cabo. Mucho cuidado con tocar a Madrid y Valencia, bastiones indispensables para que el PP gane unas elecciones generales.

lunes, 5 de octubre de 2009

La ¿información? que ofrece Canal 9

No voy a descubrir nada nuevo si digo que en los Informativos de Canal 9 la pluralidad, independencia y libertad de los profesionales para llevar a cabo su trabajo brilla por su ausencia, añadiendo un poco más de podredumbre a la programación general de la Televisión Autonómica. Y baste como muestra una ¿noticia? de la primera edición del Noticies 9 del pasado domingo 4 de octubre.
En resumen, lo que se anunciaba era que el PP de la Comunidad Valenciana iba a crear una Comisión en las Cortes para fiscalizar las cuentas de los partidos políticos con representación en el Parlamento Autonómico. Según el PP, esto beneficiará la imagen de los partidos. La noticia duraba entre 15 y 20 segundos.
Como todo el mundo que haya seguido la actualidad de la Comunidad Valenciana en los últimos meses adivinará, se obviaba en la noticia que el PPCV proponía esto tras conocerse los casos de financiación ilegal del partido a través de las empresas implicadas en la Trama Gurtel, con conversaciones transcritas en los medios de comunicación entre varios imputados en el caso, Vicente Rambla y el secretario general del PPCV, Ricardo Costa.
Hay que recordar que, tras salir a la luz estas grabaciones, para defenderse el PPCV puso en marcha su sistema de propaganda y comenzó a tirar mierda sobre el resto de partidos políticos infundiendo sospechas en la finaciación de las formaciones políticas.
Oyendo únicamente la noticia, parece como si el PPCV se erigiera en el adalid de la transpariencia y pusiera en marcha una Comisión en las Cortes Valencianas para fiscalizar las cuentas de los partidos. Nada más lejos de la realidad.
Los que nos dedicamos a la información, cada uno desde su ámbito, no podemos más que indignarnos y seguir mostrando nuestra repulsa a unos Informativos que, por lo menos al que escribe esto, producen vergüenza ajena.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Algo huele mal en el PPCV

Después de todo lo aparecido sobre la más que posible financiación del PP, hay que plantearse varias cosas. La primera, y creo que la principal, es que los de los trajes de Camps era una minucio comparada con toda la mierda que se está demostrando que hay detrás.
Segundo. El sistema judicial de la Comunidad Valenciana en general, y el Tribunal Superior de Justicia en particular, han vuelto a demostrar que están al servicio de quien están (el tribunal se inhibe de un informe policial que demuestra la relación entre una trama corrupta y el PP de la Comunidad Valenciana) y que las relaciones entre las altas instancias judiciales y la cúpula del PP están más que demostradas.
Tercero. El PP sigue en su huida hacia adelante. Les basta con decir que es todo una maniobra del PSOE (como si los contratos con Orange Market o las conversaciones entre Álvaro Pérez y Ricardo Costa o las reuniones con Vicente Rambla se hubieran producido en Blanquerías o las hubiera ordenado Rubalcaba). Habrá que recordarles a estos "señores" que cuando se produjeron los escándalos relacionados con el PSOE pedían responsabilidades a diestro y siniestro. Un ejemplo es el reciente caso del alcalde de Elche. Ahora quieren matar al mensajero; les conviene
Cuarto. Rajoy se empeña en decir que el asunto está cerrado por los tribunales. Habría que recordarle al señor Rajoy que el Tribunal Supremo aún tiene muchas cosas que decir, y que por que el señor De la Rúa, (algo más que un amigo de Francisco Camps) haya devuelto el informe policial, no significa que no se vaya a investigar.
Quinto. Me parece de muy poca calidad y ética y democrática (algo que los dirigentes del PP piden mucho en filas ajenas mientras que se muestran muy laxos en su propio partido -miren sino a Carlos Fabra) 'sostenella' pero no 'enmendalla'. Lo que me temo es que, a la hora de votar en las próximas elecciones, por lo menos en la Comunidad Valenciana, no se tendrá en cuenta todo esto, sino más bien si para el año que viene habrá Fórmula 1 o si la Generalitat Valenciana ha ayudado al Valencia o al Levante a salir del pozo en el que están (con dinero de todos, por cierto). Espero equivocarme.